CRISIS Y CULTURA

Clásicos de verano que peligran

Los eventos culturales al aire libre que se llevan a cabo en Azul corren riesgo de realizarse debido a la grave situación de los trabajadores de Fanazul que fueron alcanzados por el achique del Estado. Pero también afecta a emprendedores que planifican su inversión de acuerdo a estas actividades.

La Peatonal aún no se realizó en Azul debido a la gran crisis que atraviesa la ciudad.


La situación en Azul es más que complicada. En los últimos tres meses del año la primavera bertelista terminó y le dio lugar a un verano caliente, una réplica de lo que sucede en el país.
Distintas situaciones han hecho que la ciudad afloje y haga disminuir las actividades recreativas que tanto esperan los azuleños. Lejos y atrás parecen haber quedado el recital del Abel Pintos y Axel en la Plaza San Martín en el marco de la Fiesta Nacional de la Miel.
Las actividades desde ese momento parecen haber terminado. O de hecho las masivas y es que las anteriormente nombradas fueron, obviamente, antes de las elecciones. En este sentido una serie de eventos organizados por la Municipalidad se realizaron pero ninguna con esta repercusión.
Una vez que “explota” la situación de los trabajadores de Fanazul, algunas de las actividades previstas dejaron de aparecer en la cartelera oficial. El 2018 no fue recibido con el clásico azuleño en el Balneario Municipal con los Fuegos Artificiales. Puede sonar egoísta querer un festejo de un nuevo año cuando hay un alto número de personas que están por perder su trabajo, pero de alguna manera otro número importante también pierde la posibilidad de instalar sus negocios.
Alrededor de un festejo como el de Año Nuevo hay cientos de emprendedores que llevan sus productos para las personas puedan comprarlos. Desde el que vende alguna bebida y pochoclos hasta los artesanos que ven este tipo de eventos la posibilidad de vender mucho más que en las ferias convencionales.
Es que son miles de personas que sales de sus hogares para llegar al balneario y ver los fuegos artificiales, pasar un momento en familia y comprar algo en una noche de distinta. Si lo ponemos en cuestiones numéricas, se le suman miles a los millones que se pierden mensualmente por la pérdida de estas fuentes laborales.
Pareciera que más lejos está aún la posibilidad de hacer “turismo interno” en Azul ya que no hay ningún tipo de actividades y la ciudad se encuentra totalmente paralizada.
Pero los clásicos de enero siguen siendo un tema a resolver. En este marco, de la Peatonal o “Noches de Verano” como se ha llamado estos últimos años, nada o muy poco se ha dicho públicamente.
Según se pudo saber, la Peatonal fue suspendida por la acampada de los “fabriqueros” en el Veredón Municipal. El humor social no es el ideal para que este encuentro artístico se pueda concretar en el centro de la ciudad. La idea que tienen desde la Municipalidad es trasladarla hacia el Balneario Municipal y comenzar con las actividades en este espacio estival.
Lo mismo sucede con los Carnavales 2018. Ya a esta altura, otros años, está más que avanzada la convocatoria para quienes quieran participar. El caballito de batalla del intendente aún no tiene fecha oficial de realización y no se sabe cuánto se invertirá en este evento que también convoca miles de personas a mediados de febrero.
Este es un verano con pocas actividades desde el ambiente oficial y no porque los trabajadores municipales no hayan organizado las cosas. El trabajo se está haciendo puertas adentro pero la orden es no publicar nada hasta que este tema “se calme”.
Hay varias lecturas sobre esta situación. Una puede ser la prudencia del Ejecutivo municipal en no hacer una fiesta cuando hay personas que la están pasando mal y pierden su fuente de trabajo. Pero en esta misma lectura hay que hacer la salvedad que quien decide cesantear a los trabajadores tienen el mismo color político que el gobierno local y, de alguna manera, son parte de esa decisión.
La segunda lectura es que no se puede paralizar la ciudad. A lo largo del año hay comerciantes, emprendedores y artesanos que prevén su participación en distintos encuentros culturales y que de ellos también depende su economía.
No realizar este tipo de actividad también resulta achicar en gastos públicos y dejar en situación de vulnerabilidad a las personas que organizan su emprendimiento de acuerdo a la cantidad de eventos públicos que se hacen en nuestra ciudad.

¡Deja un Comentario!

4 Comments

  1. CAR 10

    8 de enero de 2018 at 9:20 pm

    El intendente q se preocupe por los laburantes sino no va a tener caballito de batalla q lo salve espero q lo tome en serio sino va a estar en serioa problemas

  2. Marcos

    8 de enero de 2018 at 10:29 pm

    Este intendente de preocupa más por las fiestas que por generar fuentes de trabajo. Ya se sabía. Ninguna sorpresa.

  3. Yoli

    9 de enero de 2018 at 6:38 am

    PaN Y Circo…Escuela Del Peronismo.El Trabajo Es Para Otros.

  4. Claudia

    9 de enero de 2018 at 2:10 pm

    Azul es la ciudad de los muertos vivientes!!!!!!!i

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *