Condenado por un intento de homicidio y por otros delitos

Un juez le dictó a un azuleño una pena de seis años y diez meses de prisión. En el mismo proceso fue juzgado por haber baleado a un joven, por vender drogas al menudeo y también por provocar un incendio en la Seccional Primera local de Policía, hecho ocurrido cuando en marzo del año pasado estaba detenido. Los varios antecedentes penales que registra el encausado, por los cuales ya había estado preso tiempo atrás, derivaron en que fuera declarado “reincidente”.

Un juicio abreviado, tres causas penales y un mismo acusado, que fue condenado a seis años y diez meses de prisión.

Un juez lo halló autor de varios delitos: un intento de homicidio, una infracción a la Ley de Estupefacientes -ilícito por el que también, a modo de otra pena, le fue impuesto el pago de una multa de mil pesos– y haber provocado un incendio mientras estaba detenido en uno de los calabozos de la comisaría primera local.

Las penas referidas, en formato de condena, se las dictaron a un hombre al que voceros judiciales identificaron como Andrés Rott, actualmente de 31 años.

Joaquín Duba, el juez que intervino en ese proceso abreviado que semanas atrás se tramitó en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 local, lo condenó como autor penalmente responsable de los siguientes delitos: homicidio simple agravado por el uso de arma en grado de tentativa, comercialización de estupefacientes en concurso real con tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización en dosis fraccionadas destinadas directamente al consumidor y daño calificado, todos en concurso real.

Los varios antecedentes penales que Rott registra y por los cuales ya había estado preso tiempo atrás derivaron, en el mismo juicio abreviado, en que fuera declarado “reincidente”, según se mencionó en el fallo.

Esos antecedentes, además, fueron computados por el juez que lo condenó como una única circunstancia agravante.

“No pudiéndose imponer una pena superior a la solicitada por el Fiscal, de acuerdo a lo establecido por el Artículo 399 del Código Procesal Penal, corresponde condenar a Andrés Rott a las penas de seis años y diez meses de prisión y multa de mil pesos  ($ 1.000,00), accesorias legales y costas, declarándolo reincidente”, escribió en la parte resolutiva del fallo el juez del TOC 1 que halló al hombre autor de esos tres hechos por los que fue juzgado.

La causa principal

El sumario principal vinculado con este juicio estuvo relacionado con un intento de homicidio, hecho ocurrido en esta ciudad el 16 de octubre de 2015.

Ese día, en horas del mediodía, quedó probado que Rott se hizo presente en una vivienda ubicada en Tandil y Cáneva, lugar donde en ese entonces se domiciliaba la víctima que tuvo aquel hecho: un joven llamado Jonathan Hourcade.

Portando un arma de fuego, Rott le efectuó tres disparos “con claras intenciones de darle muerte, impactando uno de ellos en la rodilla, provocando herida en pierna derecha, con orificios de ingreso y salida en la cara externa de la misma”, escribió el juez Duba en el fallo.

De acuerdo con diferentes testimonios recogidos en la instrucción de la causa que se inició por lo ocurrido aquel día, cuando el imputado se hizo presente en la casa de Hourcade lo acusó de haberle robado un par de zapatillas, amenazó con matarlo y luego le disparó con arma de fuego “tipo calibre 22 color cromado con óxido”, la cual extrajo de uno de los bolsillos de la campera que llevaba puesta.

Tras herirlo, el hombre condenado en este juicio abreviado se dio a la fuga, al mismo tiempo que personal policial concurrió a la casa de Hourcade, que después tuvo que ser trasladado al Hospital Pintos.

En el centro asistencial municipal, cuando se entrevistó con efectivos de seguridad les dijo que había sido Rott el autor de los disparos, ya que lo conocía desde antes.

El dolo de matar lo extraigo del concreto y veraz relato de la víctima Hourcade y de la corroboración que hiciera su madre, quien pudo observar el preciso momento en el que Rott le dispara a su hijo y en consecuencia el uso de un arma de fuego”, señaló el juez Duba en el fallo.

Por ese intento de homicidio por el que ahora fue condenado, Andrés Rott había sido detenido a principios de marzo del año pasado.

Una semana más tarde, mientras permanecía privado de la libertad en la Seccional Primera, provocó ese incendio en uno de los calabozos, otro de los hechos por los que también fue condenado en este mismo proceso, al igual que por vender drogas al menudeo.

El dato

Laura Margaretic, la titular de la UFI 2, había representado al Ministerio Público Fiscal en este proceso judicial; mientras que Adriana Hernández fue la defensora Oficial del encausado. Las penas impuestas por el juez Duba a Rott fueron las mismas que las partes habían acordado, en la previa a que fuera solicitado este juicio abreviado.

LA CAUSA POR DROGAS

En el mismo juicio abreviado Andrés Rott fue condenado por una infracción a la Ley 23.737, ya que quedó probado que también vendía estupefacientes al menudeo.

Con relación a ese hecho, el juez Duba dio por probado que “como mínimo desde el inicio del año 2016 y hasta el 4 de mayo del año 2017, Andrés Rott en forma organizada, habitual y continua, desarrolló tareas de comercialización de estupefacientes al menudeo, más precisamente con clorhidrato de cocaína y marihuana, en dosis fraccionadas y acondicionadas para ser entregadas en forma directa al consumidor a cambio de un precio cierto en dinero, ocurriendo ello en la ciudad de Azul”.

Cuando el 1 de marzo del año pasado el hombre fue detenido por ese intento de homicidio por el que ahora también fue condenado, en su poder la Policía incautó “24 gramos de clorhidrato de cocaína, la que tenía bajo su guarda y disposición con fines de comercialización al menudeo”, droga que estaba en una bolsa de nylon.

Durante ese procedimiento se secuestraron varias pastillas “posiblemente utilizadas para ‘cortar’ cocaína y un teléfono celular”, elementos que sirvieron también para demostrar que vendía estupefacientes en pequeñas dosis.

“La ‘ultra intención’ de comercializar estupefacientes… se encuentra claramente acreditada con la importante cantidad de estupefacientes secuestrados el 1 de marzo de 2017”, señaló el juez que intervino en este proceso..

Estando nuevamente en libertad, Rott volvió a ser detenido el 4 de mayo del año pasado, también sospechado de dedicarse al “narcomenudeo”.

Aquel día, en su domicilio, “se secuestró una importante suma de dinero en efectivo, la que fue encontrada en oportunidad de requisar a Rott, dentro del bolsillo de su pantalón, como así también dos teléfonos celulares…, elementos todos estos típicos para su utilización en esta clase de delitos”, se indicó en el fallo.

Junto con tareas de vigilancia llevadas a cabo por la Policía, en las investigaciones penales que se iniciaran por esa infracción a la Ley 23.737 se incorporó el testimonio de un consumidor, quien afirmó que era habitual que le fuera a comprar drogas a Rott.

“Le compraba cocaína y empezamos a pegar onda. A veces me dejaba como fiado y después le pagaba”, había declarado.

“He visto también que a veces iba gente a comprar, no veía el intercambio pero sabía que estaba vendiendo porque era obvio”, sostuvo también sobre los movimientos que observaba cada vez que concurría en busca de estupefacientes al domicilio del encausado.

PROVOCÓ UN INCENDIO EN LA COMISARÍA PRIMERA

Después de que el hombre condenado en este juicio abreviado incendió colchones en la comisaría primera, el día de ocurrido ese hecho fueron convocados los bomberos y una ambulancia con personal médico.
NACHO CORREA/ARCHIVO/EL TIEMPO

El delito de daño calificado por el que Andrés Rott también fue condenado en este juicio abreviado se relaciona con un hecho ocurrido el 8 de marzo de 2017 en la Seccional Primera local de Policía, cuando llevaba una semana de detenido por el intento de homicidio que había tenido como víctima, en octubre de 2015, a Jonathan Hourcade.

En la comisaría ubicada en Belgrano y Las Flores, mientras permanecía en uno de los calabozos, después de que le fuera negado un permiso para ver a su pareja, quien había ido a la seccional por pedido suyo, Rott anunció que iba a “prender fuego los colchones”.

Posteriormente, se indicó en el fallo, “colocó contra la segunda reja de ingreso al sector de calabozos un colchón de goma espuma y mediante el uso de un cigarrillo encendido inició la combustión del mismo, generando que se incendiara el interior del mencionado sector de la comisaría, dañando de esa manera propiedad del Estado de la provincia de Buenos Aires”.

En ese entonces Rott y otro detenido, llamado Luciano Zárate, tuvieron que ser retirados de los calabozos, al tiempo que los policías que estaban en la Primera llamaron a los bomberos y a una ambulancia, unidad está última en la que ambos detenidos fueron llevados al Hospital Pintos por el humo que habían inhalado durante el incendio.

Tras provocar ese hecho, un juez de Garantías dispuso ese mismo día que Rott fuera traslado a la Unidad 2, una de las cárceles del SPB que está en Sierra Chica.

“El carácter de calificado del daño ocasionado por Rott a los bienes de propiedad del Estado está dado por la circunstancia de haberlo realizado en venganza de la decisión o determinación de la autoridad, al impedirle en su lugar de alojamiento ver a su pareja”, sostuvo el juez Duba en el fallo.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *