Cinco años de prisión para azuleño condenado por tres violentos robos

FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

En julio de 2017 el encausado interceptó a varios jóvenes en diferentes lugares de la zona céntrica. En dos de esos hechos estuvo acompañado por cómplices. Utilizando un arma blanca, a las víctimas le sustrajo prendas de vestir, dinero y teléfonos celulares. Recientemente fue juzgado y condenado en un Tribunal de esta ciudad.

Alejandra Raverta, la jueza del Tribunal Oral en lo Criminal número 2 que intervino en este juicio abreviado, proceso donde un joven azuleño fue condenado por la comisión de varios robos a mano armada que, en un lapso de muy pocas horas, ocurrieron en la zona céntrica en julio de 2017. NACHO CORREA/ARCHIVO/EL TIEMPO

Se llama Alan Maximiliano Agüero y actualmente tiene 19 años. El primer día del mes de julio de 2017, a poco tiempo de haber cumplido la mayoría de edad, llevó a cabo tres robos a mano armada por los cuales días atrás, luego de que se tramitara un juicio abreviado en un Tribunal local, fue condenado a cinco años de prisión.

De acuerdo con lo señalado por fuentes judiciales, ese proceso se sustanció en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 y contó con la intervención de la jueza Alejandra Raverta.

La magistrada halló al encausado autor penalmente responsable del delito de robo agravado por el uso de arma -tres hechos- en concurso real.

Con un arma blanca

Tal lo ya referido, todos esos episodios delictivos por los que recientemente fue condenado el joven los cometió en esta ciudad durante las primeras horas del 1 de julio de 2017.

La investigación penal iniciada por esos ilícitos sirvió para dar por acreditado en este juicio abreviado que el primero de los robos ocurrió cuando era alrededor de la hora 5.30.

Sucedió en cercanías a una agencia de remises que está en el centro, en Moreno y San Martín, y tuvo como víctima a dos adolescentes.

Cuando ambos iban caminando hacia esa remisería, Agüero tomó del cuello en la calle a uno de ellos y “le colocó en su vientre una navaja con mango plateado, de unos veinte centímetros de largo”. También le expresó: “Dame el teléfono, dame el teléfono…”.

Como ambas víctimas no llevaban celulares en ese momento, el encausado le exigió la entrega de su campera -inflable y de color negro- al otro joven, concretando de esa manera el primero de los tres robos a mano armada que cometió aquel día.

Media hora más tarde llevó a cabo el segundo ilícito. Sucedió en Moreno casi Mitre. En ese entonces -según quedó demostrado- Agüero se encontraba con un sujeto que nunca pudo ser hallado y se convirtió en coautor de aquel robo.

Ambos, utilizando uno de ellos un arma blanca de “aproximadamente 15 centímetros de largo” -según se describió en el fallo-, les dijeron a un joven que fue interceptado en la vía pública y se convirtió en víctima de aquel hecho: “Eh guacho, la reconcha de tu madre, dame el teléfono o te pincho todo, la puta que te parió”.

Luego de esa amenaza, al joven le robaron su teléfono celular. Y después uno de los delincuentes le dijo: “Gato de mierda, salí corriendo o te cago pinchando”.

El tercero de los robos se produjo minutos después, pero sobre la Avenida 25 de Mayo entre San Martin y Bolívar.

En aquella ocasión el condenado en este juicio abreviado, junto a dos sujetos más que nunca pudieron ser identificados, interceptó a dos jóvenes que en ese entonces iban caminando por ese lugar.

Posteriormente Agüero, “mediante la utilización de una navaja con mango plateado”, le apoyó la hoja del arma blanca en el torso a una de las víctimas de este robo, exigiéndole de esa manera que le entregara sus pertenencias, situación que implicó que se apoderara de otro teléfono celular y de trescientos pesos.

Mientras tanto, otro de los coautores de lo que fue aquel robo, “también mediante la utilización de un arma blanca de similares características”, le expresó a la víctima: “Puto, gato de mierda, dame el celular”. Y le apoyó el arma en el abdomen, pero no pudo sustraerle móvil alguno porque no lo halló.

En el marco de la investigación que se inició por esos tres robos, días después la casa del joven condenado en este juicio abreviado fue allanada.

Durante ese procedimiento se hallaron e incautaron los elementos sustraídos a las víctimas, una de las cuales reconoció como de su propiedad un celular.

También, los jóvenes que fueron asaltados reconocieron, como el arma blanca utilizada por el autor de estos robos, a un cuchillo tipo navaja que los policías secuestraron durante ese procedimiento.

Durante la pesquisa, la Policía había informado que Agüero fue identificado “en fila de personas” por las víctimas durante un reconocimiento, diligencia que después se tradujo en que desde la Fiscalía que instruyó la causa por aquellos robos fuera solicitada su detención, medida cautelar que dispuso un juez de Garantías.

El dato

La jueza que intervino en este juicio abreviado sólo valoró circunstancias atenuantes para el joven: su “corta edad” y su falta de antecedentes penales computables. La pena que a modo de condena le fue dictada al encausado fue la misma que las partes habían acordado, en la previa a que fuera solicitada la realización de este proceso.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *