Condenado por la muerte de un nene en un accidente

 
Un juez le impuso a un azuleño una pena de dos años de prisión en suspenso y otra que lo inhabilita para manejar por el plazo de cinco años. El hecho materia de este proceso había ocurrido en el Barrio Villa Suiza de esta ciudad en junio de 2014. El nene que falleció tenía seis años. Iba en bicicleta cuando fue arrollado por un camión repartidor de bebidas que conducía el encausado.
El conductor de un camión repartidor de bebidas fue condenado a una pena de dos años de prisión en suspenso y a otra que lo inhabilita para manejar por el plazo de cinco años. En un juicio abreviado, fue hallado autor de la muerte de un nene que había ocurrido durante un incidente de tránsito que en esta ciudad sucedió en junio de 2014.
Fuentes judiciales informaron ayer a EL TIEMPO que por el caso se había tramitado un juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 que tiene sede en el Palacio de Justicia local, recayendo dicha condena en un azuleño identificado como Mario Ismael Salinas, de 66 años de edad.
Héctor Torrens, titular del mencionado juzgado, halló al encausado autor penalmente responsable del delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor, teniendo en cuenta para eso el texto que de la norma estaba vigente a la fecha de ocurrido el hecho, ya que posteriormente el Artículo 84 del Código Penal fue reformado.
El 30 de junio del año 2014 se produjo en Villa Suiza el accidente de tránsito protagonizado por el imputado que se tradujera en la muerte de un nene que tenía seis años y se llamaba Bautista Geremías Garnica, quien circulaba en una bicicleta cuando fue atropellado por el rodado de carga.
La sanción para Salinas implicó que por el plazo de dos años tenga que fijar residencia y someterse al cuidado del Patronato de Liberados de la Provincia de Buenos Aires, normas que de no cumplir derivarán en que le sea revocada la condicionalidad de esa pena de prisión que le fuera dictada.
Los cinco años de inhabilitación especial que también le fueron impuestos al conductor del camión, en tanto, implican que no puede manejar vehículos automotores para los que se requiera “autorización estatal”, se mencionó en el fallo de lo que fue este juicio abreviado.
“Previo analizar los términos del acuerdo entre las partes, no encuentro razón alguna para no acoger favorablemente la solicitud de trámite de juicio abreviado que se formulara en debida forma, toda vez que la calificación legal coincide con la sostenida en la requisitoria de citación a juicio y las penas requeridas -tanto en su especie (prisión e inhabilitación especial) como en su monto (dos años y cinco años, respectivamente)- encuadran dentro de las escalas penales aplicables al caso”, escribió el juez Torrens en el fallo.
Además, agregó: “Teniendo en cuenta la circunstancia señalada como atenuante, la inexistencia de agravantes, la calificación legal del hecho, su modalidad de comisión y el imperativo legal del Artículo 399 del CPP -que me obliga a ajustarme estrictamente a las penas requeridas en el convenio de juicio abreviado, cuyo monto no puede superar el acordado, y a su modalidad de cumplimiento, también de imposible modificación en este instituto-, debo concluir necesariamente en la aplicación al caso de los montos de dos años de prisión e inhabilitación especial para conducir toda clase de vehículos que requieran autorización estatal por el plazo de cinco años”.
“Las condiciones personales y la ausencia de antecedentes penales determinan la inconveniencia de que la pena privativa de libertad a imponerle sea de efectivo cumplimiento”, agregó Torrens en el dictamen.
El hecho
“Las evidencias reunidas” en la investigación penal que se iniciara sirvieron para que el juez diera por demostrado que ese incidente de tránsito donde falleció el nene había ocurrido en Azul en horas de la tarde del 30 de junio de 2014.
“Mario Ismael Salinas, en oportunidad que conducía un camión marca Bedford por calle Pringles -en sentido sudeste a noroeste-, realizó una maniobra imprudente”, señaló el titular del Juzgado Correccional 2..
El camión repartidor de bebidas ingresó al cruce de la calle ya referida con De las Cautivas “realizando una amplia maniobra de giro hacia la derecha,  ocupando así parte del carril izquierdo de circulación, sin observar que por la mencionada arteria circulaba una bicicleta conducida por el menor Bautista Geremías Garnica”.
Eso hizo que el rodado de carga colisionara con la bicicleta, sufriendo el menor las lesiones -un traumatismo craneoencefálico severo, con fractura de cráneo y hemorragia cerebral extensa- que derivaron en su deceso aquel día.
Después de ocurrido el accidente, el conductor del rodado de carga se presentó en sede policial para dar cuenta de lo sucedido.
Cuando atropelló al nene, en el camión también iba un compañero de trabajo de Salinas que se convirtió en testigo de lo sucedido y también declaró durante la instrucción de la causa penal que se iniciara.
Una pericia accidontológica citada en el fallo indicaba que la mecánica del hecho obedeció a la ya referida maniobra que el repartidor de bebidas hizo mientras conducía el camión.
En esa “amplia maniobra de giro” a través de la cual el camión desde Pringles ingresó a De las Cautivas impactó a la bicicleta en la que iba el nene, “el cual por razones que no se conocen con objetividad roza con su lateral izquierdo el lateral izquierdo, a la altura del guardabarros delantero, de un automóvil Ford Fiesta que se hallaba estacionado en el lugar”.
“A raíz de dicho roce -continuaba señalando ese dictamen pericial- el ciclista pierde el equilibrio y cae sobre su lateral derecho, siendo el biciclo y su conductor aplastados por las ruedas del camión”.
En el fallo el juez Torrens concluyó que ese incidente vial donde el nene falleció obedeció a “una falla del factor humano”.
“Dicho accionar de Mario Ismael Salinas ha sido -en esta ocasión- imprudente y violatorio de… normativa reguladora del tránsito vehicular en la provincia de Buenos Aires,… siendo su conducta merecedora de reproche penal a título de culpa”.
“Quien resultara fallecido resulta ser un menor de seis años de edad, quien se movilizaba en una bicicleta por calle de tierra y sin vigilancia de un adulto. Sin embargo esa situación -sobre la base de lo que he tenido por demostrado con relación al accionar del imputado Salinas- no desplaza ni elimina ni excluye la culpa del causante”, aclaró el juez.

 El dato
Luis Piotti representó al Ministerio Público Fiscal en este juicio abreviado, mientras que la defensora Oficial Adriana Hernández patrocinó al camionero condenado. En el proceso intervino también, como Particular Damnificado en nombre de los familiares del menor fallecido, el abogado Emanuel Barrionuevo.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *