ENCUENTRO EN LA PLAZA SAN MARTÍN

Concientizar sobre la importancia de donar médula ósea

Néstor Herrera, de paso por Azul.
<
>
Néstor Herrera, de paso por Azul.

Azul formó parte de la travesía que un padre está haciendo como parte de una lucha que comenzó hace cinco años, cuando a una de sus hijas le diagnosticaron leucemia. Tras una fuerte batalla contra la enfermedad, la joven -que llegó a recibir células madres- murió. El progenitor de la chica inició un periplo por todo el país con el propósito de que la gente se anime a donar sangre. El viernes estuvo en esta ciudad y participó de una charla en plena vereda con referentes locales de este tipo de iniciativa.

Cada año, a cientos de personas le diagnostican enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplásica, linfoma, mieloma, errores metabólicos o déficits inmunológicos que pueden ser tratados con un trasplante de células madres. Entre el 25 y 30 por ciento de ellos tiene la posibilidad de encontrar un donante compatible en su grupo familiar. El resto debe recurrir a un donante no emparentado a través de los registros de donantes voluntarios, que lamentablemente no son muchos en el país. Hay pacientes que reciben células madres con el organismo en avanzado estado de deterioro, falleciendo aun cuando el trasplante haya resultado un éxito. Ese fue el caso de Laura Herrera, una joven de 24 años oriunda de General Madariaga que en julio de 2013 murió de un edema pulmonar tras recibir médula ósea de un donante.

Néstor Herrera, papá de la chica, inició una travesía en motocicleta por el país con la idea de generar conciencia de la importancia de donar médula ósea. Ese viaje trajo a Herrera –también conocido como “Negro Gómez”- por Azul, invitado por Julio Gardino, generador de una campaña luego de perder en un accidente doméstico a su hijo, Luca, de 3 años, y acceder a que sus órganos fuesen donados para salvar otras vidas.

Al encuentro de ambos se sumó Lorena Alzamendi, responsable de la donación de células madres implantadas en un joven noruego, enfermo de leucemia, con quien tenía un ciento por ciento de compatibilidad. Al igual que Laura Herrera, también en ese caso el receptor dejó de existir por el deterioro que presentaba el organismo.

También participó de la charla el director de Atención Primaria de la Salud del Municipio, José Alberto “Beto” Hourcade, quien comparte con Herrera la pasión por las motos.

CREACIÓN DE UNA ASOCIACIÓN CIVIL

Julio Gardino, Néstor Herrera y la moto. Lorena Alzamendi, “Beto” Hourcade y Herrera.
<
>
Lorena Alzamendi, “Beto” Hourcade y Herrera.

Procedente de Olavarría, donde el jueves participó de una manifestación en el mismo tenor en la plaza principal de la vecina ciudad, Néstor Herrera llegó pasadas las 11 del viernes al “puesto” que Gardino le instaló, en Yrigoyen y Burgos.

El ex piloto de motocross y preparador de la categoría se quitó el casco y accedió a la entrevista con EL TIEMPO, no sin antes desplegar una lona con el nombre de la asociación civil que encabeza. Su propósito, como presidente de “Almas Gemelas”, es fomentar la necesidad de contar con nuevos donantes de sangre que se inscriban como donantes de médula ósea y que se puedan realizar en Argentina los análisis que determinan la compatibilidad, sin necesidad de recurrir a otros países.

Esos estudios, cuando se realizan en Estados Unidos o Europa, extienden la espera –entre 6 y 12 meses- y es una de las luchas que ocupa a organizaciones como “Fundación Alejito”, que acompañó la presentación de un proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación que impulsa la creación en el país de un Laboratorio de Alta Complejidad.

Margarita Mariezcurrena, coterránea madariaguense de Herrera, es secretaria de “Almas Gemelas – El Legado de Laura Herrera” y, por intermedio de una página de Facebook, difunde las actividades de la asociación civil. Además, la mujer le informa al “Negro Gómez”, su gran amigo, en qué ciudad o localidad lo esperan para hacer difusión de la causa.

“MI ALMA GEMELA”

A principios de 2012, a Laura Herrera le diagnosticaron leucemia aguda, una enfermedad de la médula ósea que consiste en una multiplicación rápida y descontrolada de glóbulos blancos malignos que invaden el espacio de las células normales. La joven fue sometida a quimioterapia y suministro de antibióticos que no arrojaron los resultados esperados. Los médicos del Hospital Italiano de La Plata decidieron recurrir al trasplante pero la hermana de Laura, Andrea, tenía sólo un 50% de compatibilidad genética.

La búsqueda del “Alma Gemela” cobró notoriedad a mediados de 2012, cuando Laura publicó su “Carta abierta a las almas gemelas” en la que planteó la necesidad de generar conciencia. “Hoy necesito encontrar a mi alma gemela para vivir”, sentenció, aclarando que de la compatibilidad deseada se daba sólo un caso entre 40.000. Estudiantes de medicina crearon en Facebook el grupo “Ayudemos a Lau”.

En junio de 2013, la chica fue internada en el Hospital Italiano y, en un  operativo internacional coordinado por el INCUCAI, se le transfundió sangre llegada desde Brasil. La aparición de infecciones y el debilitamiento de órganos vitales le impidieron recuperarse hasta que en la mañana del domingo 7 de julio de 2013, falleció.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *