El Tiempo - El diario de Azul
Temas de Interés: #50AñosAlunizaje

Azul

Seguinos Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram Seguinos en YouTube
El Tiempo - El diario de Azul

Temas de Interés: #50AñosAlunizaje
16-05-2019

Semana mundial del parto respetado. Respetemos la decisión.

En la semana del parto respetado y del mes de lucha por la legalización del aborto, ponemos de manifiesto la necesidad de respetar la decisión femenina sobre la maternidad.


Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Moira Goldenhörn

Abogada, Maestranda en Cs.Sociales y Humanidades

Docente-Investigadora y mamá de dos.

Del 13 al 20 de Mayo se realizan numerosas actividades en el mundo referidas al parto respetado. En nuestro país, dichas jornadas de lucha anteceden a la presentación de un nuevo proyecto de ley para la legalización del aborto. ¿Cómo puede ser que las mujeres exijamos respeto, contención y amor a la hora de parir, y también respeto, contención y un marco de adecuada salubridad a la hora de elegir interrumpir un embarazo? ¿Las mujeres queremos ser madres o no?

Desde el feminismo radical, la respuesta es bien simple, pero no por ello poco compleja: la maternidad es una elección personal, no un destino inevitable, una obligación ineludible, ni una condena social.

Decimos que es simple porque depende de la elección de la mujer ser madre en el momento que lo decide oportuno y adecuado en su proyecto vital. Pero, a su vez, decimos que es una cuestión muy compleja porque culturalmente estamos condicionadas las mujeres a entender que nuestro único proyecto vital, posible e ineludible, es la maternidad. En otros términos, la cultura patriarcal y capitalista nos dice desde que nacemos que las mujeres hemos nacido para ser madres. Solamente para ser madres.

¿Qué sucede cuando las mujeres que no podemos ser madres? Somos condenadas socialmente “a no realizarnos como mujeres”, incluso las hembras animales no escapan de su condición vital y son calificadas como “machorras” cuando no se preñan.

Sin embargo, cuando somos madres, las mujeres nos pasamos la vida escuchando opiniones ajenas acerca de nuestras vidas en relación con nuestras maternidades. Veamos:

¿Qué sucede cuando las mujeres decidimos encarar un embarazo sin pareja y ser madres solteras? Somos condenadas socialmente como “madres luchonas”.

¿Qué sucede cuando las mujeres queremos ser madres y tener un solo hije? Somos condenadas socialmente, no sólo nosotras por egoístas sino también nuestro hije, “porque pobrecito, se va a quedar solito”.

¿Qué sucede cuando las mujeres decidimos tener una familia numerosa? Somos condenadas socialmente si somos pobres, “porque se embarazan por el plan”.

¿Qué sucede cuando las mujeres decidimos ser madres jóvenes? Somos condenadas por “arruinarnos la juventud”.

¿Qué sucede cuando las mujeres decidimos ser madres pasando los 30 o los 40 años? Somos condenadas a “ser abuelas de los hijos” y “alterarnos en la vejez”.

Así las cosas, pareciera que lo único socialmente aceptado es ser madre entre los 25 y 30 años, estando casada, y parir al menos dos hijes.

Si esa es la referencia moral social sobre la maternidad, y según las estadísticas menos de la cuarta parte de las mujeres madres están en esa situación ideal, ¿por qué hay tanto empeño en cuestionar las elecciones personales de las mujeres respecto de la negativa a la maternidad? ¿Por qué no somos capaces de aceptar como sociedad que hay mujeres que no estamos listas para ser madres cuando aparece un embarazo imprevisto en nuestra vida? Y, paralelamente, ¿por qué negamos como sociedad el respeto y buenas prácticas obstétricas a las mujeres que elegimos parir, cualesquiera sean las circunstancias que originaron ese embarazo? ¿Por qué negamos entidad al daño padecido por las mujeres y por les bebés cuando medió violencia obstétrica y neonatal en el parto/nacimiento?

En definitiva, ¿por qué creemos, como sociedad androcéntrica y patriarcal que somos, saber más que las propias mujeres cuándo es el momento adecuado para ser madre, cuál es el propio proyecto vital de cada una y cómo encaja un hije allí, y cuánto daño se ha padecido en un parto violento? ¿Por qué negamos en pleno siglo XXI a las mujeres la autonomía reproductiva y su capacidad para valorar la cuantía del daño sufrido en los partos?

Este año se cumplen 15 años de la sanción de la ley 25.959, llamada “Ley de Parto Respetado” y diez años de su reglamentación, y aún no existen sanciones para las personas que ejercen violencia obstétrica, neonatal ni institucional con relación al embarazo, aborto, parto de hije con vida y parto de hije sin vida.

Tenemos una ley modelo en el mundo que establece y detalla las conductas que configuran la violencia obstétrica y neonatal; pero continúa normalizándose que en los centros de salud se practique “por protocolo” la invasión al cuerpo femenino gestante y parturiento; la prohibición del silencio y luz tenue en el trabajo de parto y expulsivo; el aislamiento y soledad de la mujer durante el trabajo de parto y de parto; la separación de la madre y el hije al nacer; la medicalización innecesaria y de rutina; las episiotomías de rutina; las cesáreas innecesarias; las complicaciones en madre e hije por iatrogenia; la adulteración de las historias clínicas; la negativa a la confección de estadísticas... la prohibición de movimientos libres de la madre durante el trabajo de parto; la prohibición de elegir la posición más cómoda para parir obligándose el doloroso y lento parto horizontal; la obligación de pasar el trabajo de parto y parto, además de sin acompañante, a la vista de personas desconocidas e incluso de género masculino; el trato infantilizante a la mujer; el maltrato verbal e incluso físico a la mujer; y se instaura el lobby obstétrico para la prohibición de las doulas.

Ni siquiera la ley en el marco del sistema de los Derechos Humanos es capaz de poner un freno al intervencionismo estatal y hegemonía médica sobre los cuerpos de las mujeres. No podemos parir cómo y cuándo queremos, ni podemos interrumpir embarazos cuando no podemos llevarlos adelante; no al menos sin autorización estatal y protagonismo médico en nuestras decisiones.

Es que la violencia obstétrica y sus secuelas continúan siendo invisibles hasta para les profesionales de la salud mental, quienes confunden los síntomas del puerperio, la depresión post parto y el stress post traumático después de un parto violento desestimando el padecimiento materno, contribuyendo al fracaso de la lactancia y a que la vida de la reciente madre se vuelva tan difícil que en algunos casos puede llegar al suicidio.

En esta semana mundial del parto respetado podemos contribuir especialmente al cuidado y protección de la mujer embarazada, parturienta y madre reciente visibilizando la violencia obstétrica y denunciando administrativa y mediáticamente los casos. Pero, sobre todo, podemos contribuir a la construcción del cambio de conciencia colectiva al empatizar con su sentir, dándole lugar a sus preferencias a la hora del parto generando un clima de confianza, intimidad y amor, y contribuyendo con su descanso y bienestar durante el período de lactancia exclusiva de su hije. Porque, como dijo hace décadas el obstetra francés Michel Odent, “para cambiar el mundo, hay que cambiar la forma de nacer”.


DUCLOS | DESKTOP

DUCLOS | MOBILE

HERNAN B | MOBILE

HERNAN B | DESKTOP




Ryd Sorteo


Maxi Promo

Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Dejanos tus comentarios


50 años LUNA
Tentaciones Desktop
TIENDA LA GOLONDRINA DESKTOP PREVIA A MAS LEIDAS
Neumáticos Arena Desktop
Neumáticos Arena Mobile
Solisan Desktop
CÁMARA DE DIPUTADOS DESKTOP
BIN BAIRES DESKTOP 300X250 PREVIA A TAPA
Electro Respuestos Desktop
IMAC PC
REHAB PC
PARRILLA 307 PC
OSDE PC

Tapa Impresa

Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 23 de Julio de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 21 de Julio de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 20 de Julio de 2019
RCA Desktop
AG SWEATERS PC
CASINO TANDIL PC
GUÍA DE PROFESIONALES MÉDICOS
CREDITOS MASSI PC
Tentaciones Mobile
CEAL PC Y MOBILE
DAVILA ABOGADOS
CASINO MOBILE
Neumáticos Arena Mobile
OSDE MOBILE
asasaas