Capacitación para bomberos voluntarios

 

Bomberos voluntarios de General Alvear fue sede durante dos días, domingo y lunes, de un importante curso teórico-práctico dictado por personal de la Fundación Bomberos de Argentina.

“Es un orgullo para nosotros que estén acá para capacitar, no sólo a nuestros bomberos, sino a quienes se han hecho presente de distintos puntos de la región.

Destaco la responsabilidad de cada uno, ya que cuando una gran parte de la comunidad está descansando como ahora, ustedes eligen seguir aprendiendo y eso es lo importante”, expresó el Intendente Municipal de General Alvear al darles la bienvenida a los asistentes al curso durante la ceremonia de apertura.

Inaugurada la jornada, los acreditados se dirigieron a uno de los salones que tiene la institución para comenzar con la parte teórica y luego, en la evaluación práctica, disfrutar de la alta tecnología del flamante vehículo en el primer viaje que realiza.

Lo llamativo de esta capacitación es que por primera vez se utilizó un centro de entrenamiento móvil de espacios confinados (CEMEC) montado en un enorme semi totalmente cerrado que fue ubicado sobre la calle Alsina de General Alvear.

En su interior los servidores públicos de distintos cuarteles, en grupos de tres, ingresaban por una puerta lateral con sus respectivos equipos autónomos (oxígeno) y ante la presencia de un instructor, se encontraron con un panorama similar a un siniestro en espacios cerrados (edificio, vivienda, etcétera) a oscuras y con distintos obstáculos y pasadizos hasta llegar a una puerta de salida.

Un equipo especialmente diseñado proporcionaba humo sintético lo que dificultaba aún más la tarea de rescate.

Este tipo de capacitación dictada por personal de la Fundación Bomberos de Argentina que consiste en un curso teórico-practico es muy importante para la formación de estos servidores públicos que tienen que estar preparados para enfrentar situaciones difíciles. La mayoría son personas que tienen otra actividad que les insume muchas otras de trabajo. Pero tienen un espíritu de servicio, por eso dispone del tiempo que sea necesario para estar preparado lo más rápido posible cuando son requeridos sus servicios.

No son personas como la Policía que antes de salir a la calle los obligan a realizar durante varios meses instrucción y formación para la tarea que van a tener que desarrollar. Y una vez egresado, tiene que cumplir su horario en la repartición y estar listo para cuando se lo requiera.

Viven de su profesión, en cambio el bombero voluntario vive de su trabajo.

Ingresan a la institución y van aprendiendo. Una parte con la experiencia de los mayores que se las transmiten, y otra  por los costalazos que soportan. Por eso para servir mejor necesitan de mucha capacitación tanto en la parte teórica como práctica. Además periódicamente deben actualizarse en el manejo de nuevos materiales y elementos.

Estas jornadas sirven para que se encuentren bomberos voluntarios de distintas localidades. Generan un intercambio de opiniones, informaciones y sobre el manejo del equipamiento. De ese cambio de experiencias siempre se aprende algo. La parte teórica que les brinda los expertos les muestran nuevos adelantos técnicos y la forma de actuar en determinadas circunstancias. Y en la parte operativa, un capacitado técnico los corrige lo que ellos hacen y les enseñan.

Por eso es conveniente que estos cursos se realicen periódicamente.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *