El Tiempo - El diario de Azul
Temas de Interés:

Azul

Seguinos Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram Seguinos en YouTube
El Tiempo - El diario de Azul

Temas de Interés:
03-06-2019

Ni Una Menos

Este 3J, el país se vuelve a organizar para visibilizar la gravedad de los femicidios en nuestro país

Entre “no todos los hombres” y “a mí no me pasó” se teje la trama de la invisibilización de la violencia contra las mujeres.


Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Por Moira Goldenhörn (*)

Hablar de femicidios es, muchas veces, mostrar una estadística. Números que, en el mejor de los casos, nos hagan pensar que esto no está bien y que “alguien tiene que hacer algo”. Seguidamente, se pasa la página del diario, del blog o la red social y se leen las noticias deportivas, políticas, los clasificados o las páginas de compraventa, con la conciencia tranquila de nos ser uno de los hombres que mata mujeres o una mujer muerta por su condición de tal.

Decimos que existe una trama invisible, invisibilizada en realidad, porque, para llegar a un femicidio, antes ocurrieron muchísimas situaciones de violencia, no sólo padecidas por esa mujer asesinada, sino realizadas por todo el mundo a su alrededor, por hombres y mujeres, y no fueron consideradas como tales. 

La trama invisible de la violencia se teje con silencios, indiferencias, deslegitimación de la palabra de la víctima, pactos entre varones y complicidad de algunas mujeres también. Una cultura que premia a los hombres violentos -y también a las mujeres cuando adoptan las actitudes que los hombres esperan de ellas-, es una cultura violenta; que por lógica termina en la muerte de las mujeres que no hacen lo que los hombres dicen, cuando lo dicen, tal como lo dicen. Terminan muertas las mujeres que no se quedan en su casa, pero también las que se quedan y hacen algo “mal”. Terminan muertas las mujeres madres junto a sus hijos victimizados, pero también las que no quieren ser madres y mueren en abortos clandestinos, y las que quieren parir y por iatrogenia o desidia médica mueren o entierran a sus hijos. Terminan muertas las mujeres que no se avienen a aceptar todas las propuestas sexuales que se les hacen, pero también las mujeres que proponen; las adolescentes que van a la escuela, y también las que la abandonaron.

Ocurre que, a cada momento, nuestro hacer o no hacer se vuelve excusa para que los hombres “se pongan” en actitud de matarnos. Algunos en forma directa, otros mediante la complicidad, el silencio o la indiferencia obligada del tan argentino “no te metás”. Algunos nos matan, otros dicen que estuvo bien, otros que era algo inevitable por tanta provocación, otros que fue exclusiva culpa de la muerta, otros de la madre que no la cuidó, otros de nadie porque “fue accidental” o “al pobre tipo se le fue la mano”, o simplemente “Fulanita apareció muerta”. 

En lo que va del año han matado a más de 150 mujeres sus parejas, exparejas o agresores sexuales al voleo; ocho mujeres murieron en los registros de 2019 por abortos clandestinos y 32 mujeres trans o travestis. No hay cifras aún de víctimas secundarias de femicidios: hijes, mapadres, otros familiares o amigas asesinadas criminis causae, simplemente porque para la ley y la jurisprudencia mayoritaria no hay conexión entre estos asesinatos y los femicidios.

Seamos conscientes como sociedad que, para llegar a un femicidio, en la mayoría de los casos, antes hubo otra agresión naturalizada por la víctima y el entorno, una denuncia no tomada, una medida de protección denegada, un incumplimiento de medida perimetral sin sanción, un botón de pánico que faltó, un juez que no lo creyó tan malo como para merecer una prisión preventiva, otro que le vio buena conducta dentro del penal y varios periodistas sosteniendo que la culpa por “aparecer muertas” es de las chicas que salen a bailar y de las mujeres que toman años en denunciar.

Porque en los femicidios, existe una cadena de responsabilidades que toma escala social, que deja de ser cadena para convertirse en un entramado estructural, permitiendo así que los crímenes y otros delitos basados en el género ocurran, y eso es lo que denunciamos cada #3J desde Ni Una Menos.

No se trata de una cuestión particular de unos pocos hombres que, padeciendo trastornos mentales, violentan y asesinan mujeres. Es un problema social, que proviene de la misma socialización de los varones, así lo ha estudiado, entre otras personas, la antropóloga argentina Rita Segato en sus “Estructuras Elementales de la Violencia” donde denuncia este entramado estructural que surge desde los pequeños espacios domésticos alimentados por la violencia naturalizada y en “La Guerra Contra las Mujeres” explica lo que ella llama “el mandato de masculinidad” que exige a los hombres que, para ser considerados tales, den prueba de su hombría mediante el ejercicio de la violencia disciplinadora de las mujeres y el cultivo de la indiferencia hacia su sufrimiento. 

El #3J es un llamado a la sociedad, hecho por mujeres autoconvocadas, sin banderas políticas (aunque el feminismo no está exento de oportunistas), trascendiendo las diferencias existenciales y unidas en lo esencial del feminismo: cambiar el modo violento impuesto por el patriarcado para relacionarnos los seres humanos por el de la sororidad. Nos vemos en la plaza.

(*) Abogada, maestranda en Cs. Sociales y Humanidades
Docente-investigadora.





Ryd Sorteo


Maxi Promo

Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Dejanos tus comentarios


TIENDA LA GOLONDRINA DESKTOP PREVIA A MAS LEIDAS
Neumáticos Arena Desktop
Neumáticos Arena Mobile
CÁMARA DE DIPUTADOS DESKTOP
BIN BAIRES DESKTOP 300X250 PREVIA A TAPA
Electro Respuestos
IMAC PC
REHAB PC
PARRILLA 307 PC
OSDE PC

Tapa Impresa

Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 19 de Junio de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 18 de Junio de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 16 de Junio de 2019
AG SWEATERS PC
CASINO TANDIL PC
GUÍA DE PROFESIONALES MÉDICOS
CREDITOS MASSI PC
Efemérides de Hoy

Pasó un 20 de Junio

2017

El Museo de Ciencias Naturales de La Plata restituye restos de integrantes de la comunidad pampa a miembros de la Comunidad Cacique de las pampas “Cirpiano Catriel

2012

El azuleño Matías Almeyda, ejerciendo la dirección técnica del primer equipo de River Plate de Capital Federal, logra el ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino.

1980

En San Martín 969 inaugura su local comercial Dalton S.R.L, dedicado a la venta de motocicletas Suzuki.

1970

Fallece en nuestra ciudad Pedro Borghi López

1960

Se funda la Comisión de Fomento Plaza Belgrano. Es su primer presidente el señor Epifanio Bongiorno.

1959

Se realiza en el Hospital de Niños la primera intervención quirúrgica con anestesia por hipnosis.

1959

Se inaugura la Escuela Nacional de Bellas Artes

1959

Se presenta en Azul el equipo de Rampla Juniors de Montevideo

1947

Se inaugura el mástil de la Escuela Nº 8,

1947

Cartelera de cines

1940

Se inaugura en Burgos 645 Foto Óptica Schmidt

1935

Se funda en Chillar el Club Atlético Huracán, nombre que recibe a poco de esta fecha, pues su nombre primigenio fue Vélez Sarsfield.

CEAL PC Y MOBILE
DAVILA ABOGADOS
CASINO MOBILE
Zubelzu Mobile
OSDE MOBILE
asasaas