RELANZAMIENTO Y PUESTA EN VALOR 

Cantoncillo Santa Margarita: patrimonio rescatado por vecinos y la Municipalidad

 

El siguiente texto es autoría de los amigos del Paseo Bolívar y del Cantoncillo Santa Margarita, a propósito de los trabajos realizados que llevaron al relanzamiento del lugar días pasados.

El Cantoncillo Santa Margarita recobró nuevamente su esplendor. NACHO CORREA
<
>
El Cantoncillo Santa Margarita recobró nuevamente su esplendor. NACHO CORREA

Ciclo 2016: A raíz de la realización en el Cantoncillo Santa Margarita de un homenaje al cantante, guitarrista, poeta y compositor argentino de rock Luis Alberto Spinetta, conocido como El Flaco -uno de los más importantes y respetados músicos en Hispanoamérica- surgió la idea, ante su deplorable estado, de recuperarlo para el uso de todos.

A tal fin, se convocó una reunión de vecinos que desde principios de febrero se han juntado los lunes en la Facultad de Derecho junto con representantes de áreas  municipales. Y todos los sábados hasta la fecha estos vecinos y allegados conformaron un grupo de trabajo que ha realizado diversas tareas de limpieza de grafittis en paredes, pisos y pintura en los muretes de los canteros.

Así fue que el sábado 23 de abril en el “Día del Idioma”, coincidente este año con el 400 aniversario del fallecimiento de Miguel de Cervantes Saavedra -genio de la literatura Universal- y William Shakespeare -considerado el escritor más célebre de la literatura inglesa-, en el marco de los actos por la “Semana de la Declaración de Azul como Ciudad Cervantina de la Argentina” y lanzamiento del año Cervantino y en consonancia con los 200 años de la Independencia del país, concretamos el relanzamiento y la puesta en valor del Cantoncillo Santa Margarita y del Paseo Bolívar.

Precisamente en la pared frontal del Cantoncillo, se encuentra colocada desde el 23 de abril de 2007 la placa que testimonia la designación de Ciudad Cervantina, por lo que el cantoncillo se constituye un emblema urbano de tal distinción.

 

Ciclo 1944. Recordemos que esta Plazuela denominada Cantoncillo Santa Margarita, fue donada al Municipio de Azul por el Dr. Bartolomé José Ronco y su señora esposa María de las Nieves Clara Giménez en memoria de su hija fallecida a los quine años, y que fuera inaugurada el domingo 26 de marzo de 1944, en el solar con una extensión de 13,65 metros por 20 metros.

Cabe destacar que “en su construcción hay numerosos detalles que han sido tomados de viejas épocas de Azul. Así, por ejemplo, la ventana y la reja que ornamentan la pared colindante del rumbo sudeste pertenecieron a una de las más antiguas casas de Azul, situadas en la calle Belgrano entre Maipú y Patagones, que fue construida en el año 1868; pero es casi seguro que las mismas provengan de Buenos Aires, porque en la época de su colocación en nuestra ciudad, ya no se usaban de este tipo.

El trabajo de forja del hierro, el rizo que adorna la reja, la madera de algarrobo del marco de la ventana y los herrajes que sostienen los maderos de la misma demuestran una confección de fines del siglo XVIII o principios de XIX muy anteriores a la fecha de la fundación de nuestra ciudad.

Las piedras de sillería, que están debajo de la ventana, provienen de la casa donde se instaló, en 1890, el Banco de la Nación Argentina que fuera edificada por don Mariano Roldán, en la esquina de San Martín y Rivadavia, en el año 1882 (actual Casa Ronco)

El brocal del aljibe fue construido en 1875 y perteneció a la Municipalidad local. Está tallado en un solo bloque de dolomita, es decir la piedra más conocida por el nombre de “baya” que se extrae de las sierras de Olavarría.

Los hierros que coronan el brocal tienen diverso origen: la parte inferior construida por los hierros verticales, han sido tomados de la vieja casa que existió en la esquina de las calles Colón y Guaminí, demolida en 1939, por la Comuna para ampliar la visión de la nueva Portada  del Parque Municipal,  mientras que la parte superior, que afecta la forma de lira, proviene de un edificio de Chascomús, construido en el año 1862.

Los ladrillos vascos que sirven de zócalo a la pared colindante por el rumbo nordeste, pertenecieron a un antiguo tapial anterior al año 1870.

Las lajas de piedra que cubren la mayor parte de la superficie del cantón pertenecieron al mismo inmueble anteriormente citado” (Extraído de entrevista con los donantes publicada por Diario el Tiempo, de marzo1944).

 

Ciclo 2016. Hoy, los amigos del Paseo Bolívar y del Cantoncillo Santa Margarita queremos sinceramente agradecer a todos los que de una u otra manera han apoyado este emprendimiento:

A los colaboradores: Carlos E. Fortunato -director de la obra-, Susana Hubrich, Nélida  Forte, Marta Sosa, Susana Grasa, Claudia Geneiro, Sara Fusaro, Adriana Farina, Patricia Poppolo, Maya Vena, Julio Duhalde, Pablo Stracquadaini, Marina Rodríguez, María Inés Sergio, Adriana Rodríguez, Dardo López, María Inés Etchevers, Rodolfo Perco, Silvia Iceta, Raúl Lafosse, María Ciuffo, Ana María Ruiz, María Virginia Bidegain, Banco Industrial, Movie Graf -Luis Librando-, Betania Covati, Hernán Godoy, Marta Vitale, Isabel Bidegain, Graciela Restivo, Martín Maza y Alma Pérez.

A los donantes: Adolfo y Dinnie Martínez, Adriana Farina, Santiago Zaffora, Claudio Molina, Mónica Casado y Gabriela Angeli y en memoria de Graciela Pérez, Nélida Forte, Sara Fusaro, Marta García, Cristian Bogliano, Silvia Penoucos, Leonor Sánchez de Hubrich, Perla Caldentey, Rodolfo Perco, Ovidio Lezcano, Marcela y Mónica Bravo, Pilar Villanueva, Nora Noseda, Carlos Filippetti, Alberto Pane y Sra, Patricia Poppolo, María Vazzano, Patricia Quatrochio, Graciela Grasa, Patricia Brussa, Betty Alonso, Norberto Vélez, Julio Duhalde, Colegio Inmaculada, Mutual Luz y Fuerza, Sindicato de Luz y Fuerza, Asociación Española de Socorros Mutuos, Sociedad Filantrópica Italiana, Colegio de Agrimensores Dist. VIII, Facultad de Derecho, Asociación Bancaria Azuleña, Escribanía Squirru, Estudio Jurídico Conti y Asoc, Fábrica de Mosaicos, Empresa Dardo López, Vidriería Julio, Esc. Nestor Ronchetti y a las pinturerías Del Sur, Mi Color y Acuarela por sus especiales descuentos.

A la Escuela 28, directivos y alumnos, por la donación de plantines y su compromiso de creación de nuevos durante el año.

Al artista plástico Raúl Gallardo, quien realizó los sapitos de la fuente central.

Un merecido reconocimiento a la Cooperativa Eléctrica: Directivos y Personal. Roberto Ruscilelli, ingeniero Luciano Mitidieri, Carlos Moreno, Juan Ripoli y Cristian Pueyredón.

Agradecemos especialmente a las áreas municipales que colaboraron: Dirección de Cultura: Daniel Galizio y Pablo Fernández; Coordinación Puesta en Valor del Patrimonio Municipal: Gustavo Jalli; Dirección de Turismo y Medio Ambiente: Gustavo Lorusso; Dirección Obras por Administración: Rubén Pascal, Juan Diorio, Facundo  Etcheberry, Matías Cordido y Luciano Pascal.; Herrería Municipal del Parque: Adolfo García y Mauro Deluca.

También es justo destacar a quienes con su arte participaron el sábado en el acto de relanzamiento del Paseo: Instituto de Danzas Terpsícore de Popy Turón con los grupos Candelas, Pilar y Macarena integrados por las bailarinas Charo Osquiguil, Pía Vitale, Mora de la Merced, Sofía González Ortiz, Alma del Molino, Constanza Salvatore, Emilia Miri, Hada Luz Luján, Lucila Canalichio, Francisca Messina, Morena Petrone, Antonella Messina, Celina Premoli, Rosa Osinaga, Fátima Donadío, Tatiana Álvarez Mariana, Benavidez y Camila Suarez Maldonado, que interpretaron Jota a la Mancha Manchega y el Fandango de Don Quijote.

Y a Daniel Pagliaro, que nos brindó dos recitados: la introducción al film “El Quijote de Orson Wells” estrenado en 1992, en la Exposición de Sevilla.  Y como final el poema “LOS QUIJOTES” de Roberto Gómez Bolaños,  Chespirito; más conocido como “el chavo del Ocho” quien siempre escribía sus libretos, de ahí que lo llamaran el “Shakespeare chiquito” debido a su baja estatura, hasta que se derivó en Shakespearito, y de allí a “Chespirito” quedó solo un paso.

Todavía resta mucho por hacer pero hoy, con esta primera etapa de obras concluida, adoptamos una actitud positiva respecto de nuestro patrimonio y de nosotros mismos como comunidad, y buscamos convertir a cada azuleño en transmisor del mensaje que Azul es una ciudad que vale la pena habitar y conocer”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *