Carta abierta a la Mesa Local

La Ley Provincial de Violencia Familiar (Nº. 12.569), en el marco del “Programa Provincial contra la Violencia Familiar” creó en el año 2007 las mesas locales a lo largo y ancho de la Provincia de Buenos Aires. Dichas mesas son definidas como “el espacio donde se organizarán y concertarán las acciones en relación con la problemática de violencia familiar en territorio. El Gobierno Municipal debe realizar la convocatoria a dichas mesas de trabajo”. Para conformarlas, los municipios deberán convocar a las áreas municipales que trabajen directa o indirectamente en torno a la violencia familiar, así como también a organismos provinciales (comisarías, establecimientos sanitarios o educativos, dependencias del Poder Judicial, promotores de programas provinciales, etc.) y a grupos sociales o comunitarios dedicados a la problemática.

Por ello, como colectiva feminista exigimos a la Mesa Local la convocatoria pública y abierta a la participación de todas las organizaciones de nuestra ciudad que trabajan la temática tal como la ley establece. Reclamamos a su vez, que haga públicas sus reuniones y decisiones. Es imprescindible, que se organice un plan de trabajo y se concreten acciones en este sentido, las cuales realmente tiendan a trabajar integralmente la temática y estén enfocadas en las víctimas de estas violencias. Exigimos que exhorte y defina la agenda al Poder Ejecutivo local en la adopción de políticas públicas para prevenir y erradicar la violencia familiar y de género.

Reclamamos también, la urgente y necesaria formación de los funcionarios a cargo de estas áreas especialmente -y a todas las áreas en general- para que brinden los acompañamientos y asesoramientos necesarios con perspectiva de género. En este sentido,  Fernanda Ibarra -directora de Políticas de Género, Niñez y Adolescencia- ha demostrado no sólo no tener capacidad para el cargo que desempeña, sino también, un gran rechazo hacia las organizaciones y las luchas que la debieran involucrar.

Consideramos que es crucial el trabajo en materia de prevención de la salud sexual reproductiva y no reproductiva. Pero contrario a ello, en nuestra ciudad ha disminuido la entrega de anticonceptivos -por no decir desaparecido- y más aún, la información disponible sobre estos. Pese a  ser el Estado  quien tiene los recursos para realizarlo, por su ausencia, las organizaciones de mujeres (la mayoría autogestivas) hemos tenido que realizar nuestras propias campañas y entrega de folletería.

Repudiamos la falta de capacidad en este área del Ejecutivo y en el Legislativo,  por no poder trabajar de manera articulada, ni dar respuestas colectivas, integrales y coordinadas a las demandas de las mujeres e identidades disidentes; quienes sufren una revictimización cuando se acercan en busca de ayuda a las áreas que al gobierno le competen por ser de su entera responsabilidad.

Le preguntamos a la “Mesa Local”: ¿Dónde está? ¿Cuándo y a qué hora se reúne? ¿Qué está haciendo? ¿Qué hizo estos últimos tres años? ¿Qué hizo con el presupuesto anual? ¿En qué se destinará el presupuesto este año? ¿Van a pensar y trabajar las problemáticas específicas del Colectivo LGBTI? ¿Qué van a hacer para luchar por el aborto legal, seguro y gratuito? ¿Qué piensa hacer respecto de las luchas que está dando en la calle el movimiento de mujeres? ¿Piensan articular o van a seguir sin hacerse cargo?

Quedamos a la espera de una pronta respuesta. Y si es en la calle, mejor.

Mala Junta Azul y Patria Grande 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *