CASAMIENTO

La ciudad tenía ayer un movimiento turístico extra que iba más allá del arribo de personas vinculadas con el desarrollo del XI Festival Cervantino. Esto obedecía a que se casó Federico Delbonis. La presencia de Daniel Orsanic con su familia en un bar céntrico, y la cena en el salón de la Sociedad Rural, fueron sólo dos capítulos de este presente en la vida del tenista azuleño. Se intentó entrevistar al capitán del equipo que ganó la Copa Davis, de la misma manera que se hicieron gestiones para tener una presencia periodística en el centenario galpón, pero nada de eso fue posible. Fue integralmente un festejo, como quien dice, no apto para la prensa local.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *