TERMINÓ EL PASADO DOMINGO

Cinco noches de carnaval a pura alegría

La costanera tomó una forma distinta durante dos fines de semana. Los tradicionales corsos se llevaron en ese sector con un clima de verdadera fiesta. Si bien hubo algunos puntos a corregir, el tradicional encuentro fue exitoso en cuanto a los participantes como para con la cantidad de público que asistió.

SONY DSC SONY DSC FOTOS MARCIAL GARCÍA
<
>
FOTOS MARCIAL GARCÍA

Cinco noches tuvo esta edición de los Carnavales 2016. Miles de personas recorrieron la Costanera desde Mitre a San Martín para poder ver las distintas propuestas que los mismos vecinos habían realizado.

Como no suele suceder a fines de febrero, este año el clima acompañó todas las noches: días calidos y noches ideales para disfrutar en familia y poder vivir este festejo popular.

Y si algo tuvo este encuentro es que fue popular. Personas de distintos sectores de la ciudad se hicieron presentes para vivir una noche y también poder jugar con un poco de espuma.

Más allá de esto, lo que todos querían ver era el trabajo de los propios vecinos de nuestra ciudad que le ponen el empeño y trabajo para divertirse en un festejo noche tras noche.

Como suele suceder, y esto se vio reflejado en los premios, hay algunos de las carrozas y máscaras sueltas que tenían más calidad y producción que otras. Pero esto no quita el que quieran participar ya es un hecho más que positivo.

En este sentido, una gran cantidad de carrozas artísticas, humorísticas, batucadas, comparsas y máscaras sueltas le dieron todo el color y la alegría necesarias que se merece esta fiesta.

Punto a parte fueron las aspirantes al reinado. Diez jóvenes y hermosas chicas se animaron a concursar en esta oportunidad y si bien una sola se llevaría la corona el ambiente entre ellas era totalmente relajado con muchas risas y compañerismo.

 

Un poco sobre

la organización

 

En cuanto a la organización de este evento, llevada adelante por la Dirección de Cultura de la comuna, hay que poner en valor la iluminación que fue excelente a lo largo de todo el recorrido. Otro de los puntos positivos, y acertados, fue la elección del lugar ya que en ese sector hay pocos vecinos y se “molestó” a la menor cantidad de personas posible.

También es necesario destacar que todas las noches las actividades comenzaron a horario. Suele suceder que en todo evento público se retrace el comienzo, pero esta vez no fue la regla y a la hora pautada todo comenzó a desarrollarse.

Un gran acierto fue la prohibición de la venta de alcohol. Las cantinas sólo podían vender gaseosas y no se vieron personas alcoholizadas convirtiendo el evento en una

Como punto flojo en esta oportunidad fue el vallado. Casi no existieron y sólo separaba el desfile de donde el público debía estar sillas a cargo de distintos clubes. En algunos sectores no estaban y para los participantes del desfile con sus carrozas era muy difícil poder pasar libremente. Un punto a tener en cuenta.

Estos fueron uno de los carnavales que más público llevó. Al ser tanta gente la custodia policial no fue la suficiente. Si bien no hubo grandes incidentes, había dos policías por cuadra.

No obstante, y en términos generales todo salió muy bien; y la alegría y la fiesta estuvieron presentes desde la primera noche hasta la última.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *