Casa Mailharro

 

En una sencilla ceremonia llevada a cabo en la sede de los Tribunales de Azul la Asociación Española de Socorros Mutuos y la Municipalidad de Azul tomaron posesión de la propiedad ubicada en San Martín 821 de esta ciudad, que fuera legada en su testamento por Teresa Solana Real.

Esa casa perteneció a una familia azuleña de la cual fue integrante el pintor Martín Malharro, que fue considerado introductor del impresionismo en Argentina y luego el escribano y ex presidente del Nuevo Banco de Azul Juan Malharro.

Este legado arquitectónico y cultural con destino a la comunidad en cabeza de estas instituciones obedeció a la voluntad de la propietaria de que la misma se mantuviese en pie y consideró por entonces que el legado debía ser compartido entre el sector público y el privado.

Azul fue declarada ciudad Cervantina de la Argentina por el Centro UNESCO de Castilla La Mancha en 2007, habiendo sido las dos instituciones y la Biblioteca Popular Bartolomé J. Ronco promotoras de esa designación.-

Por disposiciones expresas tendrá un destino específico de ser utilizada para expresiones musicales y artísticas. Se constituye así en un verdadero símbolo de la necesaria articulación pública y privada que se da en el proyecto cervantino y pueden existir posibilidades para que la misma sea sede oficial del CODACC (Comité Directivo de Azul Ciudad Cervantina). Que se encuentra integrado por la Municipalidad de Azul (Departamento Ejecutivo y Concejo Deliberante) la Facultad de Derecho de la UNICEN, la Asociación Española, la Biblioteca Popular Bartolomé J. Ronco y el CEDA, entre otros representantes de la comunidad azuleña.

Existen ideas para que el destino del bien legado sea cumplimentado con un criterioso destino comunitario reconociendo esa casa como un territorio donde la cultura, la educación y el patrimonio profundicen en nuestra comunidad las huellas que por muchos años y con el esfuerzo de muchas generaciones se han gravado en la identidad azuleña. Para otros la Casa Mailharro deberá ser un firme testimonio del renacer de Azul, donde muchos proyectos vanguardista sean incubados, lanzado y promocionados desde ese lugar.

Esas iniciativas deberán ser objeto de una convocatoria amplia a distintos sectores de la comunidad, instituciones profesionales, artistas lanzados y promocionados desde ese lugar. Para que se formulen y aporten ideas y proyectos, que los mismos tengan posibilidades de articulación entre sí y que de esta forma vayan cumpliendo cabalmente en la casona con el mandato del legado cuya generosidad habla de un espíritu cervantino y quijotesco que se renueva y enaltece a Azul.

Los objetivos fijados para el accionar dentro de la Casa Mailharro podrían ser entre otros: incentivar la elaboración y desarrollo  profesional de proyectos que tengan que ver con la música en especial y las artes en general que favorezcan el desarrollo local y la generación de capacidades y recursos humanos con miras a su inserción en el mercado laboral de las industrias creativas. Poner en funcionamiento un proyecto que prevea la creación de un espacio dinámico, articulador y vanguardista que no solo sirva para la comunidad que se piense desde el punto de vista regional y global.

A este importante legado para el arte azuleño es de esperar que los nuevos propietarios lo utilicen y le den el mantenimiento que se merece, para los fines expresados anteriormente, evitando que prevalezcan intereses personales.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *