FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Cinco años y cuatro meses de prisión para el autor de un intento de homicidio

En diciembre de 2009 un joven fue baleado cuando se encontraba junto a otros más en Sarmiento y Jujuy de esta ciudad. Por el hecho hubo dos imputados. A uno de ellos, en febrero de 2012, lo condenaron a tres años de prisión en suspenso, pero como cómplice secundario de lo que fue ese intento de homicidio. Días atrás, en un juicio tramitado en otro Tribunal, al segundo de los encausados lo condenaron como autor del hecho a los ya referidos cinco años y cuatro meses de cárcel.

Un juicio abreviado tramitado en un Tribunal local finalizó con la condena para un hombre a una pena de cinco años y cuatro meses de prisión, al ser hallado autor de un intento de homicidio que en diciembre de 2009 se produjo en esta ciudad, informaron ayer fuentes judiciales a EL TIEMPO.

En febrero de 2012, un coimputado que tenía la causa penal que por el caso se había iniciado también fue condenado, aunque los jueces que intervinieron en el primero de los procesos realizados por este hecho lo consideraron cómplice secundario de ese intento de homicidio (ver cuadro aparte en esta misma página).

El condenado ahora en este proceso -que se sustanció en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 y contó con la intervención del juez Joaquín Duba- fue identificado por voceros judiciales como Eduardo Oscar Aguirre, un hombre de 38 años oriundo de General San Martín y con último domicilio en Villa Soldati.

Aguirre fue hallado en este juicio abreviado autor penalmente responsable del delito homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa.

 El hecho

El 22 de diciembre de 2009 se registró en Azul el intento de homicidio que fuera materia de este proceso judicial.

Con respecto a la existencia material del hecho, en el fallo el juez Duba mencionó que el mismo se produjo minutos después de la hora 23 del día ya referido.

Aquel día en Sarmiento y Jujuy, el límite entre los barrios Plaza Oubiñas y Villa Suiza, Aguirre -alias “Viru”- y el otro sujeto condenado en el primero de los juicios que se hizo por este caso, identificado como Bernardo Neira, “portando el primero de ellos un revólver calibre 32 largo marca ‘Smith & Wesson’ y el restante un revólver color oscuro”, se hicieron presentes en el lugar, al que llegaron en sendas bicicletas.

Lo hicieron mientras la víctima de este intento de homicidio, un joven llamado Yonatan Agustín Ibáñez, y cuatro personas más “se encontraban reunidas en la vereda”.

Con el fin de darle muerte al joven ya mencionado, “una vez en el lugar Neira mantuvo un breve dialogo con Ibáñez refiriéndole ‘vos me robaste las plantas’, extrayendo de su cintura el arma que portaba con el fin de consumar el hecho que se habían propuesto, manifestándole ‘…te voy a pegar un tiro’, situación ante la cual Ibáñez logró bloquear el brazo con el que éste sujeto sostenía dicha arma, para luego forcejear con el mismo y reducirlo con el auxilio de uno de sus acompañantes, Roberto Panario”.

“Ante ello -continuó relatando en el fallo el juez Duba-, Aguirre caminó en dirección a Ibáñez, extrayendo de entre sus prendas de vestir su arma de fuego, apuntándolo y haciendo lo mismo respecto de quienes acudieron en su auxilio, para disparar finalmente contra el nombrado Ibáñez con el propósito de darle muerte al menos en dos oportunidades, impactando en una de ellas sobre su pecho, no logrando consumar el hecho que se habían propuesto por circunstancias ajenas a su voluntad, sufriendo Ibáñez como consecuencia de ello hemoneumotórax y contusión pulmonar izquierdo”.

A modo de conclusión

Los elementos probatorios reunidos en la instrucción de la causa penal convertida en materia de este juicio abreviado sirvieron para que el juez del TOC 1 concluyera que “el imputado Aguirre se reunió con Bernardo José Neira alias “Viru”, con quien fueron armados con sendas armas de fuego aptas para el disparo; en el primer caso dada por haber efectuado al menos dos y en el segundo, por lo que surge de la mencionada pericia balística; en busca de Yonatan Agustín Ibáñez”.

Aguirre a la víctima, “luego de que Neira con Ibáñez protagonizaran un frustrado ataque, con la inequívoca intención de darle muerte, le disparó como dije al menos en dos oportunidades a muy corta distancia, dando uno de los impactos en una zona del cuerpo claramente vital como lo es el pecho, por lo que es evidente que se representó al menos el resultado mortal, el que no se produjo por circunstancias ajenas a su voluntad”, sostuvo también el juez de este proceso abreviado.

La fiscal Laura Margaretic y el abogado Pedro De Luca, este último defensor Particular del encausado, representaron a las partes en el juicio abreviado.

Al momento de que la representante del Ministerio Público solicitara la realización de este proceso, la pena acordada por la fiscal y el abogado de Aguirre, ante una eventual condena, fue la misma que terminó dictando el juez que intervino en este juicio abreviado, sin computar circunstancias atenuantes, eximentes y agravantes para el encausado.

“Corresponde condenar a Eduardo Oscar Aguirre en virtud a lo acordado y a lo dispuesto por el artículo 399 del Código Procesal Penal -el cual establece que no se podrá imponer una pena superior a la solicitada por el Fiscal-, a la pena de cinco años y cuatro meses de prisión, accesorias legales y costas, por resultar autor penalmente responsable del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, hecho cometido en Azul el día 22 de diciembre de 2009 aproximadamente a las 23:15 horas en perjuicio de Yonatan Agustín Ibáñez”, señaló en la resolución el Dr. Duba.

El dato

En la misma resolución, el juez Joaquín Duba ordenó que se extraigan copias de la sentencia y de los testimonios brindados en la Instrucción Penal Preparatoria de este sumario por Yonatan Agustín Ibáñez, un hermano suyo y un conocido de la víctima de este intento de homicidio. Según lo señalado por el juez penal, de esos dichos surgen elementos para investigar “la posible comisión del delito de Falso Testimonio (artículo 275 del Código Penal) por parte de Yonathan Agustín Ibáñez”, teniendo en cuenta las diferentes versiones que el joven brindara sobre ese hecho donde había sido baleado.

CÓMPLICE SECUNDARIO

El otro imputado que tuvo esta causa penal había sido condenado -luego de un juicio oral que se hizo en febrero de 2012- a una pena de tres años de ejecución condicional, lo que en ese entonces derivó en que por ese hecho los jueces que intervinieron en el debate dispusieran su excarcelación.

Identificado como Bernardo José Neira, alias “Viru”, un azuleño que tiene 33 años, en el debate que por el caso se realizó en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 fue hallado autor penalmente responsable del delito homicidio calificado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa en carácter de complicidad secundaria.

Los jueces Carlos Pagliere (h), Alejandra Raverta y Gustavo Abudarham intervinieron en ese juicio oral.

Y en cuanto a la calificación, el primero de los magistrados nombrados sostuvo en el fallo: “La calificación legal otorgada de ‘complicidad secundaria’ al hecho cometido por Bernardo José Neira se debe a que, con su apoyo previamente acordado y efectivamente brindado al momento del hecho, el causante ha cooperado con la conducta homicida de Eduardo Aguirre, no siendo este apoyo un auxilio o cooperación de aquellos sin los cuales no habría podido cometerse el hecho”.

“En cuanto a la conducta misma de Neira de extraer su arma de fuego, habiendo sido bloqueada su mano por Ibáñez y Panario, al no poderse determinar si dicha acción tenía o no la finalidad de dar muerte a Ibáñez, no permite su calificación en forma autónoma como tentativa de homicidio, sin perjuicio de su valoración como conducta de apoyo efectivamente brindado (junto con la concurrencia conjunta al lugar) a la conducta inequívocamente homicida de Aguirre”, indicó también el juez del TOC 2.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *