A UNA MUJER Y SUS TRES HIJOS

Cáritas Vivienda entregó una nueva casa

Seis meses de arduo trabajo vivió el grupo de voluntarios para finalizar esta casa en el Barrio Villa Piazza Sur. En este sentido la alegría de esta mamá de 39 años en tener su techo y la satisfacción del grupo en haber ayudado a personas que lo necesitan. Ahora están evaluando nuevos proyectos de vivienda para los beneficiarios.
 

Daniel Genusso y Lucrecia Velázquez contaron detalles de la construcción de la nueva casa de Cáritas Vivienda.
NICOLAS MURCIA

EL DATO
Para poder colaborar con Cáritas Vivienda pueden comunicarse a los teléfonos 15418496; 432941 ó 15493534 en donde se le dará la información necesaria. También para ver los trabajos y avances de obra pueden entrar al espacio de Facebook que es Cáritas Vivienda Azul.

Una mujer de 39 años, junto a sus tres hijos, cumplió su sueño de tener el techo propio. Días pasados terminaron de construir una nueva casa en el proyecto de Cáritas Vivienda y nuevamente el grupo vuelve a transmitir la alegría que tienen cada vez que pueden finalizar uno de sus proyectos.
Este proyecto impulsado por la Iglesia Catedral y las parroquias de Lourdes, del Carmen y San Antonio a través de Cáritas tiene como objetivo solidarizarse con personas que estén en una situación de vulnerabilidad y necesiten de la mano del otro para poder comenzar de nuevo su vida.
Tener la casa propia tiene muchas ventajas y más cuando las condiciones de vida en una vivienda precaria no son las mejores. Una casa nueva, con todos los servios, comodidades y realizada con mucho amor sin dudas abre las puertas a muchas cosas positivas que vienen por delante.
Hace algunos días se dieron los retoques finales al hogar de una familia. En el Barrio Villa Piazza Sur una mujer ahora puede hacer su vida y desde ahí construir un hogar junto a sus hijos. Una nueva etapa de su vida comienza.
Por la finalización de esta nueva vivienda, este medio dialogó con integrantes del grupo de voluntarios de este proyecto. Daniel Genusso y Lucrecia Velázquez quienes explicaron en un primer momento de qué se trata este proyecto y cómo funciona.
“El proyecto de viviendas de nuestra ciudad se trabaja con un voluntariado con personas de las cuatro Cáritas y con la ayuda de toda la comunidad”, dijo en un principio Velázquez. En este grupo hay un equipo técnico formado donde está cubierta el área legal, técnica, contable y la social “que está desde la hora cero hasta cuando finaliza el proyecto. Se trata de brindarle las herramientas y la ayuda económica a las familias pero por sobre todo acompañarlos en este camino, en darle aliento para que el trayecto sea más lindo”.
Más allá de que hay especialistas en cada una de las áreas y muy buenos profesionales “todos tenemos la necesidad de acompañar a la familia, brindarles esa contención que necesitan, prestar el oído, dales aliento y que sepan que hay nuevas posibilidades que se abren cuando se adquiere el techo propio”.
La situación que maneja el grupo es compleja “ya que hay muchos problemas para resolver. Nosotros nos enfocamos en el de la vivienda, pero en esos meses de convivencia que hay con la familia se genera un vínculo muy lindo, pero sólo abarcamos una problemática de la familia”.
En este sentido “hemos podido notar que las familias en el momento de tener su casa como empieza a mirar y proyectarse de otra manera. Nos ha pasado que hubo gente que comenzó a estudiar cuando tuvo su espacio o que en este nuevo lugar puede empezar un emprendimiento”.
En el caso puntual de la familia beneficiaria de esta nueva casa “la mamá tiene muchas aptitudes culinarias así que también tiene muchas ganas de empezar un proyecto gastronómico y eso nos llenó de alegría”.
“Ellos vivían en una vivienda que estaba cedida, en muy malas condiciones habitacionales, no tenían baño y usaban uno de un vecino” por eso al momento de elegir una nueva familia “vimos que ellos tenían una urgencia que no podíamos dejar de lado”.
Colaboración de todos
El dinero para poder hacer las viviendas del proyecto surge enteramente de la comunidad. Hace algunos años este grupo ha realizado campañas exitosas de recolección de dinero y ya llevan muchas casas terminadas.
En este sentido, Genusso explicó que “soy parte del grupo que se encarga de llevar adelante el tema económico con todo lo que ello conlleva: las cuentas, los gastos, las compras y muchas otras cosas”.
Por eso contó que “somos lo más trasparentes posibles ya que podemos hacer esto gracias al acompañamiento de la gente. La confianza que nos tienen es primordial para nosotros al momento de encarar un nuevo proyecto, que la gente sepa que cada uno de los centavos que da llega a destino”.
La recolección del dinero “también la realizan los voluntarios y la gente puede donar lo que quiera”, y desde el año pasado “se agregó la posibilidad de hacerlo con débito automático en donde se le debita una suma preacordada mensualmente”. Los azuleños “nos ayudaron mucho y fue un éxito extraordinario. El respaldo de Cáritas nos ha facilitado mucho el trabajo”.
Esto se debe a que “nosotros ya sabemos que mensualmente contamos con determinada suma de dinero y nos da una plataforma más elevada para organizarnos desde el ámbito económico”, mencionó Velázquez.
Involucrados en la construcción
Por eso es tan importante “involucrarnos como grupo con estas familias, porque nos damos cuenta que no es todo plata sino que hay otras cuestiones que hacen a la exclusión y que tienen que ver con los niveles de acceso a las cosas y la educación de cada uno”.
Al respecto Genusso agregó que “no es sólo darle plata, sino es hacer que tengan la dignidad de estar en un lugar que quieran, que puedan tener un trabajo, en empezar a sentirse bien y muchas cosas más”.
El acceso a la vivienda en nuestra ciudad es un tema muy complejo “y como hay mucha gente que colabora también hay muchas otras que tienen necesidades. Por eso el trabajo es difícil poder hacerlo, los beneficiarios de Cáritas presentan muchas dificultades y la habitacional está en casi todas”.
Por eso el trabajo de selección “es muy duro y doloroso. Priorizar un caso sobre otro nos cuesta mucho, pero hay más urgentes. A veces lo que nos ayuda a definir son los requisitos porque el terreno en donde se construirá la casa debe estar a nombre del beneficiario”.
El trabajo con la familia “es en conjunto. Ellos se involucran en la construcción de su hogar, hacen trámites, el seguimiento de obra y ayudan con la mano de obra porque es necesario que tomen un papel activo en la construcción”.

Una nueva casa es parte de los proyectos finalizados por Cáritas. Una mamá con sus tres hijos cuentan hoy con su techo propio.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *