Cantando por un sueño

LA SEMANA POLÍTICA

El intendente Bertellys apela a la fórmula que mejor le sale. En la semana jugó al fútbol en la Casa del Niño y bailó con la promoción en el Parque. ¿Es  un populista versión azuleña? ¿Por qué quiere ser reelecto frente a un modelo de Municipio en crisis? ¿Cómo lo mira la sociedad? El interbloque de Cambiemos a un paso de la fractura.

El intendente Hernán Bertellys apela a fortalecer su figura pensando en la reelección. Recorre obras, canta o juega al fútbol. Mientras, corre riesgo la unidad del interbloque de Cambiemos en el Concejo Deliberante. Raúl santiago gallardo

Escribe

Carlos Comparato

(comparatoc@yahoo.com.ar)

En un nuevo escalón de su estrategia de reposicionamiento, el Intendente volvió a ocupar el escenario, en el sentido literal de la palabra, cantando en el Parque Municipal el viernes pasado a propósito de los festejos por el Día de la Primavera. En esta columna se señaló hace una semana a un Hernán Bertellys mostrándose públicamente más activo en lo cotidiano, con recorridas a diversas obras, entrega de subsidios o la bendición de legisladores y funcionarios con miras a ir proyectando la campaña por la reelección el año próximo.

Surgen dos preguntas clave: ¿Bertellys es un populista de raíces peronistas hoy envuelto en un proyecto marcado por un pensamiento embebido en el neoliberalismo? La otra es  ¿porqué quiere seguir estando al frente de la Municipalidad?

El sustento de los interrogantes lo da el propio origen del Jefe Comunal, un out sider de la política que apareció en medio del derrumbe de la dirigencia tradicional azuleña. La cuestión es si resultó el chofer de la ambulancia que vino a socorrer los restos de una sociedad derrotada o, por el contrario, tiene la intención de quedarse en el sillón de Pedro Burgos por más tiempo. ¿Para qué? Si el sostén de Bertellys es ese disperso conglomerado de macristas, radicales, GEN, peronistas (la mayoría de todos ellos con un broche en la nariz o porque tienen un conchabo) y no logra macerar un segundo capítulo profundizando la alianza social y trabajar en un nuevo modelo de Municipio la respuesta se torna engorrosa.

Dos intendentes peronistas     

Esta comunidad ya tuvo su experiencia cuando votó  en el 2011 a José Inza, un buen médico de pueblo que no tuvo mejor idea que zambullirse en el barro de la política. Otro peronista en el 2015 vino a socorrerla, justamente, de otro peronista. Es todo muy raro y demuestra la decadencia del sistema político que cruza a la Argentina. Más aún, seis meses después de asumir en nombre del proyecto nacional y popular del kirchnerismo,  y rodeado por la/os “viuda/os” del exgobernador Daniel Scioli, se fue sin culpa con la blonda gobernadora María Eugenia Vidal. Y para seguir la secuencia, un año después volvió a ganar con mayor porcentaje las elecciones legislativas.

Las enseñanzas que deja este sainete es la ruptura del tejido social, que la carga ideológica del voto es un bien escaso y que un liderazgo puede adquirir múltiples rostros. ¿Bertellys es un líder populista entonces?

Bertellys no necesita disimular  

Las imágenes de las últimas horas jugando al fútbol, tocando un teclado o pasándole el rodillo de pintura a una pared en ocasión de su visita a la Casa del Niño y el viernes de la primavera cantando y bailando el tema Bombón Asesino con los pibes de la promoción en el parque lo pintan tal cual es. Corre una ventaja: no tiene que disimular pues Bertellys tiene más pasado como cantante bailantero y organizador de shows que como político y en este país eso puede resultar una ventaja.

El populismo, palabra ambigua utilizada para denostarla por sectores del liberalismo, en realidad no apunta a un tema ideológico sino a una concepción de ejercer el poder. Donald Trump y  las derechas xenófobas que crecen en Europa resultan tan populistas como cualquier gobierno sudaca radicado en la periferia del capitalismo.

Es por eso que la pregunta para qué quiere seguir en la Intendencia Bertellys tiene cierto asidero, más allá de otro tipo de especulaciones. No hay duda que asistimos a un modelo de municipio agotado y la crisis lo empuja al Jefe Comunal a atender más la urgencia de pagar sueldos que diseñar una nueva concepción de la administración con el aditamento de una total dependencia del gobierno provincial. Para dar ese cambio  necesita un volumen de acuerdos con las distintas expresiones políticas y sociales. ¿Lo dejará para un segundo mandato; esta sociedad le dará otra oportunidad?

¿Fractura en el interbloque de Cambiemos?    

Enfrente están agazapadas diversas expresiones de la oposición para darle pelea. Desde la kirchnerista Unidad Ciudadana hasta el frente que se está tejiendo entre sectores del radicalismo, GEN, macristas, Vecinos por Azul, Coalición Cívica e independientes.  Hay un susurro que está tomando cuerpo y es el posible pase de algunos concejales del interbloque de Cambiemos a correr las bancas o sumarse al del GEN. Las diferencias entre sus integrantes quedan expuestas en cada sesión. Roberto Gayani e Ignacio Laborda del PRO han mostrado ese perfil. La radical Manuela Arrrarás iría por el mismo sendero.

¿Está la simiente de un nuevo bloque entre algunos de los nombrados y los ediles del GEN que se llamaría Convergencia?

Todavía queda un largo trecho y la dinámica de los acontecimientos de una Argentina sumergida en una profunda crisis económica y social no brinda certezas. Una de ellas tiene que ver con el futuro de la conducción del Comité de la UCR. El armado de ese acuerdo opositor, que tiene como referentes, entre otros, al ex intendente Omar Duclós y a Alejandro Irigoyen (ex candidato a ocupar la Intendencia y constructor primordial de VxA) está en una etapa de consolidación y el interrogante es si se tratará de un frente local o se meterá en la interna de Cambiemos.

Uno canta y otro dirige    

No es casual que tanto Bertellys como el jefe de Gabinete Alejandro Vieyra apunten sus misiles para ese lado acordándose de Duclós y todo lo que huela al GEN. Avizoran que en ese presunto acuerdo estaría su principal enemigo electoral mientras que el  peronismo azuleño es un intríngulis caminando un ciclo de reconstrucción con un kirchnerismo consolidado y el resto oteando cómo se va ordenando desde arriba.

Bertellys canta “menea el bombón cuando quiere” como dice el tema de Los Palmeras  y Vieyra dirige la orquesta.

 

 

¡Deja un Comentario!

3 Comments

  1. Marcos

    23 de septiembre de 2018 at 12:47 pm

    A los populistas es fácil reconocerlos. Tienen la boca llena de pueblo y los bolsillos llenos de plata.

    • EL BARBARO

      23 de septiembre de 2018 at 4:39 pm

      ¡¡¡¡¡¡eeeessssaaaaaa…¡¡¡¡¡¡¡

  2. Yoli

    26 de septiembre de 2018 at 8:25 pm

    Y a los justicia listas?? Serán primos hermanos as?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *