CONDENADO POR LA MUERTE ACCIDENTAL DE UN JOVEN

Un juez le impuso una pena de dos años de prisión en suspenso y otra de cinco años de “inhabilitación especial para conducir toda clase de vehículos que requiera para ello autorización estatal” a un hombre que en un juicio abreviado fue hallado autor de la muerte accidental de un joven.

En el marco de lo que había sido este hecho, la víctima falleció al quedar atrapada entre el acoplado y el chasis del camión que el encausado guiaba, hecho ocurrido en noviembre del año 2013 en la Balanza Pública que está en las afueras de esta ciudad.

El proceso judicial se tramitó días pasados en el Juzgado Correccional número 2 que está a cargo del Dr. Héctor Torrens, recayendo la sanción en un azuleño al que fuentes judiciales identificaron como Horacio Daniel Zárate, de 45 años.

De acuerdo con lo señalado en el fallo, Zárate fue condenado a las penas anteriormente mencionadas como autor de un homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor.

Teniendo en cuenta que fue condenado a una pena de prisión en suspenso, al encausado le fueron dictadas por el plazo de dos años, a modo de obligaciones, fijar residencia y someterse al cuidado del Patronato de Liberados de la Provincia de Buenos Aires, “bajo apercibimiento de revocar la condicionalidad otorgada en caso de incumplimiento de dichas pautas”, señaló el juez en el fallo.

El caso

El hecho que fuera materia de este juicio abreviado se produjo en Azul el 19 de noviembre de 2013. Aquel día, “siendo aproximadamente las 23 horas, Horacio Daniel Zárate, quien conducía el camión marca Mercedez Benz 1725, dominio colocado JZN-829, con acoplado enganchado marca FH, dominio KCS-241, por Ruta Nacional 3 en cercanías de la planta urbana de Azul, omitió cumplir con los deberes a su cargo…, consistentes en asegurarse de que el rodado se encuentre en adecuadas condiciones de seguridad, transitar con cuidado y prevención por la vía pública, conservando en todo momento el dominio efectivo del mismo”, comenzó diciendo en el fallo el juez Torrens sobre lo sucedido.

Después, agregó que el encausado, “obrando imprudentemente, sin verificar -previo al inicio de la circulación- el estado de funcionamiento del camión y su acoplado, no advirtiendo por ello que el mismo presentaba una falla en la válvula que actúa sobre los bloqueadores del tren trasero…, tras realizar el recorrido programado por la planta urbana de Azul introdujo el rodado en la Balanza Pública ubicada sobre Ruta Nacional 3 a la altura del kilómetro 298,5”.

En ese lugar, una vez estacionado el camión, Zárate “permitió que su acompañante -Carlos Alberto Blanco, que tenía 25 años cuando murió-, quien cumplía únicamente la función de palero en la carga y descarga de mercadería, sin vínculo alguno con la conducción vehicular propiamente dicha, desconecte el acoplado, haciéndolo de manera incorrecta, ya que desenganchó el perno de la lanza centrífuga que posee el acoplado sin desengancharla previamente del chasis del camión; por lo que, ante la falla ya existente en el sistema de bloqueo de frenado, se liberó el acoplado hacia el chasis, comprimiendo en dicha maniobra a la víctima Blanco, quien se hallaba en el espacio intermedio entre ambos rodados, siendo que al advertir tal situación el imputado Zparate -sin desconectar la lanza del chasis- movilizó el vehículo”.

“En esas circunstancias, Carlos Alberto Blanco sufrió lesiones de tal gravedad que provocaron, horas después, su fallecimiento por shock hipovolémico con destrucción de vísceras”.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *