Capacitación docente

En el Siglo XIX Domingo Faustino Sarmiento produjo una revolución en materia educativa. Lo primero que hizo fue contratar maestras de Estados Unidos para que vinieran al país a formar docentes.

El “loco” visionario tenía un pensamiento de avanzada en su época, porque para que aprendan mejor los chicos es necesario tener docentes preparados intelectualmente para transmitir esos conocimientos. Porque la escuela no es solamente instructiva, sino formativa del ser humano. Y para ello se necesita una educación de excelencia en los barrios más humildes y conflictivos. Tarea ésta que se viene realizando en países, como la República Oriental del Uruguay, con éxito.

Para eso es necesario establecer nuevos vínculos entre educadores y educandos. Es necesario que los educadores se capaciten para repensar la escuela en su totalidad. Poner en cuestionamiento de qué se habla cuando se pronuncian las palabras educación y enseñanza, cuando se pienso esto.

Hay que considerar que existe una nueva clase de alumnos y los docentes tienen que tomar cuenta de eso. Por eso podría ser necesario otro tipo de educación, más allá de las estrategias que utilice cada docente, hay que repensar al adolescente en plural porque no se puede homogeneizar a los chicos y lo importante es generar espacios de reflexión compartida.

Repensar la escuela, el estudiante y el espacio de encuentro. Más allá de eso, hay muchas personas que tienen mucha preparación, muchas ganas pero les falta herramienta pedagógica fundamental para lograr ese objetivo.

Es responsabilidad del Estado pero también de los docentes la situación actual de la escuela como institución. Es necesario que aparezcan los buenos espacios de formación y reflexión para poder empezar a buscar nuevas estrategias.

Antes la escuela era el único agente de transmisión de conocimientos. Ahora hay múltiples opciones. Por lo tanto la idea no es competir, sino hacer una inclusión de todas las herramientas de transmisión de contenidos y socialización de saberes como por ejemplo las redes sociales.

El docente tiene que pensar en los alumnos desde otras perspectivas, con un pensamiento crítico. Cuando se habla de formar ciudadanos críticos, es poder pensar como docentes, como uno mismo, como escuela, como sociedad entre otras cosas.

Esto excede cualquier carrera u origen del que se pueda llegar a tener. Lo importante es que en la diversidad se encuentre el rumbo.

A esa diversidad hay que incluirse en la educación. Para ello hay que brindar las herramientas necesarias para lograrlo.

Los destinatarios finales son los adolescentes. Hoy el futuro es poder que sean parte de la sociedad y como parte del sistema educativo se tiene que buscar la forma de poder garantizarlo. Hay que colaborar, ayudar y brindar las herramientas para que los sujetos puedan armonizar con la sociedad en la que se esta viviendo.

Es necesario generar una verdadera comunidad de aprendizaje porque en lo distinto está el verdadero conocimiento. Para eso es necesario capacitarse para poder transmitirlo.

Con mayor capacitación se podrá ser parte del proceso de cambio en la educación.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *