El Tiempo - El diario de Azul
Temas de Interés:

Azul

Seguinos Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram Seguinos en YouTube
El Tiempo - El diario de Azul

Temas de Interés:
11-08-2019

Las mujeres en las elecciones

De cupos, representatividad y feminismo, ¿qué esperamos para el domingo y qué hemos construido?


Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Por Moira Goldenhörn (*)

Al menos desde la lucha de Olympe de Gouges en tiempos de la Revolución Francesa, las mujeres venimos bregando por el disfrute de un efectivo status de ciudadanas y nuestra participación política, para representar los intereses de la mitad de la población. Sin embargo, parece ser que estuviéramos destinadas, al igual que ella, a perder la cabeza en esta causa.

Porque, pese a las disposiciones legales, luego de su flagrante incumplimiento a lo largo y ancho del país en las listas en 2017, cuando en muchísimos casos no fue respetado el cupo femenino ni tampoco reconocida la representatividad de mujeres de gran trayectoria política, el pasado mes de Junio la consigna #FeministasEnLasListas copó las redes y logró, entre otras, la candidatura de Dora Barrancos, socióloga ex directora del CONICET. En segundo lugar de su lista, claro.

A poco más de un año en que la multitudinaria marea verde comenzara a arrasar impetuosamente el espacio público, en el reconocimiento institucional partidario tenemos un resultado de sequía: sólo una precandidata mujer a la presidencia de la nación, y dos a la gobernación de Buenos Aires; y en el mismo territorios, una sola mujer encabeza las listas a diputados nacionales y una, también, a senadores. En lo que respecta a las intendencias de la provincia de Buenos Aires, solamente 24 mujeres disputan intendencias en las PASO, siendo el FIT, Consenso Federal y Juntos por el Cambio quienes apuestan mayoritariamente a la conducción comunal femenina, entre las cuales, además, hay muy pocas referentas feministas. Porque no, no basta con ser mujer para ser feminista ni para representar los intereses de las mujeres. Porque ha ocurrido que los mismos dispositivos de discriminación positiva en favor de las mujeres (cupos electorales, por ejemplo), se han vuelto en contra de nosotras mismas al receptar sanas hijas del patriarcado en espacios de decisión que se suponía debían llevar la agenda de mujeres al ruedo político; aunque con honrosas excepciones, claro está.

Así las cosas, las feministas no esperamos solamente ver mujeres encabezar las listas, también esperamos que esas mujeres sean feministas y hagan lugar a nuestros reclamos de décadas, que se cumpla el cupo femenino y que exista representatividad femenina en los gabinetes de los estamentos del Estado en los juzgados, para, fundamentalmente, lograr el establecimiento de políticas públicas feministas; sea mujer, varón o de otra identidad quien ejecute las funciones del Estado de las cuales éstas dependan.

Las feministas queremos visibilizar que, a esta altura del debate político, resulta poco agradable el tener que estar bregando por nuestro reconocimiento como sujetas iguales a los hombres en los derechos políticos, y que este reconocimiento se traduzca en puntos elementales, como ser la legitimidad y atención de nuestros reclamos de protección estatal como reales, urgentes y contundentes en un contexto de violencia sin precedentes: una mujer muerta cada 29 horas y en la efectivización de nuestro derecho a trabajar con las mismas oportunidades que los hombres, sobre todo en espacios de toma de decisiones; entre otras cuestiones que incluso llevan a un nivel aún más básico al vernos imposibilitadas de decidir sobre nuestros propios cuerpos y procesos reproductivos no sólo en el tema de la anticoncepción y aborto sino también en las licencias de maternidad y paternidad equitativas y suficientes, el respeto en los partos, en la facilitación de la lactancia materna y en la existencia de espacios de cuidado infantil en casas de estudios y laborales cuando decidimos ser madres.

Digamos entonces que, pese a ser más de la mitad de la población las mujeres y tres siglos de lucha que arrojó numerosas normas nacionales e internacionales en pos de la equidad, aún se nos sigue alejando de los espacios de toma de decisión y privando de participación en los temas que nos incumben. Porque esta cuestión excede el ámbito de las políticas públicas administrativas, toda vez que nos invisibilizan e impiden ser parte equitativa también en las resoluciones y otras prácticas judiciales (peritos/as, abogados/as, fiscales/as, jueces/zas sin perspectiva de género en sus disposiciones), en las académicas (frecuentemente vemos congresos de médicos -hombres- que nos enseñan a parir y amamantar), empresariales (escuchamos muchas veces que las mujeres jefas son “complicadas”) y en el imaginario popular que sustenta con sus estereotipos de género las otras formas de ejercicio del poder patriarcal (las mujeres somos inestables, las mujeres somos chismosas, las mujeres somos malas, las mujeres somos las peores enemigas de las mujeres, etc.). Y así, las mujeres vamos perdiendo la voz y la decisión en todos los ámbitos públicos en los que desarrollamos nuestra vida, por el juego de poder patriarcal, pero también por auto-discriminación, porque nos gana por cansancio y nos relegamos a los segundos, terceros y también últimos puestos y lugares.

Y así, en este juego de poder que es la política, tan amplia que excede lo meramente partidario, mientras las mujeres seguimos discutiendo sobre la ontología de nuestro ser, dividiéndonos en pequeñas facciones feministas determinadas por la construcción lingüística en abstracto, el patriarcapitalismo hace mella en donde más daño es capaz de hacer desde siempre: nuestros cuerpos sexuados, nuestras economías y nuestras crías.

Esta semana instamos a tener presente que la política feminista se juega todos los días, más allá de las PASO, y que es nuestro deber como ciudadanas unirnos para el logro de los reclamos que la agenda feminista viene planteando hace siglos con la cabeza alta: libertad real, igualdad material y sororidad.

(*) Abogada feminista, docente-investigadora, PG en Cultura y Comunicación, Maestranda en Cs.Sociales y Humanidades.






Ryd Sorteo


Maxi Promo

Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Dejanos tus comentarios


Tentaciones Desktop
TIENDA LA GOLONDRINA DESKTOP PREVIA A MAS LEIDAS
Neumáticos Arena Desktop
Neumáticos Arena Mobile
IMAC PC
Solisan Desktop
CÁMARA DE DIPUTADOS DESKTOP
BIN BAIRES DESKTOP 300X250 PREVIA A TAPA
Electro Respuestos Desktop
REHAB PC
PARRILLA 307 PC
OSDE PC

Tapa Impresa

Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 25 de Agosto de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 24 de Agosto de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 23 de Agosto de 2019
RCA Desktop
AG SWEATERS PC
CASINO TANDIL PC
GUÍA DE PROFESIONALES MÉDICOS
CREDITOS MASSI PC
Tentaciones Mobile
CEAL PC Y MOBILE
DAVILA ABOGADOS
CASINO MOBILE
Neumáticos Arena Mobile
OSDE MOBILE
asasaas