Castrar y educar más

En el contexto de la crisis que se esta viviendo como sociedad se nota que hay muchos más animales en la calle que en otros momentos, dijeron integrantes de la Asociación Refugio Canino Azuleño. En la vía pública se ven muchos más perros y los reclamos para que se les busque un hogar son cada vez mayores. Hay muchos cachorros y hembras embarazadas que son abandonadas.

Por eso la problemática de los perros en la calle es más complicada y es más importante de lo que parece. No se trata sólo de que hay perros en la calle, lo que de por sí es un problema, sino que se trata de una cuestión vinculada con la salud pública. Esos perros que viven en la calle, se mueren de frío, a veces no comen, generan muchas zoonosis y focos infecciosos.

Esa es la razón de la urgencia que existe de controlar el tema de la población de perros en la vía pública.

En la actualidad lo que se está haciendo son castraciones a través de un plan que se inició hace tres años, que no ha sido suficiente. Que se está trabajando con la ONGs que hacen lo que pueden y hasta donde pueden.

Se realizaron castraciones de machos y fundamentalmente de hembras. Mucha gente no sabe que es mucho más importante castrar machos que hembras porque en una noche el perro que está en la calle puede preñar dos perras y el macho vive alzado los 365 días del año y la hembra dos veces al año.

Una de las cosas que habría que hacer es castrar más, pero con eso solo no se hace nada porque la castración es una de las patas de esta problemática.

Con la castración es como cerrar la fábrica, pero si la gente sigue tirando perros a la calle, no alcanza. Por eso otro de los ejes que se está promoviendo es la educación y para eso hay que aprovechar las organizaciones que están trabajando muy bien.

La concientización es clave y se puede empezar con los más chicos en las escuelas para que ellos mismos les digan a los adultos que no hay que tirar los perros a la calle, y fomentar así la tenencia responsable.

Es necesaria la concientización de la población debido a que la realidad arroja que hay más de 2.000 perros castrados, y sin embargo cada vez hay más en las calles de la ciudad. Además las asociaciones proteccionistas están saturadas y sin sitio para más perros.

Si bien hay avances en personas que denuncian la crueldad hacia los animales por ahí el abandono no es visto como maltrato y la realidad demuestra que lo es.

Hay que evitar que los perros tengan cría. La gente le puede dar dos inyecciones anticonceptivas al año. No es una suma onerosa y por eso, lo que falta es educación.

Un veterinario sugiere que se debería salir a buscar a los perros y a través de las asistentes sociales que trabajan en las unidades sanitarias llegar con las castraciones a las familias de menos recursos para evitar que por razones económicas se los considere a los animales como material de descarte.

En Azul  existen varias organizaciones que trabajan para que los derechos de “los que no tienen voz” sean respetados y puedan tener un lugar digno para vivir.

El veterinario remarcó que lo que habría que hacer es castrar más y educar más.

A esta problemática es necesario buscarle una solución integral para evitar los perros de la calle.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *