UNA ACTIVIDAD QUE SE REALIZÓ AYER EN LA VECINA LOCALIDAD

Cabalgata chillarense: una cruzada a favor de las tradiciones

La cabalgata chillarense y el paso por la sede de la Delegación Municipal.Marcos Desiderio, talabartero, fabricante de botas y cintos y mentor de la cabalgata chillarense.
<
>
Marcos Desiderio, talabartero, fabricante de botas y cintos y mentor de la cabalgata chillarense.

Alrededor de veinte participantes tuvo el recorrido que se efectuó por calles de Chillar. La corresponsal de EL TIEMPO dialogó con el mentor y responsable de la organización, Marcos Desiderio. –

CHILLAR (De nuestra agencia) – El conjunto de conocimientos, hechos, dones y costumbres que una generación entrega a la que le sucede, para que ésta lo retransmita a la siguiente y así sucesivamente, sería la traducción de la palabra tradición. Antes de la invención de la escritura, la tradición era la única forma de conservar los recuerdos de los pueblos. Con este amor por el pasado y la idea de transmitir a las generaciones futuras, las manifestaciones más puras de nuestra argentinidad se vieron plasmadas en la 6º Edición de la Cabalgata organizada por la Agrupación Criolla Chillar.

Marcos Desiderio, talabartero, fabricante de botas y cintos y mentor de esta idea, relató: “Ya hace 6 años de la primera cabalgata, en la que casi todos eran chicos; sólo 3 adultos y los más chicos tenían entre 10 y 11 años. Algunos aún siguen, otros ya no, pero están relacionados al caballo porque hacen tareas en el campo. Esta idea se me ocurrió para mis clientes; no tuve mucho eco en ellos, pero sí en los chicos. Así es que lo comenté con Guillermo Villagras, a quien le gustó la idea”.

“Juntamos un grupo y fuimos al campo por dos días, salimos el sábado, armamos el fogón que lo hicieron los mismos chicos y dormimos ahí. Se ‘prendió’ un amigo de Benito Juárez con su hija y de ahí en más siempre nos acompaña. Partimos de vuelta al otro día, almorzamos a la vera de la ruta y a la tardecita estábamos en Chillar. De ahí en más y siempre con chicos que se suman lo hacemos todos los años. Este año decidimos hacerla más urbana para que se entusiasme la gente; entonces saldremos desde el matadero (lugar que nos fue ofrecido por el Delegado Chiarelli y que aceptamos) este sábado 7 a las 14. Previamente habrá una charla del Veterinario Edgardo Masson, donde hará un poco de historia acerca de este lugar, reconocido por ser una de las obras del arquitecto Salamone. De aquí se hace un importante periplo por calles del pueblo, parando en diferentes lugares en los que también se dará cortas charlas ilustrativas: la 1º edificación del pueblo, donde informará Guillermo Villagras, ubicada en la entrada a Chillar. Donde está la Virgen, la encargada de la charla será Victoria Herrera, quien hablará también sobre el perfil de Bernardo Barrere, cuyo nombre lleva la avenida que pasa por el lugar”, explicó.

Seguidamente puntualizó: “De ahí la cabalgata y todos los que acompañen irán hacia la plaza San Martín, pasando por la Delegación Municipal, también obra de Salamone, de allí por avenida De Paula vamos hasta San Martín y por esa arteria hasta el vía Crucis que recorreremos hasta la Cruz de la Loma. En ese lugar la charla estará a cargo Pedro Cabral. De ahí, seguimos para el campo pasando por el tambo para hacer noche en un puesto de la estancia La Esperanza. Al otro día, desayuno y vamos a recorrer un poco ya que hay una carnicería muy antigua. Después, saliendo a la Ruta 3, cruzamos  al casco de La Esperanza, almorzando el tradicional guiso de lentejas que tenemos preparado desde la noche anterior. A la tarde volvemos a cruzar la ruta para ir a ver la plantación de trufas”.

 

Alrededor de veinte participantes

Otro aspecto interesante de esta movida es la familia, que siempre acompaña cuando de sus hijos se trata, y lo hacen de a caballo. Este año los participantes fueron alrededor de 20.

“Gervasio Serra fue un caso especial; él no viene de una tradición familiar en esto, no tenía idea de nada y le fascinaban los caballos, pero les tenía miedo y también su familia ya que era muy chico ya había tenido una enfermedad renal. Yo estaba amansando un caballo y pasaba siempre por la planta de silos de su familia cuando me veía aparecía corriendo y me preguntaba todo sobre los caballos. Tendría alrededor de 10 años. Cuando se realizó la primera cabalgata, estábamos en una calle y aparece Gervasio en bicicleta. Lo invitamos, fue a pedir permiso y a los dos minutos estaba allí con Patricia, su mamá, más asustada que él. Se convenció cuando le dije que ante cualquier problema le llamaba por teléfono. Como no tenía caballo enancado, cambié de caballo y lo llevé yo el resto del trayecto. De a ratos se bajaba por que se acalambraba, pero llegó. Después le compraron un caballo y a viajar con nosotros. Es un chico tan curioso que investiga todo el tiempo sobre las pilchas, el pelaje de los caballos, etc. Todos lo pueden ver siempre con bombachas de campo, alpargatas y gorra vasca”, indicó.

PILCHAS GAUCHAS

Pilchas gauchas con orgullo / me gustan lucir a mí / porque ando / cantando coplas / que en esta tierra aprendí.

No puede querer la madre / aquel que fue abandona’o / así es parte de mi pueblo / extranjero en mi lugar.

Saber de la antigua Grecia y / la historia universal / seguro que nos ayuda / en la vida cultural.

Que cultivemos la música / de algún lejano país / seguro que no es peca’o / si conozco la de aquí.

Pero si ando musiqueando / el canto de otro lugar / sin conocer un Estilo, una Vagüala, / un Balseao, guacho de nuestra cultura / extranjero en su lugar.

ALGUNAS VOCES DE LOS PROTAGONISTAS

 

 

La cabalgata también hizo su escala en el ex matadero.Los carros antiguos tomaron parte de la actividad.: Tiziano Talamonti arregla sus pilchas.Gerónimo Sierra, de 6 años.
<
>
La cabalgata también hizo su escala en el ex matadero.

Ramiro Bordenave, uno de los nenes que participa de la actividad tradicionalista, expresó que “he pasado en desfiles, tengo 10 años y es la primera vez que participo en una cabalgata. Me enseñó mi papa y me gusta mucho. Ahora, antes de salir para el campo, vamos a dar una vuelta por Chillar”.

Por su parte Tiziano Talamonti, manifestó que soy el hijo del ‘grillo’; es la primera vez que voy a una cabalgata en compañía de mi papá. A montar me enseñó mi hermano y el primo de Marcos Desiderio. Yo le tenía mucho miedo a los caballos, pero mi abuelo Araujo me empezó a subir a montarlos y ahora me gusta mucho”.

Jerónimo Sierra, a su turno, señaló que su papá lo acompaña en camioneta mientras él hace el trayecto con los demás jinetes. “Mi papa me llevaba delante de él, en el caballo, y me iba enseñando; ahora ando solo y me encanta. Ya estuve también en desfiles”, precisó.

Guillermo Villagras, antes de ponerse en marcha, señaló: “Quiero agradecerles que estén aquí. La esencia de esto es la familia y los chicos que cada vez se integran en mayor número. Intentamos mostrarles a los padres la responsabilidad que tenemos sobre ellos en cuanto a lo que los chicos tienen que elegir. Acá nadie es criollo ni jinete; vienen a disfrutar del animal para pasear, por lo tanto el caballo tiene que ser adecuado a las circunstancias. El chico que se golpea, que toma mucho frío o que se paspa, no va a volver. El chico no tiene que venir a sufrir sino a disfrutar. Ha sido un acierto hacer la cabalgata urbana porque está participando mucha gente”, expresó.

En otro orden Edgardo Masson, veterinario chillarense, se refirió al matadero como símbolo aquitectónico de la vecina localidad, en momentos que había 6 o 7 carnicerías trabajando en el pueblo, hasta que se dispuso el cierre del establecimiento.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *