Combatir el dengue

El dengue es una enfermedad viral transmitida por la picadura del mosquito Aedes Aegypti. Cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue en período agudo, adquiere el virus y se infecta, y luego al picar a otra persona le transmite esta enfermedad. El contagio sólo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o de la leche materna.

Los síntomas que presenta una persona afectada por la enfermedad pueden ser fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, la cabeza, muscular y de articulaciones. Nauseas y vómitos. Cansancio interno. Aparición de manchas en la piel. Picazón y sangrado de nariz y encías.

Ante estas señales no hay que automedicarse. No tomar aspirinas, ibuprofeno ni aplicarse inyecciones intramusculares. Lo más conveniente es consultar al médico para que evalúe al paciente, indique la medicación adecuada y determine, de ser necesario, si se requiere internación hospitalaria.

La mejor forma de prevenirlo es eliminar todos los criaderos de mosquitos, evitando su reproducción. Aedes Aegypti es una especie de mosquito intradomiciliario, que convive con el hombre y necesita recipientes que contengan  o puedan contener agua para su reproducción, ya que en el ciclo reproductivo incluye una etapa en agua.

Como no existen vacunas que prevengan el dengue, ni medicamentos específicos que lo curen, la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contienen agua, tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.

En esta ciudad, una zanja que existe en la calle Las Flores cerca de Mujica podría ser un criadero de mosquitos, sin que la municipalidad haya intervenido para evitarlo sabiendo la existencia de niños menores que habitan en la zona.

Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría no son de utilidad, por lo tanto deben ser eliminados. Si no pueden eliminarse porque se usan permanentemente deben evitarse que acumulen agua, dándolos vuelta, vaciándolos permanentemente.

Las aplicaciones aéreas de insecticidas y las fumigaciones no son suficientes para eliminarlos. La aplicación de insecticidas es una medida destinada a eliminar a los mosquitos adultos que pueden transmitir el dengue. Su implementación debe ser evaluada por las autoridades sanitarias, ya que sólo es recomendable en momentos de emergencia.-

Para prevenir la enfermedad hay que evitar arrojar recipientes o basura en lugares como patios, terrazas, calles y baldíos, en los que pueda acumularse agua. Mantener los patios y jardines desmalezados y destapando desagües de lluvias de los techos. Eliminando el agua de los hueco de árboles, rocas, y rellenando huecos de tapias y paredes donde puede juntarse agua de lluvia. Enterrando o eliminando todo tipo de basura o recipientes inservibles. Ordenando los recipientes útiles que puedan acumular agua, poniéndolos boca abajo o colocándoles una tapa. Manteniendo limpias, cloradas o vacías las piletas de natación fuera de la temporada-

En la República Argentina y en la provincia de Buenos Aires se confirmaron casos de dengue en la población por eso hay que intensificar las tareas de prevención para evitar que la enfermedad que hace estragos en países limítrofes se propague en Argentina.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *