COMPLICADA SITUACIÓN EN CACHARÍ

“Como ciudadana, no puedo seguir esperando y esperando, y ver cómo seguimos perdiendo”

Lo dijo la ex concejal y vecina de Cacharí, Nancy Elichiri, al hablar con este diario ayer sobre dos de las tantas problemáticas que vive esa localidad. Por un lado, señaló que el servicio de transporte para los jóvenes que cursan carreras terciarias no está garantizado hoy por hoy, lo que dejaría a muchos de ellos sin la posibilidad de seguir sus estudios. Y por otro, hizo referencia a la situación del Hospital Casellas Solá, donde se han perdido especialidades como ginecología, cardiología, traumatología, entre otras, y está a punto de comenzar un éxodo del personal de enfermería. 

Según indicó Nancy Elichiri, el Hospital de Cacharí ha perdido muchas especialidades y corre el riesgo de ahora perder personal de enfermería. La ex concejal Nancy Elichiri mostró su preocupación por la falta de soluciones a problemáticas concretas de Cacharí. ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
Según indicó Nancy Elichiri, el Hospital de Cacharí ha perdido muchas especialidades y corre el riesgo de ahora perder personal de enfermería.

La situación en el Hospital Casellas Solá de Cacharí y el corte, al menos hasta el día de hoy, del servicio de transporte para estudiantes de esa localidad, fueron los dos temas de los que habló ayer con este diario la ex concejal Nancy Elichiri. Su intención es hacer pública su preocupación por la pérdida de servicios como Traumatología, Ginecología y Cardiología, como así también la posible inminente ida de personal de enfermería de ese centro de salud municipal hacia otras instituciones que les reconocen sus derechos laborales. Además, lo que implica que los estudiantes terciarios ya no cuenten con la combi para poder volver diariamente a Cacharí, luego de cursar en esta ciudad.

Y, según dijo, tanto una como otra problemática tiene su base en la falta de presupuesto. Al menos así se lo manifestaron los funcionarios con los que tomó contacto en su intento por encontrar soluciones. Pero lejos de ello, advirtió que “uno se acerca a exponer inquietudes y son todas negativas. No se ve que las cosas se quieran resolver”.

Además, hizo hincapié en la “pasividad” de los cacharienses ante la constante pérdida de “cosas que nos costó años conseguir”.

Sin traslado para los estudiantes

En un principio, Elichiri habló de la problemática con el transporte de jóvenes cacharienses que estudian en esta ciudad. Recordó que “como no hay otro medio de transporte, en 2008 se solicitó este servicio para la gente que cursa carreras terciarias o en el Centro de Formación Profesional y que, por distintas razones, no podían radicarse en Azul. La intención es que tuviesen la posibilidad de estudiar”.

Para esto, todos los años se hace una licitación y la Municipalidad solventa el servicio que consiste básicamente en llevar de regreso diariamente a los estudiantes de Azul a Cacharí. Pero este año, aún no hay novedades de la combi. Ante esto, comentó que “algunas personas se acercaron a mí porque no está en funcionamiento. Si bien algunas carreras aún no han comenzado, siempre a esta altura ya había una preinscripción, se consideraba la cantidad de asientos del servicio que se iba a contratar porque todo depende de la demanda”.

Indicó que por estas inquietudes que recibió, se acercó a la Delegación Municipal y habló con el delegado José Nicolás Cartolano “que me informó directamente que el servicio no se prestaría por falta de presupuesto”.

Advirtió que según le dijo el funcionario, los presupuestos que les presentaron los transportistas “son excesivos. Pero ante mi pregunta de si se han reunido con ellos para buscar estrategias y ver de qué manera se puede prestar este servicio, me contestó que no. La realidad es que no contemplaron de ninguna manera brindar este servicio”.

Actualmente, son alrededor de 14 los estudiantes que se quedarían sin este beneficio “y están muy preocupados porque la mayoría no sabe si van a poder seguir estudiante”.

Elichiri apuntó que durante la gestión anterior también había algunos inconvenientes, aunque nunca se dejó de contratar finalmente la combi. “Era muy difícil hacerles tomar conciencia de la importancia de este servicio y había que estar insistiendo. Ahora parece que es lo mismo, porque al día de hoy el servicio no se va a brindar”, sostuvo.

Luego, hizo especial hincapié en que “se habla tanto de la igualdad, de que todos tengan las mismas posibilidades para todo, de brindar oportunidades, pero es sólo desde lo discursivo porque en los hechos no se prioriza en este caso la educación”.

Añadió que “hay gente que quiere crecer, que ha empezado a estudiar para fijarse otras metas, pero de golpe le suspenden un servicio fundamental, porque no hay otra alternativa de transporte. La verdad que es una situación compleja”.

Consultada si más allá del delegado no presentó esta inquietud al Intendente, comentó que intentó ponerse en contacto con él pero su llamado no fue atendido. Asimismo, consignó que la concejal Manuela Arrarás, de Cacharí, “creo que también está tratando de hacer algo al respecto”.

En este punto, solicitó al gobierno municipal que priorice cuestiones como ésta que tienen que ver con la educación. “Entiendo la situación del municipio y que está todo muy difícil, pero deben priorizar algunas cosas”.

“Se han perdido muchas especialidades” en el Hospital 

En lo que hace al Hospital Dr. Casellas Solá, indicó que la situación es por demás preocupante porque “en el último tiempo se han perdido muchas especialidades y la verdad que me sorprende mucho lo pasivos que estamos ante estas cosas”, pese a que reconoció el apoyo solidario de la comunidad cuando el personal de ese centro de salud organizó una jornada para recaudar fondos.

No obstante, remarcó que “estamos teniendo un retroceso importantísimo en cuanto a lo que se había logrado, al nivel al que había llegado el Hospital” y enumeró, por ejemplo, que “ya no tenemos Ginecología. El profesional que teníamos hacía mucha prevención. Venía dos días a la semana y tenía a muchísimas personas para atenderse, lo que significaba que era una especialidad demandada”.

Hoy, ya no lo tiene porque el profesional se fue ante la realidad municipal. La misma suerte corrieron los servicios de Traumatología y Cardiología. En lo que hace a Pediatría, el médico que atendía en la Unidad Sanitaria tampoco está más. “Si bien hoy está viniendo una pediatra al Hospital, la cantidad de personas que concurren a la unidad sanitaria es bastante considerable y no tenerlo es un signo muy importante de que seguimos perdiendo cosas que a los cacharienses nos costó años conseguir”.

También lamentó la ida del médico clínico que se había instalado en Cacharí con su familia. En este sentido dijo que “todos sabemos lo que cuesta que un profesional de esa envergadura se radique en un lugar como Cacharí, pero también se fue”.

Añadió, para que no queden dudas que “en poco tiempo hemos perdido muchísimo y si no reaccionamos, seguiremos perdiendo”.

A todo esto, explicó que todas esas pérdidas se debieron a la falta de pago por parte del municipio. Puntualizó que “a algunos profesionales se les debía muchos meses. A veces se les pide colaboración, pero todo el mundo trabaja porque lo necesita”, además de que algunos de ellos fueron dados de baja cuando Bertellys dio a conocer aquella lista que dejaba a afuera a 95 trabajadores, que luego fue depurada y quedó en alrededor de 35.

“Tenía cierto optimismo”

Según comentó, el director del Hospital Diego Salvador “hace todo lo que puede, pero no está el dinero para pagar. Esta es una cuestión netamente presupuestaria”.

En lo que respecta al secretario de Salud y Desarrollo Social, Rodolfo Juárez, sólo mencionó que “creo que vino en una oportunidad en la localidad por los problemas con los ambulancieros y la falta de profesionales, pero no sé nada más”.

En este contexto, remarcó que “la actualidad está complicada. En mi despedida del Concejo Deliberante fui optimista y le manifesté a Hernán mi postura de acompañar, pero no veo un ánimo de querer revertir algunas cosas, porque por otro lado siguen nombrando funcionarios y tantas otras cosas más que pasan”.

Insistió en que “tenía cierto optimismo. Teniendo como ejemplo lo que pasamos los cuatro años anteriores, pensé que la situación se iba a manejar de otra manera”, pero por el contrario dijo que “uno se acerca a exponer inquietudes y son todas negativas. No se ve que las cosas se quieran resolver, no hay ánimo de buscar soluciones. Esa es la sensación que yo tengo”.

Por último, subrayó que “como ciudadana no puedo seguir esperando y esperando, y ver cómo seguimos perdiendo”.

 

“ES MUY SERIO LO QUE PASA”

Durante la nota con este diario, Nancy Elichiri advirtió además que en el Hospital de esa localidad se vislumbra que lo mismo que sucede con los médicos “está a punto de pasar con el personal de enfermería, porque ya está yéndose a trabajar a Rauch y Las Flores”.

En ese marco, indicó que “son jóvenes que fueron impulsados para que se formaran en la Escuela de Enfermería justamente por la falta de recursos humanos en el Hospital. En ese momento se los apoyó para que lo hicieran y hoy se están por ir porque no tienen reconocimiento de título ni de su labor como profesionales”.

Asimismo, entendió que “es muy serio lo que pasa hoy en el Hospital con los médicos. Hay mucha gente que no tiene la posibilidad de ir a otro lugar a hacerse atender” y remarcó que “me preocupa mucho la pasividad que tenemos los cacharienses dejando que todo esto pase. Es como que no tomamos dimensión de lo que va a costar todo lo que estamos perdiendo”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *