FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Condenado a tres años y medio de prisión

 

La pena se la impusieron a un joven que fue hallado autor de la portación sin autorización de un arma de fuego considerada de guerra.

 

Un juicio abreviado finalizó con la condena para un joven a una pena de tres años y seis meses de prisión, después de que fuera hallado autor del delito portación de arma de fuego de guerra de uso civil condicional sin la debida autorización por un hecho que había ocurrido en esta ciudad en octubre del año pasado.

Días atrás el caso había sido convertido en materia de un proceso abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 de esta ciudad.

Fuentes judiciales identificaron al condenado en esta primera instancia como Cristian Alejandro Castillo, alias “Papiño” y de 20 años.

El juez Carlos Pagliere (h) intervino en el juicio. El magistrado integrante del TOC 2, además de la condena para el encausado, ordenó el decomiso del arma que le fuera incautada en su poder a Castillo cuando en octubre del año pasado resultó aprehendido luego de una persecución.

El arma de fuego es un revólver Taurus calibre 357 Magnum que estaba cargado con tres cartuchos calibre 357 Magnum al momento de ser hallado. El juez ordenó que tanto el revólver como los proyectiles sean destruidos.

En el fallo, Pagliere (h) señaló que el hecho materia de este proceso sucedió el 21 de octubre del año pasado en esta ciudad, cuando eran aproximadamente “las 00:30 horas”.

Aquel día, el encausado “se trasladaba en una motocicleta marca Honda Wave 110 cc sin dominio colocado, color negra” cuando fue interceptado por personal policial en San Martín y las vías.

En ese entonces el joven portaba “un arma de fuego de guerra de uso civil condicional, siendo este un revólver marca Taurus, calibre 357 Magnum, número de serie 17326, la que se encontraba cargada con tres cartuchos completos, dos marcas CCI y uno CBC, con aptitud para el disparo y respecto de la cual no poseía autorización expedida por el Registro Nacional de Armas para portarla”, indicó el juez del TOC 2 en el fallo.

En la Investigación Penal Preparatoria iniciada por el caso y tomada como materia de prueba para este juicio abreviado, se mencionó lo referido por policías que aprehendieron al joven que estaba armado.

Los efectivos de seguridad señalaron que un llamado al teléfono de emergencias fue el que alertó sobre la presencia de Castillo en la vía pública, circulando en una moto y portando el arma de fuego.

Los policías localizaron aquella noche al joven en Mitre y Alberdi, lugar desde donde iniciaron en los móviles en los que circulaban una persecución hasta aprehenderlo e incautar en su poder el arma de fuego.

Las versiones de los efectivos de seguridad indicaban también que el joven hizo una mala maniobra con la moto y que cayó al piso durante la persecución, lo que permitió después arrestarlo.

“Con la prueba expuesta se encuentra acreditada la portación del arma de fuego…, ya que la llevaba en el cuerpo el causante Cristian Alejandro Castillo y al momento del hecho el arma era apta para efectuar disparos, conteniendo en su interior tres cartuchos intactos aptos para efectuar disparos”, indicó el juez en el fallo.

“Asimismo, de conformidad con el informe del RENAR existente en la causa se acredita que el encausado no se encontraba autorizado para portar dicha arma de fuego, cuya categorización es la de arma de guerra de uso civil condicional”, sostuvo también antes de pronunciarse a favor de condenar al encausado a esa pena ya referida de tres años y medio de prisión.

El dato

La pena acordada por las partes fue la misma que el juez le impuso al joven condenado, para quien sólo valoró circunstancias atenuantes. En este caso, aquellas relacionadas con su “corta edad” y con “la carencia de antecedentes penales computables”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *