ACTO POR EL 166° ANIVERSARIO DEL FALLECIMIENTO DEL “PADRE DE LA PATRIA”

Comprometido discurso del Profesor Hugo Boggi sobre el General San Martín y la realidad azuleña

 

 

“Nadie se hace héroe y libertador de pueblos por individualidad ni por generación espontánea ni por pura fuerza de voluntad. Enseñar los orígenes de Yapeyú natal, hacer de Azul un Yapeyú no estaría mal me parece. Un Azul con familias que no teman que sus hijos se vayan porque saben que cada azuleño que parte, puede ser constructor del bien común allí donde vaya”, expresó el docente, principal orador de la ceremonia que contó con la presencia de autoridades municipales, eclesiásticas, militares y de las fuerzas de seguridad. Completaron el marco representaciones de instituciones educativas, veteranos de Malvinas y público en general. En www.diarioeltiempo.com.ar y el Facebook de este diario, el audio con el discurso completo de Boggi, que anticipadamente mereció elogios de los lectores. 

En su alocución, el docente Hugo Boggi hizo un fuerte llamado a la comunidad en general a abandonar actitudes egoístas y la mirada materialista. Importante marco de público tuvo el acto que ayer se desarrolló en la plaza principal. FOTOS NACHO CORREA
<
>
En su alocución, el docente Hugo Boggi hizo un fuerte llamado a la comunidad en general a abandonar actitudes egoístas y la mirada materialista.

Un fuerte llamado a despojarse de los egoísmos como una forma de reinvindicar la figura del “padre de la patria”, realizó ayer el Profesor de Historia Hugo Boggi, quien fue el principal orador del acto oficial por el 166° aniversario del fallecimiento del general José de San Martín, que se cumplió en la soleada tarde de la víspera en la plaza central de esta ciudad, al pie del monumento que recuerda al prócer.

La ceremonia fue encabezada por Omar Losardo, presidente de la Asociación Sanmartiniana; el intendente municipal Hernán Bertellys; y el presidente del Concejo Deliberante, Pedro Sotille, en el marco de una nutrida concurrencia que se dio cita para recordar la figura del Libertador.

Hubo ofrendas florales que se colocaron al pie del monumento, así como palabras de dos representantes de distintas religiones, pero acaso lo más fuerte del acto estuvo dado por el discurso –de casi 30 minutos- que dio Boggi.

Al recordar un hecho histórico del año 1815, cuando el entonces gobernador José de Francisco San Martín y Matorras reclama en un bando a la población de Cuyo: “basta de ser egoístas a la idea de bien común todo debe sacrificarse”, el docente dijo que “el pueblo de Cuyo lo entendió. Se abrieron los corazones de los cuyanos de buena voluntad; brotaron de ellos obras de generosidad y entrega y se encendió en cada hogar un fuego de tiempo nuevo para la Patria grande. La grandeza de los débiles se impuso a la pequeñez y egoísmos de los fuertes que desde los más altos cargos del naciente Estado o desde donde pugnaban por intereses particulares y sectoriales no se cansaron de ponerle palos en la rueda a la hora de de parir pueblos soberanos. Si lo repetimos hoy lo entenderemos: basta de ser egoístas a la idea de bien común todo debe sacrificarse”, expresó.

“Agradezco la inmerecida invitación que me han cursado en este año del Bicentenario de nuestra declaración de la Independencia y sepan que sólo acepté la invitación por consideré este acto un deber de Granadero. Haber pertenecido al escuadrón San Lorenzo y al histórico Regimiento de Granaderos a Caballo, son parte de mis experiencias vitales que hacen que la persona de José Francisco de San Martín se haya constituido para mí en uno de los arquetipos de la argentinidad a los que siempre vuelvo”, indicó al poner en contexto sus palabras.

Más adelante recalcó que “San Martín tenía bien claro a quién le estaba pidiendo el esfuerzo y a quiénes consideraba egoístas al escribir ‘basta de ser egoístas’. Aún más me atrevo a considerar que quizás San Martín pensaba en sí mismo y en las tantas veces que había estado tentado a dejar toda obra por el bien común por sus problemas de salud. No lo sé con certeza pero de su correspondencia surge que sabía reconocer sus propios errores y miserias. También hoy algunos argentinos son interpelados primariamente por ese bando. ¿Responderemos los azuleños con la generosidad del pueblo cuyano?”.

También subrayó: “Nadie se hace héroe y libertador de pueblos por individualidad ni por generación espontánea ni por pura fuerza de voluntad. Enseñar los orígenes de Yapeyú natal, hacer de Azul un Yapeyú no estaría mal me parece. Un Azul con familias que no teman que sus hijos se vayan porque saben que cada azuleño que parte, puede ser constructor del bien común allí donde vaya. En el seno familiar y comunitario, José Francisco comenzó a tomar conciencia de lo que hoy nos falta de un origen común, conciencia de pertenencia mutua y de un futuro que se gesta en un presente compartido si es fecundado de eternidad”.

En uno de los pasajes más comprometidos, Boggi indicó: “No roben más. Sobriedad. Es decir, basta de alocados festejos, de generosidad, de sencillez”, para luego destacar cómo el general se tomaba el resultado de una batalla.

“¿Cómo es San Martín en la derrota? No lo vemos resentido, no se irrita, no desfallece, no se detiene, aprende en el camino de la humildad, gana en autoridad, sigue aportando al bien común. Los problemas de salud le ganaban batalla, periódicamente, ¿y qué parece decirse?. La salud de mi patria vale más que mi propia salud. ¿Y cómo es San Martín en la victoria?. No humilla, no es soberbio, no se entrega a los placeres, no prepara su enriquecimiento, celebra con austeridad y sigue, no se aturde, comparte el triunfo, respeta. Así como sabe salir de las derrotas sabe salir de las victorias porque sabe que en la historia humana ha habido sólo una victoria para siempre; las demás invitaciones humanas de victorias para siempre son siempre engaños. En ambas situaciones, la derrota y la victoria, es prudente, nunca ingenuo. Derrotas y victorias forjan la heroicidad. Batallas físicas y metafísicas van puliendo la mirada de quien aprende a distinguir lo mejor en todo, lo prefiere y lo ama; piadoso y justo en la victoria y la derrota, se arrodilla sólo ante Dios y ante sus soldados moribundos en el campo de batalla; sabe que toda guerra tiene un primer campo de batalla, el propio corazón, porque sabe que quien no es capaz de vencerse a sí mismo difícilmente logre triunfos que den frutos de bien común”, mencionó.

EL DATO

El audio del discurso completo del Profesor Hugo Boggi se encuentra disponible tanto en el sitio www.diarioeltiempo.com.ar como en el Facebook del diario.

“UN ORGULLO HABER TENIDO LA OPORTUNIDAD DE ESCUCHARLO”

A los pocos minutos de la publicación del discurso del docente, hubo lectores que le rindieron un reconocimiento a los dichos y a la figura del profesor Hugo Boggi en el muro de Facebook de EL TIEMPO.

Raquel Fernández: Grande mi profesor!!! Un orgullo haber tenido la oportunidad de escucharlo!!!! “La política es el bien común, basta de ser egoístas!” Ojalá que todos los políticos comprendieran esto. Aplausos !!!!

Valeria Espindola: Digno de escuchar… Excelente

Natalia Mingochea: Un genio como persona y una maravilla como profesor. Bellos recuerdos de este excelente docente

Ivana M Di Lernia: Gran profesor un honor escucharlo!

Silvina Pedretti: Lo aplaudo!! Siempre correcto

Natalia Fontan: Estuve presente, impecable!

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *