AYER

Celebrar la vida de Santa Emilie de Villeneuve

Se llevó a cabo en el patio del Colegio Inmaculada Concepción un acto para descubrir una escultura de la creadora de la Congregación de las Hermanas Azules. Con música, palabras alusivas y un espacio recreativo pero para reflexionar se llevó a cabo este encuentro.

Se llevó a cabo en el patio del Colegio Inmaculada Concepción el descubrimiento de la escultura de Santa Emilie de Villeneuve en el marco de los festejos de su día.

JOSÉ BERGER
<
>
Se llevó a cabo en el patio del Colegio Inmaculada Concepción el descubrimiento de la escultura de Santa Emilie de Villeneuve en el marco de los festejos de su día. JOSÉ BERGER

Se llevó a cabo ayer en el patio del Colegio Inmaculada Concepción el descubrimiento de la estatua de Santa Emilie de Villeneuve, en el marco de los festejos que viene llevando adelante la institución educativa de nuestra ciudad.

Con la participación de estudiantes, profesores y directivos se llevó a cabo este emotivo acto en donde una hermosa imagen de la creadora de la Congregación de las Hermanas Azules, realizada por Raúl Gallardo, se puso de pie en este espacio.

En este sentido estuvieron presentes alumnos que interpretaron piezas musicales previas a la inauguración de la estatua. Una imagen de Emilie tocando la campana, un símbolo que inspira la tarea docente de los integrantes del equipo de este colegio para hacerlo con pasión y entrega.

En este marco, alumnos de los tres niveles educativos, la hermana de la Congregación Cecilia Betancur y el autor de la obra descubrieron esta imagen y una placa que posteriormente fue bendecida por el Padre Keli.

Además, la representante legal de la institución Cecilia Meléndez expresó que el pasado lunes fue la fiesta de la Santa Emilie “cuya memoria recordamos con mucho cariño. Nos reunimos para celebrar su vida y poder inaugurar esta escultura que nos acompañará en nuestro diario caminar”.

Para entender el porqué de esta imagen “en necesario saber sobre la vida de Emilie” y en este sentido dijo que “fue una mujer que siempre fue sensible para ayudar a los pobres, siempre quiso servir a los más sufrientes en el nombre de Dios”.

Todas estas enseñanzas son las que “Emilie nos dejó. Saber escuchar, que es una prueba de respeto, es atender al otro sin interrumpirlo, sin juzgarlo y mostrando interés por lo que dice y sus necesidades”.

También “nos enseña el camino del entendimiento y la aceptación; la importancia y la ética del encuentro, la ternura y la empatía, el saber ponerse en el lugar del otro y dispuestos a una convivencia sin discriminar”.

 

Inspiración y creación

 

Luego hizo uso de la palabra el autor de la obra, Raúl Gallardo quien dijo que “estoy muy contento y agradecido a la institución por invitarme a realizar esta obra”. Además explicó que esta no es una obra individual “sino que participó toda mi familia desde el armado hasta el acompañamiento”.

En este marco, agregó que “uno se imagina el corazón de Emilie y uno no puede pensar estar solo sin que nadie te reciba donde estar. Por eso, el gran corazón de ella fue una inspiración que me motivó a realizar este momento”.

Por último destacó “agradezco a Dios poder ofrecerles esta obra para que la contemplen ustedes y puedan ver la gran inspiración que fue Emilie”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *