PREOCUPACIÓN DE UN GREMIO DOCENTE

“¿Cómo se hace para dar clases en un lugar donde los alumnos no tienen límites y a los docentes se los agrede?”

La secretaria General de la UDOCBA distrito Azul emitió un comunicado para dar a conocer su postura a partir de casos de violencia que ocurrieron en una escuela de Azul de los que prefirió no brindar mayores detalles, pero sí que sean el disparador para que el tema sea debatido y para que tenga un abordaje dada a la complejidad de la temática.

 “Me hablan de que hay que incluir y pregunto inclusión, ¿para quién?, para los alumnos que tienen problemas de adaptación, y los otros, los excluyen, ya que ellos tienen que soportar a los inadaptados, sin que nada se pueda hacer”, reflexionó sobre esta cuestión por demás polémica. ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
 “Me hablan de que hay que incluir y pregunto inclusión, ¿para quién?, para los alumnos que tienen problemas de adaptación, y los otros, los excluyen, ya que ellos tienen que soportar a los inadaptados, sin que nada se pueda hacer”, reflexionó sobre esta cuestión por demás polémica. ARCHIVO/EL TIEMPO

La secretaria General de la delegación local de la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (UDOCBA), Irene Lagos, manifestó su preocupación luego de los casos de violencia que vienen ocurriendo en una escuela de Azul de los cuales evitó brindar mayores detalles, pero que la llevaron a reflexionar.

Lo hizo a través de un comunicado que hizo público y mediante el cual la dirigente planteó la cuestión de si los límites en la educación realmente existen para luego considerar que “la niñez y la adolescencia es un corto tramo en la vida de una persona, este tiempo es donde se realizan la mayoría de los aprendizajes necesarios para desempeñarse en la vida adulta”.

También opinó que “la familia es primordial, pues será quien acompañe, o debería acompañar en este recorrido”.

Y en este marco, sostuvo que “los límites son fundamentales en esta etapa de desarrollo y crecimiento, pues son también los que ayudan a la construcción de la personalidad y a desarrollar la voluntad, la tolerancia a la frustración, el aplazamiento de satisfacción y el tener en cuenta los derechos de los demás”.

En este sentido, advirtió que “los límites deberían decirle al alumno, hasta aquí puedes llegar, eso le proporcionaría la seguridad para enfrentarse al mundo. Ya que la sociedad se maneja con límites, los cuales deben respetarse, pues si no deberíamos atenernos a las consecuencias”.

“Las normas marcan la organización necesaria para que una sociedad funcione, lo mismo debería pasar en un establecimiento educativo”, opinó haciendo referencia a cuál es el punto de hacer pública esta situación.

Enfatizó además en el texto que escribió que “no está mal enseñarle a los alumnos que hay cosas que pueden hacerse y otras que no”.

La inclusión: ¿Para quién?    

Entonces entendió que hay que debatir acerca de qué se hace actualmente en el sistema  educativo con aquellos alumnos que tienen conductas inadecuadas

“Me hablan de que hay que incluir y pregunto inclusión, ¿para quién?, para los alumnos que tienen problemas de adaptación, y los otros, los excluyen, ya que ellos tienen que soportar a los inadaptados, sin que nada se pueda hacer”, reflexionó sobre esta cuestión por demás polémica.

En este marco, puso el acento en la pregunta de qué hacer ante este tipo de situaciones. “¿Cómo se hace para dar clases en un lugar donde para los alumnos no existen límites y donde a los docentes se los agrede física y verbalmente?”, expresó.

A propósito de esto, aseguró que quienes tienen conductas inapropiadas dentro del aula “ponen en riesgo su propia integridad física, la de sus compañeros y la de los docentes”.

Una situación riesgosa  

Lagos relató que hay quienes “golpean a los docentes y a sus compañeros, escupen, agreden verbalmente con barbaridades irreproducibles, se suben a los techos, a los paredones y salen de la escuela y vuelven cuando quieren”.

De esta manera, consideró que cabe tener en consideración las siguientes preguntas: ¿Se puede enseñar y aprender así?; ¿Cuando pase algo grave, de quién va a ser la culpa, de los docentes o de las autoridades que están avisadas de lo que está pasando?.

La titular de la UDOCBA Azul aclaró que “la directora, la inspectora de la rama y la jefa distrital están en conocimiento de lo que acontece, en este servicio educativo de Azul”.

Asimismo, relató que posee toda la documentación y fotos que avalan las expresiones que plasmó en este comunicado.

Finalmente expresó una pregunta como disparador de una problemática que debe tenerse en cuenta y debatirse: “¿Estamos educando niños para que vivan en sociedad?”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *