ANAHÍ RIBEIRO

“Cada proyecto que hago pienso que en algún momento lo voy a traer a Azul”

 

Lo sostuvo, en diálogo con EL TIEMPO, la dramaturga y directora azuleña que presenta la obra “La Fragilidad del Cielo”. De esta manera se abrirá la temporada del coliseo. Una puesta con muchísimas particularidades.  

 

Anahí Ribeiro: “Tengo muchas expectativas de que se conozca el trabajo, no solamente mío, sino de Silvina y Daniel que son dos actores impresionantes, con mucha trayectoria, hacen un trabajo exquisito sobre el escenario y me encantaría que la gente lo pueda ver”.   
NACHO CORREA
<
>
Anahí Ribeiro: “Tengo muchas expectativas de que se conozca el trabajo, no solamente mío, sino de Silvina y Daniel que son dos actores impresionantes, con mucha trayectoria, hacen un trabajo exquisito sobre el escenario y me encantaría que la gente lo pueda ver”. NACHO CORREA

Anahí Ribeiro es actriz, dramaturga y directora, inició su formación en 1988, en Azul, en el Taller de teatro Municipal de Azul. Presentará “La fragilidad del cielo” en el Teatro Español mañana sábado a las 21 abriendo la temporada del coliseo.

Se trata de un drama de época más que interesante con la actuación de Daniel Begino, Silvina Katz y quien la dirige que esta vez se sube al escenario.

EL TIEMPO dialogó con Ribeiro, quien contó aspectos más que interesantes de esta propuesta que fue estrenada en 2015 en Buenos Aires.

Cabe recordar que es la segunda vez que la azuleña presenta una obra en esta ciudad, ella si bien vive en Buenos Aires, cuenta con toda su familia en Azul.

“Tengo muchas expectativas de que se conozca el trabajo”

 

En principio recordó que “la obra está ambientada en el 1800 en Alemania, me gusta mucho todo lo que genera las reglas sociales, la forma de vincularse, el rol de la mujer de esa época, de los hombres, la sociedad, las clases; y me puse a indagar en ese mundo y me interesó probar una historia de amor ambientada en ese mundo con tres personajes prácticamente sin alma que se encuentran en un momento y que de ese encuentro surge lo que sucede en la obra como el amor, la expiación, la ruptura de algunos mundos de clases, ese tipo de cosas”.

Agregó que “la obra se me vino a la cabeza pensando en la letra de una canción que dice ´Algunas flores nacen en la helada` y en ese sentido la obra plantea al amor como fuente purificadora y reparadora de cualquier daño, pero también puede nacer en el lugar más húmedo, más oscuro y perdido del universo. Entonces comencé a escribir con una imagen muy concreta que es la primera imagen de la obra que es una mujer que está entrando con un farol a una habitación oscura, y a partir de ahí empecé a crear los personajes: de Bruno que es un hombre que se está quedando ciego y que hace muchos años que vive dentro de una habitación con las ventanas tapeadas en la casa de su hermana. Además es un aristócrata, pintor, artista, erudito y que al ir perdiendo la visión con el tiempo fue perdiendo, además, su existencia, sus ganas de vivir, la capacidad de tener empatía con el otro. Ese hombre está cuidado muy celosamente por su hermana que tiene toda una vida que se va descubriendo a lo largo de la obra pero que el centro de atención es su hermano. Y la aparición de un tercer personaje que es una ex niñera que viene a trabajar como asistente de él. Es un personaje que viene con las mismas fallas de ellos y entre los tres se va creando una sinergia nueva que para algunos es reveladora y potenciadora de lo que le pasa y para otros es un ataque directo hacia su propio reino, a perder lo que han construido. En esas energías se manejan ellos y el amor y el erotismo que va atravesando toda la historia”.

Consultada sobre hace cuánto tiempo que escribió la obra y cuándo la estrenó, precisó que “en el 2011 y la termine al año, y cuando la iba a montar porque la iba a dirigir otra directora quedé embarazada y la tuve que dejar en stand by y la monté en 2015 como directora y con un trío de actores maravillosos y en esta oportunidad me subo al escenario porque una de las actrices no pudo viajar, así que me van a ver” (risas).

En segundo lugar comparó la primera vez que presentó una obra en Azul y ésta, sosteniendo que “ahora vivo esta experiencia mucho mas relajada que la primera vez que vine, era una obra con mucha escenografía, era como mucho trabajo, entonces pensar cómo lo iban a recibir, si les iba a gustar, ahora el equipo es mas chico la obra se arma mas rápido y vine una semana antes por si hay algo que se tenga que resolver. Así que estoy emocionada porque cada proyecto que hago pienso que en algún momento lo voy a traer a Azul”.

En ese sentido señaló que “tengo muchas expectativas de que se conozca el trabajo, no solamente mío, sino de Silvina y Daniel que son dos actores impresionantes, con mucha trayectoria, hacen un trabajo exquisito sobre el escenario y me encantaría que la gente lo pueda ver”.

También destacó que “decidí traerla a Azul por la generosidad de Marcos (Zuccato) y nos invitó a abrir la temporada del Teatro y hablé con el elenco y nos venimos con todo, y con todo el riesgo que esto implica porque la movida es independiente, así que estamos muy contentos”.

Por último, anticipó proyectos “voy a dirigir una obra que se llama Electric Blue y hay dando vueltas un proyecto comercial que me lo comunicaron en estos días y con la obra que presento acá continúa en abril en Chivilcoy”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *