Cómo quedaron los sueldos de la planta política con el 9 por ciento de aumento 

DESPUÉS DEL ÚLTIMO ACUERDO PARITARIO

Con el incremento salarial que los gremios y el Ejecutivo acordaron para el período julio a septiembre, el intendente Hernán Bertellys pasó a tener un sueldo bruto de más de 194.000 pesos, a los que se suman más de 29.000 pesos por gastos de representación, lo que da un total de más de 223.000 pesos de sueldo bruto. El aumento también repercutió en las remuneraciones de los funcionarios, las dietas de los concejales y los haberes de la planta política del Legislativo.

El intendente Hernán Bertellys tiene un sueldo bruto de más de 223.000 pesos -sumado lo que es salario y gastos de representación-. La dieta de los concejales, por su parte, asciende a más de 48.000 pesos, también en bruto. ARCHIVO EL TIEMPO/NACHO CORREA

Escribe María Vizcay

De la Redacción de EL TIEMPO

En la continuidad de las paritarias municipales que se dio en julio, los gremios  acordaron con el Ejecutivo un 5 por ciento más de incremento salarial a partir de ese mes que se sumó a los 4 que ya habían consensuado para el período julio-septiembre.

Ese 9 por ciento total de aumento que consiguieron los trabajadores se trasladó automáticamente a los sueldos del Intendente, de sus 59 funcionarios políticos, a las dietas de los 18 concejales, a los cargos políticos del Legislativo local y también a los 5 cargos de ley.

Con la nueva suba de salarios, que se hizo efectiva el último martes, el intendente Hernán Bertellys pasó a tener un sueldo bruto de 194.376 pesos, más los gastos de representación que ascienden a 29.147 pesos. De esa manera, la remuneración bruta supera los 223.000 pesos.

En lo que a los funcionarios respecta, los haberes van desde los más de 68.000 pesos a los más de 34.000 pesos.

Asimismo, los concejales tienen una dieta bruta de más 48.000 pesos y los cargos políticos van desde los 44.000 a los 22.000 pesos.

Vale aclarar -para evitar que haya malas interpretaciones o lecturas caprichosas-, que en todos los casos se habla de sueldos en bruto, esto es sin descuentos ni bonificaciones.

El organigrama  

La estructura orgánica funcional del Ejecutivo tiene actualmente 59 cargos políticos, de acuerdo a lo que está publicado en la página web de la Municipalidad de Azul.

Hay cuatro Secretarías, siete Subsecretarías, una Secretaría Privada, dos Unidades de Asesoramiento, dos Subunidades, veinticuatro Direcciones, once Coordinaciones y tres Delegaciones. A esto se suman las tres Direcciones de los Hospitales Municipales de Azul, Chillar y Cacharí; la Dirección Administrativa de Hospital Pintos y la Vicedirección Médica de Hospital Pintos.

Así, en total suman 59 puestos políticos, además de los cinco cargos de ley -siempre fueron cuatro, pero este año se creó la Subcontaduría-. Estos cargos son de carrera dentro del organigrama municipal.

Por otra parte, de las arcas municipales también salen las dietas de los dieciocho concejales y los sueldos de los ocho cargos políticos del Concejo Deliberante.

Toda esta estructura es sin contar los asesores y esa nueva figura de “prestador autónomo” que el Ejecutivo comandando por Hernán Bertellys creó para nombrar otros cargos que no figuran como planta política, pero sus designaciones sí lo son.

El sueldo de Bertellys    

La Ley Orgánica de las Municipalidades establece en su artículo 125° que el sueldo del Intendente de una comuna como Azul, es el equivalente a 14 sueldos básicos de la  categoría inferior del escalafón administrativo municipal.

Con el último aumento que consiguieron los trabajadores en paritaria -que se traslada automáticamente al sueldo del Intendente, al de los funcionarios, a las dietas de los concejales y al haber de la planta política del Concejo-, el sueldo básico más bajo de un empleado que cumple 40 horas semanales es de 13.884 pesos.

Así, Bertellys tiene un sueldo bruto -esto es, sin descuentos- de 194.376 pesos. A esto deben sumarse los 29.147 pesos en concepto de gastos de representación, que son sin descuentos ni rendición de cuentas. El haber bruto del jefe comunal, entonces, asciende a los 223.523 pesos.

Los sueldos de los funcionarios 

En lo que hace a los sueldos de los funcionarios políticos, están determinados por la cantidad de módulos que se le asignó, por decisión política, a cada uno de ellos.

Con el 9 por ciento de aumento conseguido en la última negociación, los cuatro secretarios -Alejandro Vieyra, Rodolfo Juárez, Héctor García y Agustín Carús- y los dos responsables de las Unidades de Asesoramiento -Fabián Caro y Lucrecia Egger- tienen un sueldo bruto de 68.177 pesos, sin los descuentos y las bonificaciones que a cada uno les corresponden.

En lo que hace a los siete subsecretarios -Walter Surget, Gustavo Lorusso, Roberto Dávila, Carlos Caputo, Guillermo Giordano, Carlos Peralta y Guido Nicolás Ingrassia- y los dos responsables de las Subunidades -Ricardo Fabris y Pablo Goas Atán-, el sueldo bruto es de 52.163 pesos.

En lo que hace al secretario Privado -Rodrigo Bertellys-, el director del Hospital Pintos -Luis Hoursouripé- y los tres delegados municipales -Augusto De Luca, Horacio Chiarelli y Federico Vivarelli-, el haber bruto es de 48.526.

Le siguen las remuneraciones de los  veinticuatro directores -Horacio Prezioso, Silvina Almeyda, Daniel Galizio, Noelia Gallours Santillán, Stella López, Damián Vuotto, Hugo Herrera, Agustín Rodríguez, Dana Vena, Román Broda, Alberto Hourcade, Marisabel Romay, Fernanda Ibarra, José de Urraza, Héctor Comparato, Jorge Sarasola, Juan Barreca, Guillermina Bellocq, Ángel Olaechea, Luis Díaz, Facundo Achaga, Graciela Venezia, Mariano Gómez y Agustina Orellano- el vicedirector Médico del Hospital Pintos -Mariano Donelli- y la la directora Administrativa del mismo centro de salud -Andrea Añorga- que tienen un haber bruto de 44.102 pesos.

En lo que hace a las dos directoras de los Hospitales de Chillar y Cacharí -Mónica De María y Belén Di Cataldo, respectivamente- figuran con un sueldo bruto de 36.633 pesos.

En el caso de los once coordinadores que forman parte de la planta política de la administración comunal -Raquel Lauroua, Rodolfo Wagner, Gustavo Jalli, Juan Etchepare, Lisandro Loustau, Jessica Córdoba, Claudio Suárez, Juan Diorio, Ernesto Diorio, Martín Diab y Paolo Lamouré- son 34.648 pesos los que tienen de haber bruto.

Los concejales y los cargos políticos   

La dieta de los dieciocho concejales azuleños, al igual que el sueldo del Intendente, se establece de acuerdo a la Ley Orgánica de las Municipalidades.

En este caso se trata del artículo 92° de esa norma, que determina que en comunas que tienen hasta 18 concejales, la dieta que les corresponde es el equivalente a tres sueldos y medio básicos de la escalara salarial de los trabajadores municipales.

Haciendo los cálculos, la dieta bruta -que no contempla los descuentos ni las bonificaciones que cada uno tiene- asciende a 48.594 pesos.

En lo que a los cargos políticos del Concejo Deliberante se refiere, sus sueldos se calculan en base a los módulos que cada uno de ellos tiene asignado, de la misma manera que los funcionarios del gabinete comunal.

El secretario del Concejo -Leandro Fissina- tiene un sueldo bruto de 44.102 pesos; mientras que los dos prosecretarios -Federico Castrovinci y Federico Verger- tienen un haber bruto de 37.959 pesos.

Desde julio de este año, con el aumento del 9 por ciento que alcanzó a todos los municipales, los cinco secretarios de bloque -Juan Cruz Mirande, Maximiliano Mora, María Titto, Ignacio Gauna y Juliana Rafaelli- pasaron a tener una remuneración de 22.774 pesos en bruto.

Los cargos de ley    

En el organigrama figuran también los cargo de ley, que ahora son cinco y que son de carrera.

Así, la contadora General -Adriana Guedes- tiene un haber bruto de 68.177 pesos; la tesorera municipal -Belén Duba- y del jefe de Compras -Gustavo Fittipaldi- siguen en orden descendiente con una remuneración bruta de 57.192 pesos.

El sueldo bruto del subcontador municipal -el cargo que se creó este año dentro del organigrama municipal- es de 40.682 pesos y el del subtesorero municipal, por su parte, tiene un sueldo bruto de 34.146 pesos.

Todos estos sueldos son hasta el 30 de septiembre, ya que fue hasta ese mes se extiende el último acuerdo salarial alcanzado por los gremios y el Ejecutivo.

Ese mes se volverán a sentar para fijar la pauta para los últimos tres meses del año.

PARITARIAS Y AUMENTOS

Cabe señalar que en las paritarias de abril, los gremios habían acordado con el Ejecutivo un incremento salarial del 4 por ciento para el trimestre que va de julio a septiembre.

En esa continuidad de la paritaria, firmaron además una cláusula de revisión que establecía que en julio se volverían a sentar para analizar la marcha de la inflación.

Fue así que a los dos días de que el INDEC diera a conocer el índice inflacionario del primer semestre de este año, se reunieron y acordaron que además del 4 por ciento que ya habían obtenido, se les otorgaría a los trabajadores un 5 por ciento más para no quedar desfasados con la inflación de los seis primeros meses.

Retrotrayendo las negociaciones, los trabajadores habían conseguido un 6,33 por ciento de aumento de enero a marzo; un 4 por ciento de abril a junio con base en el valor del módulo de marzo; y otro 4 por ciento de julio a septiembre con base en el valor del módulo de junio. En julio se sumó un 5 por ciento más, lo que -de acuerdo a los cálculos del STMA- da un acumulado del 21,3 por ciento.

Ahora, volverán a sentarse en septiembre para consensuar el incremento salarial del último trimestre del año.

Todos estos aumentos se trasladaron automáticamente a toda la planta política ya que, como se ha señalado en anteriores publicaciones en las que este medio abordó el tema, el intendente Hernán Bertellys elevó un proyecto para vetar la Ordenanza que había desdoblado la escala salarial de trabajadores y funcionarios.

Esa normativa, que estuvo en vigencia por tres años, fue vetada en agosto de 2016 con la aprobación de la mayoría del Concejo Deliberante.

UN PROYECTO DESAPROBADO

En la última sesión del Concejo Deliberante, el bloque GEN presentó un proyecto de Resolución para restringir el gasto político del municipio y, con ese ahorro, posibilitar una reducción del último aumento de la Tasa por Seguridad, Inspección e Higiene que dispuso el Ejecutivo y que tan fuerte repercutió en el comercio local.

La iniciativa fue desaprobada por mayoría del Legislativo, contando para eso con los votos del oficialista interbloque Cambiemos Azul -integrado por Cambiemos, UCR y Diversidad Progresista, aunque la concejal de éste último, Maya Vena, no votó porque no se encontraba en su banca a la hora de aceptar o rechazar el proyecto-.

Entre los considerandos del proyecto, se señala que “los aumentos de las tasas vigente han repercutido negativamente en la población en general ante la difícil situación económica por la falta de ventas en el comercio, el costo de los alquileres, los aumentos del costo de los alimentos y servicios básicos como el agua, la luz, el gas, la telefonía y el abono del cable, entre otros”.

En ese marco, se apunta que la comuna adhirió a la Ley Provincial de Responsabilidad Fiscal que en uno de sus artículos sostiene que los municipios “…concertarán la implementación de políticas tendientes a disminuir los gravámenes que recaigan sobre la producción…”.

Así, se advierte que un número importante de Intendentes pertenecientes a Cambiemos han determinado en las últimas semanas la reducción de tasas referidas al comercio e industrias locales en pos de paliar la crisis que afronta el sector y que sería “necesario e imprescindible que el Ejecutivo local replique esas medidas ante la difícil situación que afronta el comercio e industrias locales”.

En otro párrafo, se marca que sería negativo mantener el incremento vigente, ya que se verán comprometidos los porcentajes de cobro de los tributos locales porque el comercio no lo puede abonar.

Asimismo, se consigna que “existe un importante gasto en planta política y de servicios técnicos y/o profesionales, donde se debiera intervenir con medidas tendientes a reducir su impacto presupuestario” y, en ese contexto es que encomienda al Ejecutivo reducir un 20 por ciento la planta política y no aumentar sus remuneraciones para, de esa manera, poder reducir un 50 por ciento el aumento de la Tasa por Inspección de Seguridad e Higiene.

Como se mencionó, el proyecto fue desaprobado por los votos negativos del interbloque Cambiemos Azul, pero lo que llamó la atención es que luego que el autor del mismo, Omar Norte, fundamentara su pedido, se pasara inmediatamente a la votación sin argumentar desde Cambiemos el por qué del rechazo.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *