Cantoncillo de Santa Margarita

Este cantoncillo ubicado en las calles Rubén César De Paula y Bolívar se inauguró hace muchos años y fue una donación a la Municipalidad de Azul que hizo el matrimonio conformado por Bartolomé José Ronco y María de las Nieves Clara Giménez en nombre a su hija Carlota Margarita. Esa donación tenía una condición: que nunca se cambie su objeto y su destino de bien público para beneficio colectivo.

Esta casuela que los donantes construyeron la denominaron Cantoncillo Santa Margarita. Con el significado de pequeño rincón y su expresión diminutiva busca coincidir con el sentimiento de vida de los donantes.

Tiene una serie de cosas interesantes puestas en su entorno. Las napas corresponden a la vieja casa donde estaba la casa Ronco. La ventana que está atrás data de fines del siglo XIX y son anteriores a la fundación de Azul y fueron traídas precisamente para volcarlas en una casa de Azul que luego fue colocado aquí. El aljibe que está en la parte de abajo perteneció a la Municipalidad de Azul, cuando se reforma la misma se trae hasta este sector. La parte vertical del aljibe es de una antigua casa que está frente al Parque Municipal que fue demolida en el año 1938, aproximadamente, y la parte superior es de una casa de Chascomús que data de 1878. Además, allí esta colocada la placa donde Azul fue declarada Ciudad Cervantina.

Según el arquitecto Fortunato, lamentablemente se ve que existe determinada gente que hace uso y abuso de las obras públicas. El tema es hacer el rescate de este sector de la ciudad que hasta hoy está colonizado por los graffiti. Porque resulta que lo que le cuesta a todos los azuleños ahora restaurar esto es mucho. Tampoco es lógico el abuso de este tipo de cuestiones. Agregó que en la historia del Cantoncillo debe ser la quinta restauración que se está planteando.

Está ubicado en el Paseo Bolívar, que comprende la calle del mismo nombre desde Avenida 25 de Mayo hasta Colón, que muestra un panorama de edificaciones de 1880 hasta 1950 que cuando se transita se puede conocer su historia. Es uno de los lugares turísticos y arquitectónicos de la ciudad.

Se vio que se estaba degradando demasiado, los graffiti iban en aumento, parecería que a nadie le importara, porque no intervenían, y apareció un grupo de vecinos dispuestos a recomponerlo todo. Para ello necesitan pintura, retirar los graffiti, acondicionar los canteros y las plantas que hacen a la riqueza del Cantoncillo y el cuidado posterior de la fuente.

Para el director de Cultura es poder comenzar a realizar actividades en el Cantoncillo, con el objetivo de que todas las actividades tengan que ver con el rescate y el mantenimiento del lugar. Prometió colocar cámaras de seguridad y pidió a los vecinos que colaboren con su mantenimiento.

Ya se llevaron a cabo dos movidas artísticas. Una relacionada con el día de la música y la otra se efectuó un homenaje al músico Gustavo “Cuchi” Legizamón.

El Cantoncillo “Santa Margarita” merece ser cuidado y resguardado de los inadaptados y “cero seso”, porque es un lugar emblemático de la ciudad: allí vivió la familia Ronco, tiene, por ejemplo, una ventana que es anterior a la fundación de la ciudad de Azul y un 23 de abril fue declarada “Azul Ciudad Cervantina” y la placa que así lo indica, está ubicada en ese cantoncillo.

Es responsabilidad de todos los azuleños respetarlo, cuidarlo y mantenerlo, aunque sea regando las plantas y flores de sus canteros.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *