Carnaval Infantil

El carnaval, según el diccionario, es una fiesta popular que se celebra los tres días anteriores al miércoles de ceniza y que consta de mascaradas, comparsas, bailes y otros regocijos bulliciosos. El origen de este término proviene del latino carnem levare, elevar la carne con la idea de vivir intensamente lo terrenal, para después recogerse espiritualmente.

Pero la realidad, es la expresión alegre de un pueblo que se exterioriza durante esta fiesta popular. Muchas veces, como en la actualidad, se nota en la comunidad momentos de zozobra, angustia, incertidumbre, preocupación por la situación económica, por problemas de salud, por el temor que genera no saber que pasará con el empleo, etcétera.

Hace años parecería que esa situación psicológica que se padecía, era olvidada durante estos tres días de carnaval. Se jugaba con agua entre los vecinos, también arrojaban bombitas de agua, papel picado, existía mucha risa, sensación de felicidad, y encuentro con amigos y vecinos que hacía tiempo no se veían. Y los esperados bailes de carnaval. Eso en la actualidad ha cambiado. Generalmente se lleva a cabo durante unas noches un desfile de carrozas, comparsas, murgas, espectáculos musicales donde la gente concurre para disfrutar el paso de las máscaras, de las postulantes a reina. Con el mismo espíritu que asiste a un espectáculo musical.

La risa, las corridas, la utilización del papel picado, los lanza perfumes, los aerosoles, etcétera parecería que están destinados exclusivamente a los niños que dan rienda suelta a su alegría de vivir. No a los niños que participan en alguna comparsa que en sus rostros se ve seriedad, tratar de cumplir lo mejor posible una responsabilidad asumida. Que está muy bien para un desfile en una fecha patria y no para exponerse en los corsos.

Porque una risa, una expresión de alegría es salud.  Y los niños necesitan cada vez más tener muy buena salud, divertirse, correr, reírse, jugar, exteriorizar ese estado de ánimo teniendo muy pocos compromisos, con optimismo. Con esperanza, con fe.

Por eso el carnaval infantil que se realizó en la Plaza de los Payadores, ubicado en Costanera Cacique Catriel y Belgrano, donde participaron más de 30 niños. Permitió a estos niños soñar con vestimentas que hacían alusión a súper héroes, dibujos animados entre otros conocidos personajes que aparecen en los medios de comunicación.

Se pudo ver a niños de dos años en adelante disfrazados, algunos acompañados de sus padres, transitar la pasarela, ya sea solos, en el “Batichica”, como “La Sirenita”, para mencionar algunos.

También estuvieron participando dos murgas: de Soles y Fogatas y del Barrio San Francisco.

Una vez finalizado el evento a todos los participantes se les entregaron premios que fueron donados por la Asociación Empleados de Comercio.

Así los niños en esta ciudad tuvieron su carnaval infantil con alegría y mucho color, donde los más de treinta participantes se lucieron frente a otros chicos, familiares, amigos y público general cuando les tocó el turno de desfilar.

Una vez más, por suerte, se pudo apreciar la alegría interior de estos niños azuleños.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *