EL DEBATE CONTINUARÁ HOY

Con las declaraciones de nueve testigos, ayer empezó un juicio por el asesinato de un joven

El episodio que ahora es materia de un juicio con jurados había ocurrido en Villa Piazza Sur en 2015. La víctima había sido atacada a puñaladas y falleció 45 días después a ocurrida la agresión, mientras estaba internada en el Hospital Pintos. El acusado del hecho podría ser condenado a prisión perpetua en caso de ser declarado “culpable” por los ciudadanos que lo están juzgando.

El médico Guillermo Moreno estuvo a cargo de la autopsia a la víctima de este crimen. Ayer, durante el debate, explicó detalles de lo que fue esa operación y también se refirió a las heridas que presentaba el joven apuñalado. En la otra imagen, el acusado, acompañado por sus abogadas y custodiado por efectivos del Servicio Penitenciario Bonaerense.

FOTOS: NICOLÁS MURCIA
<
>
El médico Guillermo Moreno estuvo a cargo de la autopsia a la víctima de este crimen. Ayer, durante el debate, explicó detalles de lo que fue esa operación y también se refirió a las heridas que presentaba el joven apuñalado. En la otra imagen, el acusado, acompañado por sus abogadas y custodiado por efectivos del Servicio Penitenciario Bonaerense. FOTOS: NICOLÁS MURCIA

Nueve testigos declararon en la primera jornada de un juicio con jurados que se inició ayer en los Tribunales de Azul, debate donde a un joven se le imputa la autoría de un crimen que se produjo en el barrio Villa Piazza Sur de esta ciudad durante el año 2015.

La víctima de lo que fue ese hecho había sido atacada a puñaladas en abril del mencionado año y falleció al mes siguiente, después de permanecer varios días internada. Tenía 26 años y se llamaba Ezequiel Marcelo David Pucheta.

El acusado de lo que en principio es considerado un homicidio calificado criminis causa es un joven azuleño que actualmente está preso en la Unidad 7, la cárcel de varones del SPB que se encuentra en esta ciudad.

Identificado como Ariel Aníbal Álvarez, la Policía lo había aprehendido un día después a ocurrida la agresión, que de acuerdo a lo señalado en el proceso se produjo el 12 de abril del ya referido año, cuando habían transcurrido unos minutos de iniciado ese día.

De 24 años de edad, Álvarez comenzó a ser juzgado ayer después del mediodía en la sala perteneciente a la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal departamental que está ubicada en el tercer piso del edificio de Tribunales.

Durante la mañana -como habitualmente sucede con este tipo de procesos- en sede judicial se realizó la selección del jurado que deberá declarar “culpable” o “no culpable” al changarín por ese ilícito que se le imputa.

Con la intervención en el proceso de Alejandra Raverta, jueza del Tribunal Oral en lo Criminal número 2, a las partes en el juicio las están representando el fiscal Guillermo Vaticano y las defensoras oficiales Mariana Mocciaro y Soledad Kelly.

Nueve testigos

Tres médicos, un policía, un amigo de la víctima y dos del imputado; más una vecina y un remisero, fueron los testigos que ayer comparecieron en este juicio.

A través de todos ellos fue posible reconstruir las circunstancias en que el hecho se produjo.

En principio, por ejemplo, se supo que Pucheta y el amigo suyo que ayer declaró habían ido en bicicletas a comprar cocaína desde el Barrio Pedro Burgos a Villa Piazza Sur, ya que ambos -según el testigo afirmó- eran consumidores.

La Investigación Penal Preparatoria del caso que se llevara adelante desde la UFI 6, que actualmente está a cargo del fiscal Guillermo Vaticano y que por ese entonces lo tenía como titular al hoy juez de Menores Luis Surget, sirvió para establecer que Pucheta había sido atacado a puñaladas en Comercio entre Guido Spano y Guaminí del barrio antes mencionado.

Sobre los motivos de dicha agresión, hubo diferentes versiones entre tres de los testigos que ayer declararon.

Por un lado, el amigo del joven que fue agredido afirmó que Álvarez había querido robarle la bicicleta a la víctima. Pero los dos jóvenes que estaban con el imputado negaron que haya querido cometer ese robo. Además, señalaron que las puñaladas que Álvarez le aplicó con un cuchillo a Pucheta fueron en respuesta a una agresión iniciada por la víctima.

Los lineamientos de las partes escuchados en el juicio -en la previa a que comparecieran los testigos- también se ubicaron, de un lado y del otro, en forma casi coincidente con las versiones brindadas por los tres principales testigos que tuvo esa agresión, que fue cometida con un cuchillo de gran tamaño. Ayer en el juicio el arma blanca incautada durante la investigación del caso les fue exhibida desde la Fiscalía a los dos jóvenes que estaban con el acusado cuando el hecho se produjo.

En ese contexto, el fiscal Vaticano sostuvo que Álvarez mató a Pucheta con intenciones de ocultar ese intento de robo. De ahí la calificación que en principio el hecho posee, y que contempla -para quien resulta condenado como autor de un “homicidio criminis causae”– una pena de reclusión o prisión perpetua salvo “circunstancias extraordinarias de atenuación”, según indica el Código Penal al respecto en uno de sus artículos.

Pero la Defensa Oficial, en la voz de Mariana Mocciaro ayer al momento de anunciar el lineamiento de esa parte, sólo admitió que el joven fue el autor de la agresión, descartando así que en el hecho haya existido robo o intento de robo y afirmando, dado el tiempo en que Pucheta permaneció internado en el Hospital Pintos hasta que su deceso se produjo el 29 de mayo de 2015, que su muerte fue por un motivo ajeno a ese ataque.

Un policía de la comisaría primera local que participó en la investigación del hecho se refirió durante su testimonio a diferentes aspectos del caso, mientras que una vecina afirmó que la noche en que la agresión se produjo observó a cinco jóvenes en inmediaciones de su domicilio, aunque no pudo individualizar a ninguno de ellos ni tampoco la situación que derivó en la agresión de Álvarez a Pucheta. Sí mencionó que, después de observarlos juntos a todos ellos, hubo tres que se fueron en dirección hacia la Ruta 3 y que los demás lo hicieron “para la Escuela 14”.

Luego de resultar herido a puñaladas, acompañado por su amigo que declaró ayer efectivamente Pucheta se trasladó en dirección hasta donde está ubicada esa escuela.

En el trayecto, un remisero que también dio su testimonio ayer en el debate relató las circunstancias en que halló al joven gravemente herido y a su amigo, en ese entonces pidiendo auxilio para que lo asistieran.

Ese testigo, según contó, localizó a ambos en Comercio entre Roca y Juan B. Justo. Y a ese mismo lugar, después, ese día acudieron una ambulancia del Hospital Pintos y personal policial para comenzar con la investigación por lo ocurrido.

Las versiones que brindaron también en el debate un médico de Policía; el que estuvo a cargo de la autopsia del cadáver y la profesional que lo atendió durante el tiempo en que permaneció internado en el Hospital Pintos sirvieron para conocer aspectos del tipo de lesiones que presentaba el joven Pucheta a causa de esa agresión.

“El paciente falleció de un fallo multiorgánico”, señaló en el juicio el médico que realizara la autopsia, indicando que el cuerpo presentaba, entre otras, una herida de arma blanca en la zona del tórax que había lesionado corazón y pulmón.

Desde un principio, el médico de Policía que lo había examinado, teniendo en cuenta el cuadro antes descrito, ya había caratulado como “gravísimas” a esas lesiones que la víctima de este crimen presentaba, algo que ayer ratificó durante su testimonio en la audiencia relacionada con este juicio con jurados.

Una de las médicas que atendió al joven durante el tiempo en que permaneció internado en el Hospital Pintos contó ayer que Pucheta estuvo siempre “con asistencia respiratoria mecánica”. Y fue bien gráfica al indicar que tenía prácticamente “un agujero en el corazón” a causa de la agresión que sufriera, la cual se tradujo en su deceso cuarenta y cinco días después a que resultara apuñalado.

Luego de que ayer a la tarde el Fiscal y la Defensa Oficial desistieran de los demás testigos que tenían que comparecer en lo que fue esta primera jornada del proceso, el debate pasó a un cuarto intermedio hasta hoy, cuando en horas de la mañana continúe en la sala ubicada en el tercer piso de Tribunales.

Todavía durante la etapa de la recepción de la prueba testimonial, las abogadas del imputado anunciaron que traerán al debate a siete testigos que han ofrecido, aunque no descartaban ayer desestimar algunos de esos testimonios.

El dato

Después de que un total de 26 ciudadanos se presentaran al proceso de selección para conformar ayer el jurado que está interviniendo en este juicio, finalmente el mismo quedó conformado con sus doce miembros titulares y sólo con tres suplentes. Eso obedeció a que los otros tres ciudadanos que también habían sido elegidos como relevos terminaron siendo recusados desde la Defensa.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *