FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Condena de tres años de prisión en suspenso para un transportista por un caso de abigeato

En noviembre de 2015 el encausado había cargado en Tres Arroyos treinta y cinco vacunos que tenían como destino final el Mercado de Liniers. Pero en el proceso judicial donde fue condenado quedó demostrado que se apropió ilegítimamente de los animales, los cuales después nunca fueron hallados. Para ocultar la maniobra, el camionero denunció en Benito Juárez que había sido asaltado en Azul por piratas del asfalto, una versión que posteriormente se comprobó que era falsa.

Un chofer que se apoderó de varias cabezas de ganado cuando las transportaba en un camión al Mercado de Liniers, las cuales después denunció que piratas del asfalto se las habían robado, fue condenado a tres años de prisión en suspenso, informaron ayer fuentes judiciales.

Por el caso se había tramitado días atrás un juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2, finalizando dicho proceso con la condena para el encausado, identificado como Claudio Marcelo Dufourg, de 43 años y con actual domicilio en Tres Arroyos.

Durante el pasado mes de octubre, en esa ciudad policías de la DDI Azul lo habían detenido en el marco de la investigación del hecho por el que semanas atrás fue condenado en ese proceso que contó con la intervención del juez Gustavo Abudarham.

El magistrado halló en ese juicio abreviado al transportista tresarroyense -que permaneció detenido una semana hasta que una jueza de Garantías lo excarceló- autor penalmente responsable del delito de abigeato agravado por la cantidad de animales sustraídos y por haber utilizado un medio motorizado para su transporte.

Una denuncia que no era cierta

Las pruebas producidas durante la Instrucción Penal Preparatoria de esta causa, que se tramitó a través de la Ayudantía Fiscal especializada en delitos rurales que tiene sede en Azul, sirvieron en el juicio abreviado para dar por acreditado que el hecho por el que el transportista fue condenado había ocurrido el 3 de noviembre de 2015.

Por ese entonces empleado de una empresa de transportes, el encausado había cargado en Tres Arroyos -en el camión de hacienda con acoplado que conducía- treinta y cinco vacunos que tenían como destino final el Mercado de Liniers. Los animales, que finalmente nunca pudieron ser hallados, estaban valuados en su totalidad en unos 330.000 pesos, según se mencionó en el fallo de este juicio abreviado.

Pero después, ese mismo día, Dufourg “desvió la trayectoria del rodado, para luego transitar en horario aproximado de las 19:30 horas frente al Establecimiento Rural ‘El Descanso’, ubicado en cuartel X de Olavarría, apoderándose ilegítimamente de los vacunos que transportaba, cuyo destino de descarga no pudo determinarse”, escribió el juez Abudarham en el fallo.

Los animales -quince toros y veinte novillos Aberdeen Angus negros y colorados- eran propiedad de un productor agropecuario llamado Jorge Mugnaga.

El damnificado por este ilícito contó, en una declaración brindada durante la instrucción del sumario penal, que al día siguiente de realizada la carga lo llamaron por teléfono desde la Policía de Benito Juárez.

En esa comunicación, le informaron que el chofer ahora condenado había denunciado en una seccional de esa ciudad que piratas del asfalto le sustrajeron el camión con la carga, para lo cual lo privaron de la libertad al introducirlo a un automóvil en el que los delincuentes se movilizaban.

De acuerdo con esa versión brindada por el propio transportista, la cual después de comprobó que era falsa, los ladrones -tras interceptarlo en el cruce de las rutas 3 y 226, en jurisdicción del Partido de Azul- lo habían dejado posteriormente abandonado en Benito Juárez, donde hizo la denuncia.

“Dufourg me dijo que había bajado en la rotonda, antes de llegar a Azul, en Ruta 3 y 226 para controlar la carga y mirar si estaba todo bien, siendo alrededor de las 21 horas. Y según dijo él, lo ‘embocan’ de atrás, lo apuntan y lo cargan en un auto. Me dijo que eran tres personas y que el vehículo en el que andaban era un Volkswagen Bora, sin darme mayores detalles o al menos no los recuerdo. Lo hicieron poner boca abajo, lo llevaron por caminos de tierra y finalmente lo dejaron en cercanías de Benito Juárez. Desde ahí se va caminando hasta la estación de servicios y desde ahí lo llevan al Destacamento Policial de Benito Juárez, que por lo que tengo entendido está cerquita de ahí. Según dijo él, no lo golpearon ni nada. Y de acuerdo a lo que declaró,  uno creo que era de la estatura de él pero que a ninguno les había visto las caras ni debajo del camión ni una vez que lo subieron al Bora, ya que dice que lo hicieron poner boca abajo”, había señalado el propietario de los animales que el chofer le refirió.

Entrecruces de llamadas telefónicas y versiones de testigos que observaron al camión circular por la zona rural del Partido de Olavarría, donde después policías lo hallaron abandonado, dejaron sin efecto la falsa versión del transportista.

De esa manera, quien sostenía haber sido víctima de un hecho de piratas del asfalto, según se comprobó, se constituyó en el autor de la sustracción de esa hacienda, la cual nunca llegó al Mercado de Liniers y tampoco pudo fue hallada.

Según el juez Abudarham sostuvo en el fallo, la versión del transportista al afirmar que había sido asaltado en la ruta fue totalmente mendaz y su indicio de autoría en el hecho, entre otros elementos, quedó demostrado en la circunstancia de haber sido quien cargó y después transportaba los animales vacunos “al momento en que fueron descargados y sustraídos”.

“Por otra parte -agregó el juez del TOC 2- tengo en cuenta que el camión marca Ford con acoplado que conducía Dufourg fue visto cargado con los vacunos el día del hecho en las inmediaciones del establecimiento rural ‘El Descanso’, situado en el Cuartel X del Partido de Olavarría, entre las 18 y las 19.30 horas y pocos minutos después fue observado nuevamente transitar sin la carga de los vacunos”.

“Las pruebas valoradas precedentemente y analizadas en forma conjunta y armónica conducen en forma lógica y directa a señalar a Claudio Marcelo Dufourg como autor material del hecho que se le imputa, habida cuenta que la versión del nombrado ha sido desvirtuada por las pruebas agregadas a la causa”, concluyó el juez que intervino en este juicio abreviado.

El dato

Tras valorar como una circunstancia atenuante que el transportista -condenado a la misma pena acordada por las partes- no registra antecedentes penales computables, el tipo de sanción de prisión en suspenso impuesta implicó que le fueran establecidas, durante dos años, como pautas de conducta “fijar residencia dentro del ámbito de la Provincia y someterse al contralor del patronato de Liberados”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *