El Tiempo - El diario de Azul
Temas de Interés: #JUICIOSXJURADOS

Azul 21º

Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram Seguinos en YouTube
El Tiempo - El Diario de Azul

Temas de Interés: #JUICIOSXJURADOS
25-11-2019

De mujeres, representatividad política, simbolismo político, caídas y golpes

El suceso sobre una declaración de Rita Segato para un medio feminista de La Paz provocó reacciones inusitadas no sólo entre las feministas sino con voces acuerpadas en movimientos indigenistas, socialismo latinoamericano, marxismo y los infaltables hombres individuales dando lecciones en su mansplaining permanente para el aplauso del coro de cofrades.


Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Clase, sexo... y raza. Feminismo situado para trascender el fascismo de las facciones antagónicas.

A la larga discusión de si nos oprime más el capitalismo o nos somete más el patriarcado, hace un tiempo que le venimos incluyendo el campo de la colonialidad detrás del concepto de “raza”, porque ni siquiera podemos en la actualidad, los y las latinoamericanes, con autonomía de la metrópolis de turno, decidir qué comprar, producir, música escuchar, películas ver, libros leer... ni siquiera en qué idioma hablar sin autorización de la RAE. Por eso, el feminismo no es “el” sino “los” feminismos que se van delineando en la interseccionalidad de estos campos y otros muchos, en los cuales materializamos las luchas y la producción intelectual. 

Sin embargo, un gran movimiento que podríamos pensar como diverso y plural unido en una lucha común, se atomiza en facciones clasistas, biologicistas, transfeministas, originarias, indígenas, liberales, posmodernistas, queer, postfeministas, regulacionistas, abolicionistas... entre otras, cuya variedad de intereses cobra relevancia y exige primacía, casualmente, cuando alguna de nosotras se expresa contradiciendo alguno o varios de esos intereses vividos como opuestos irreconciliables, mediante un sentir y una racionalidad típicos de un antagonismo de tipo fascistoide.

Parece ser que jamás podremos decir algo que represente a todas, siempre falta un sujeto, un elemento, una perspectiva, un concepto a deconstruir, lo que sea; y se exige con violencia autocrítica y humildad a “las otras”, mujeres, por sobre todas las cosas. Mientras nosostras nos carroñamos, el patriarcado nos observa, toma su porción de la presa, y se afirma en la corporalidad, voluntad y racionalidad masculina, siempre a salvo de la interpelación de sus congéneres en exigencias de autocrítica, empatía y deconstrucción ideológica y práctica. Y caemos todas -y todes- un poco más abajo.

Desde el feminismo interseccional proponemos feminismos situados en el campo social, histórico y político, entendiéndolo como un entrecruce de varios vectores en el que se dimensionan la realidad histórica y material latinoamericana, regional y global, pero haciendo pie en la localidad, su universo simbólico y sus modos de producción de sentidos.

¿Por qué se dispara contra Segato? 

Seguramente no haya una única razón y es posible que esta explicación no alcance, pero no podemos no preguntarnos acerca de la violencia que se ha desatado contra Rita Segato en estos días. Desde aquí podemos ver que no alcanza con ser feminista y discutir cuestiones de agenda inmediata o de procesos sociales históricos de las mujeres, sino que el campo de la política y lo político están ambos atravesados por las visiones feministas. Y esas visiones también están sustentadas por un contenido ético.

Rita Segato es una de las primeras feministas académicas en hablar de feminismo decolonial, trayendo la conquista y la raza como un factor político siempre presente en sus escritos y disertaciones;  y, por ende, se esperaba de ella una enfática, clara y concisa condena al golpe dado contra Evo en esa brevísima opinión. La que, debemos recordar, no fue dada a Infobae sino a un medio afín al parlamento de mujeres convocado por el grupo “Mujeres creando”, liderados todos (medio, grupo  y parlamento) por la opositora al Moralismo María Galindo y que fuera viralizada, perdiendo contextualidad y siendo su lectura mediada por otras formas cultuales, otros universos simbólicos y otros lenguajes. 

Y el sustrato ético de la opinión de Segato, tal vez haya sido el de una ética de la convicción, percibida como más pertinente en ese contexto de situación; en lugar de una ética de la responsabilidad, adecuada al contexto internacional que habilitan las redes sociales y el fenómeno de viralización de la información, en el que vemos en primer plano a una Latinoamérica enardecida, encerrada por el imperio nuevamente con la misma modalidad golpista que ya conocemos de los fogoneros internos, civiles, bregando en cada Estado por ser incluidos en el lado de los vencedores.   

Cuesta ver, entonces, que pocas voces feministas hayan hecho eco de la propuesta de Segato de comenzar a delinear una politicidad en clave femenina, alejada de lo que ella denomina binarismo refiriendo a la guerra fría; el que interpreto desde aquí más bien como las dicotomías jerarquizadas típicas del androcentrismo en sus diversas formas: tanto lucha clasista como supremacía de género, racial, territorial o lo que fuere pueda establecer un bando vencedor y hegemónico y otro vencido y subalternizado: el de los buenos y el de los malos.  

Santa Rita

Pareciera ser que no podemos despegar -las feministas tampoco- de ciertas formas de caudillaje político, que también caemos en una suerte de caudillaje intelectual, donde tan difícil es disentir sobre algún punto particular reservándonos la libertad de aceptar, respetar y acuerpar a la obra, la persona, la luchadora. 

Difícil es, desde la obediencia de caudillismo moviéndose desde la lógica del antagonismo, permitirnos disentir desde el afecto también; no concordar en un punto -que me aparece como poco claro por lo escueto- que tenemos que, obligadamente, destrozar la obra entera e inhabilitar a la persona misma en una suerte de acto emancipatorio, de magnicidio, de ese “matar a la madre” propio del paso a la adultez y conquistador de la autonomía política e ideológica para poder pararnos en el lado puro y vencedor de la academia. Porque la postura antagónica sería optar por acatar todo lo que “mamá” dice, obedientes, en el mismo momento en que lo dice, para mantener su autoridad doméstica a salvo junto con su persona. 

Y así seguimos cayendo en el caudillismo, en el binarismo, en la dicotomía jerarquizada, y nos vamos alejando del ejercicio emancipatorio, libertario, del pensamiento. No podemos tolerar los grises ni menos los multicolores, todo debe ser blanco o negro. Rita también, atrapada en la encrucijada de ser santa Rita que nos da y no nos quita, o la endemoniada traidora al feminismo y las mujeres indígenas.

Pues bien, en lo personal, que quede claro lo siguiente: Rita es una persona, una académica y una luchadora que admiro, respeto y a cuyo pensamiento adhiero, y los dichos en la radio paceña deben ser circunscritos allí, que tendrán un sentido de interpretación que desde aquí no puede apreciarse en consonancia sobre el resto de la obra y por ello impide acompañarlos. Segato no es golpista, no ampara un golpe de Estado y no duda en calificar como tal las acciones en Bolivia, en los hechos concretos lo demuestra. Es que Rita es, también, símbolo de la lucha feminista decolonial en la academia. 

Dimensión simbólica de lo político, en la política. El símbolo del obrero, la yegua, el indio.

Ahora bien, ¿por qué algunes insistimos en sostener la figura de Evo Morales, más allá de los desaciertos de sus gobiernos? Con el comienzo del nuevo siglo, Latinoamérica dio un giro no a la izquierda sino hacia el lado del pueblo con el surgimiento de los gobiernos populistas de alta representatividad entre los sectores subalternizados. Y esos gobiernos populistas se aglutinaron alrededor de una única figura representativa, tomemos tres ejemplos: el obrero en Brasil; la mujer de clase baja ascendida, bella, culta, indómita y adorada en Argentina; y el indígena aymara en Bolivia. 

No sería lógico recortar el campo simbólico del análisis político por lo grotesco y constante -perenne, podríamos decir- del odio clasista, misógino y racista (o la mezcla de todos ellos) presente en la “otra” enorme parte de la población que, lejos del populus, se siente representada tras el símbolo de las aristocracias vernáculas fundadoras de las “patrias” de una pretendida nueva Europa de supremacía blanca, libre del hedor de América.

He expresado ya, como bien señalaba en una conversación citando a Max Weber el colega Mauro Benente, que si fundamos en alguna ética nuestras acciones políticas, las mismas se basen en una ética de la responsabilidad más que en la ética de la convicción. Porque entendemos que es una responsabilidad política el sostener la representatividad popular -fundante de la autoridad en cuanto depositaria de la confianza popular representada- mientras andamos por el difícil camino de la emancipación de los pueblos, proceso largo si los hay. Y, por tanto, que esa representatividad popular se sostiene también a través de la confianza en lo representado por el símbolo, porque en estos casos, detrás del símbolo caerá todo lo representado. Y esta caída no será en un plano discursivo sino en lo real y concreto. Detrás del caudillo, cae la montonera. Detrás de Evo y la Wiphala, caen los indígenas, caen los pueblos originarios, caen las cholas, caen los niños y las niñas, caen las mujeres, caen los trabajadores, caen lxs estudiantes, caen lxs pobres.

Por otro lado, no podemos dejar de plantear que resulta inquietante tener que pensar las lógicas del proceso de conquista americana y sus secuelas actuales en el lenguaje del conquistador.  Tener que recurrir a Weber, por ejemplo careciendo de conceptos, métodos, matrices de pensamiento originarias es una dificultad que ancla fuerte en toda la academia que debe recurrir a categorías y a sentidos construidos desde la matriz del conquistador: hasta la incorporación de términos de las lenguas originarias son mediadas por el sentido común español. Es por ello que, también, resalto el permanente aporte de Rita Segato quien, a través de la observación etnográfica, ha podido habilitar nuevos conceptos para pensarnos y construirnos desde una lógica diferente de decolonialidad. 

La politicidad desde una visión feminista. Las mujeres en nuestro laberinto.

¿Podríamos hablar de una matriz de pensamiento feminista? Quizás no desde la visión eurocéntrica del movimiento feminista. Pero desde una perspectiva amplia nuestramericana, podríamos aproximarnos a la realidad libres de ese planteo dicotómico jerarquizado, donde hay cabida para la diversidad radical como un nuevo paradigma. 

Porque, por más leyes de cupo que existan, si no somos capaces de cambiar las formas de hacer política, si no comprendemos que hay lógicas de silenciamiento e interdicción hacia las mujeres y hacia las personas feministas en los modos cotidianos de la política, difícilmente logremos un cambio social que resulte sustancialmente transformador.

Podemos encontrar líneas comunes que llevan hasta este silenciamiento público de las mujeres, ese binarismo en la política expresado por Segato, y el machismo del mundo dicotómico que señalábamos, porque ambas visiones se anudan ideológicamente en la construcción de un otro como enemigo, en la concepción de la política como antagonismo irreconciliable, aplicable siempre y en todo lugar. 

Claro está que en tiempos de vida o muerte no hay demasiada cabida para una tercera opción, pero en otros momentos, sí cabe la reflexión abierta y libre, sobre todo a la hora de explicar las razones y procesos que llevan al avance de la derecha en sus modalidades más asesinas sobre nuestro continente y región sur del mismo y a la violencia fascista dentro del movimiento feminista. Porque entre esas razones y procesos debemos afrontar los propios del populismo y de las izquierdas latinoamericanas y asumir sus distintos estadios y pequeños procesos incidentales y marginales que cobran relevancia según cambian las circunstancias, y cuestiones residuales que se dejaron crecer por haber quedado a la intemperie en la propia dinámica del conflicto social y que merecen consideración futura para la previsión de graves consecuencias para los pueblos.

Y este análisis no es una tarea grata desde la mirada egoica de la lógica patriarcal dicotómica, pero sí constituye un enorme ejercicio de libertad, de democracia y de transformación al que las mujeres estamos acostumbradas ya en los intercambios de tipo asamblearios-encuentreros.

Para finalizar, quiero proponer la visión de la “política agonista” de Chantal Mouffe entendida en un sentido de colaboración mutua, tejida con la visión de la diferencia radical, la pluralidad radical de Rita Segato como dos lineamientos de una matriz de pensamiento para la politicidad feminista en la que resulte como firme trama el compromiso presente y futuro con toda la humanidad. 

Quizás la salida del laberinto no sea por un único hilo sino por tejiendo en comunidad la múltiple trama del telar ancestral.

Moira Goldenhörn

Abogada, PG en Cultura y Comunicación

Docente-investigadora

Maestranda en Cs.Sociales y Humanidades

 


Alarsol Mobile


Alarsol Desktop

Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Dejanos tus comentarios


HOTEL EMPERADOR MOBILE
HOTEL EMPERADOR PC
ROAS PC
ROAS MOBILE
Tentaciones Desktop
Neumáticos Arena Desktop
Neumáticos Arena Mobile
IMAC PC
LA CASAS DE LA BOMBA DE AGUA
Solisan Desktop
CÁMARA DE DIPUTADOS DESKTOP
Electro Respuestos Desktop
REHAB PC
PARRILLA 307 PC
OSDE PC

Tapa Impresa

Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 12 de Diciembre de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 11 de Diciembre de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 10 de Diciembre de 2019
Borghi PC
Physis
RCA Desktop
CASINO TANDIL PC
GUÍA DE PROFESIONALES MÉDICOS
Efemérides de Hoy

Pasó un 13 de Diciembre

2014

Se realiza la I Regata Copa “Aníbal Pinochi”, en homenaje a quien tanto hiciera por el canotaje en nuestra ciudad.

2010

El intendente Duclós y el secretario de Cultura, Educación y Turismo Luis Lafosse, presentan la guía turística móvil de Azul, un servicio para ser utilizado a través de la telefonía celular. Para la puesta en funcionamiento el municipio invierte 8 mil pesos.

2010

El intendente municipal doctor Omar Duclós inaugura 11 cuadras de pavimento en la calle Jujuy.

2009

En la Iglesia Catedral se inaugura el Museo de Arte Sacro “Monseñor César Antonio Cáneva”.

2000

Fallece en General Belgrano el padre presbítero Enrique Paoletti, a los 90 años. Fue el primer cura párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de nuestra ciudad.

1992

Cierra la Casa Messineo y Lapérgola, sastrería y venta de artículos de vestir para hombres. Abre sus puertas el 28 de enero de 1951, en San Martín 531.

1990

El municipio recibe de parte de la Cooperativa El Hogar Obrero las nuevas instalaciones de Avenida 25 de Mayo 619, en donde pasa a funcionar la Dirección de Deportes y Turismo.

1984

El rector de la Universidad Nacional del Centro, doctor Juan Carlos Pugliese (h) anuncia que en el presupuesto de 1985 esta prevista la construcción de la sede apropia de la Facultad de Agronomía.

1984

Se inaugura la imagen del Cristo Redentor puesta sobre la cruz exterior de la Capilla Santa Lucía, en Mujica y Maipú.

1977

Se inaugura la Capilla Santa Lucía, en Avenida Mujica y Maipú, construcción impulsada por el intendente Francisco Toscano. Bendicen el tempo el padre Isidro Omar Marchueta y el obispo monseñor Manuel Marengo.

1967

Se instala en Azul para formar parte de la Guarnición Militar, el Regimiento 10 de Caballería Tiradores Blindados “Húsares de Pueyrredón”.

1940

Fallece el decano del periodismo local Paulino López Ocón.

1938

Se funda el Club Social, con sede social en Yrigoyen 478. Es su primer presidente Tito Saubidet Gache.

Tentaciones Mobile
CEAL PC Y MOBILE
OSDE MOBILE
DEPORTES MOBILE