COIMAS EN LA UNIDAD 2: HAY OTRO PROCESADO

Un ex subjefe de Requisa de la Unidad 2, una de las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense que está en la localidad olavarriense de Sierra Chica, se negó a declarar ayer en sede judicial.

Al igual que un ex jefe del penal que había sido detenido la semana que pasó y fue excarcelado el martes último, el agente penitenciario está acusado del delito de cohecho activo, sospechado también de haber recibido dinero y otro tipo de dádivas por parte de reclusos, a cambio de que estos obtuvieran mejores condiciones de detención en esa cárcel.

En la causa penal que por el caso se está instruyendo, después de que la semana pasada la Unidad 2 fuera allanada, intervienen la fiscal Viviana Beytía -actual titular de la UFI 10 departamental- y el Dr. Lucas Moyano, este último a cargo de la Ayudantía Fiscal dedicada a investigar delitos carcelarios.

Voceros allegados a ese expediente penal identificaron al agente del SPB que ayer se negó a declarar como Emanuel Krohling, el segundo de los procesados que tiene esta investigación.

A diferencia de lo que había sucedido con el otro coimputado, el ex subjefe de Requisa de la Unidad 2 logró que le otorgaran una eximición de prisión antes de que ayer se presentara en sede judicial a esa audiencia en la que se negó a declarar.

Ese beneficio bajo “caución real”, es decir, tras el pago de una fianza, le había sido otorgado por el juez de Garantías Carlos Villamarín.

Ese mismo funcionario judicial fue quien había dado lugar al allanamiento que el jueves de la semana pasada se hizo en el penal ubicado en la localidad de Sierra Chica.

Durante ese procedimiento, encabezado por la fiscal Beytia y el ayudante Fiscal Moyano, efectivos policiales de la DDI incautaron diferentes elementos considerados de interés para la investigación que se está llevando adelante.

Además, en el marco de ese allanamiento que se extendió por más de ocho horas, ese mismo jueves fue detenido Roberto Carlos Paiz, que era jefe de la Sección Vigilancia y Tratamiento del penal.

Al día siguiente de la detención, Paiz también había sido indagado por la fiscal Beytía y se negó a declarar.

Representado por el abogado Sergio Roldán, su defensor había solicitado que lo excarcelen, medida que se hizo efectiva anteayer, después de que desde el jueves último el agente penitenciario permaneciera privado de la libertad en diferentes lugares, entre ellos la Unidad 7 de Azul.

Paiz también, después de que fuera rechazado un habeas corpus en su favor para que fuera excarcelado, quedó en libertad “bajo caución real”, tras el depósito de una fianza cuyo valor fue de 15.000 pesos.

El día en que se produjo su detención, desde el Servicio Penitenciario Bonaerense se había informado que al ex jefe de la Sección Vigilancia y Tratamiento de la Unidad 2 “se le inició un sumario administrativo y fue separado preventivamente de sus funciones”.

Las mismas fuentes del SPB señalaron, tras ese allanamiento, que eran varios agentes penitenciarios los que estaban siendo investigados por “el presunto delito de cohecho”.

Una denuncia que semanas atrás hiciera un interno alojado en ese penal fue lo que dio lugar al inicio del sumario penal.

Uno de los presos sospechados de haberle pagado a los guardias para obtener mejoras en sus condiciones de detención es un histórico jefe de la barra brava del club Los Andes. Llamado José Anacleto Paz Ponce, está preso por un asesinato.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *