CONDENADOS POR CORRER PICADAS

Un juicio abreviado que se había tramitado en los Tribunales de Azul antes del inicio de la Feria Judicial de verano finalizó con condenas para dos hombres por correr picadas en autos sobre la Ruta Provincial 60, en el tramo que une a esta ciudad con la de Rauch, señalaron fuentes judiciales.

El proceso se sustanció en el Juzgado Correccional número 2 que está a cargo del Dr. Héctor Torrens.

Esas condenas consistieron en penas de seis meses de prisión de cumplimiento condicional y un año de inhabilitación especial para conducir vehículos automotores para ambos encausados.

Uno de los imputados fue identificado por voceros judiciales como Pablo Andrés Díaz, de 33 años y nacido en Rauch.

También es oriundo de la vecina ciudad el otro encausado que tuvo este proceso judicial, llamado Leopoldo Javier López, un changarín de 35 años. En su caso, fue hallado autor de los delitos de prueba ilegal de velocidad con vehículo automotor y lesiones leves en concurso real; mientras que el primero de los hombres mencionados sólo había sido condenado por correr picadas.

Las penas de ejecución en suspenso que les fueron impuestas a los encausados implicaron que el juez que intervino en este proceso abreviado les dictara a ambos las obligaciones, por el plazo de dos años, de “fijar residencia y someterse al cuidado del Patronato de Liberados de la Provincia de Buenos Aires; bajo apercibimiento -en caso de incumplimiento de alguna de las pautas- de revocar la condicionalidad de la pena”.

Además, López no debe mantener trato personal “bajo ninguna circunstancia” con el sujeto al que había agredido, “salvo expreso consentimiento” de la víctima, escribió en el fallo el juez Torrens.

 

Picadas en la Ruta 60 y un hombre agredido

Los hechos que fueron materia de este juicio abreviado habían ocurrido el 15 de febrero de 2010. En las primeras horas de ese día, sobre la Ruta Provincial 60, a unos 16 kilómetros de Rauch en dirección hacia Azul, “Leopoldo Javier López, Pablo Andrés Díaz y al menos seis personas más de sexo masculino, realizaron pruebas ilegales de velocidad con vehículos automotores”.

Según lo que quedó demostrado en el proceso, López manejaba un automotor marca Chevrolet modelo “Chevy” color antióxido y Pablo Andrés Díaz un automotor marca Chevrolet modelo “Chevy” color anaranjado.

Las picadas las estaban haciendo “sin contar con la pertinente autorización legal, obstaculizando la circulación sobre la ruta, interrumpiendo el tránsito y poniendo con ello en peligro la vida y la integridad física propia y de terceros”, indicó el juez. “Asimismo -agregó el titular del Juzgado Correccional número 2- el mencionado López, junto con al menos otra de las personas de sexo masculino referidas, le propinaron golpes de puño sobre el rostro a Gustavo Manuel Tufanisco en momentos en que éste pretendía descender de su vehículo, ocasionándole edema en región molar y orbitaria izquierda, edema nasal, herida cortante supraciliar izquierda y escoriaciones múltiples en cara, lesiones de carácter leve”.

Cuando personal policial concurrió al lugar se encontró con Tufanisco, quien refirió que instantes antes había sido golpeado por varias personas, entre quienes estaba uno de los condenados en este juicio abreviado.

El hombre iba con su familia a un campo de la zona y estaba a pocos metros de llegar en su auto al establecimiento rural cuando observó que, sobre la ruta,  estaban los condenados y otros sujetos más, con reflectores en sus manos: quienes le hacían seña para que detuviera la marcha.

Sobre las banquinas en ese momento, además, había varios autos y camionetas estacionadas.

Luego, cuando el hombre continuó la marcha en su auto entre los rodados que estaban en ese sector de la ruta, rozó con la trompa a una de las personas que se encontraba en el lugar, aunque sin lesionarla.

Eso derivó en que varios rodados comenzaran a perseguirlo, entre ellos una camioneta con ocupantes en la cabina y en la caja.

Cuando ese rodado se puso a la par del suyo, una de las personas que iba en la camioneta sacó un fierro tipo barreta y le pegó al automóvil que manejaba el hombre que después sería agredido.

Al mismo tiempo, otros autos comenzaron a encerrar al del hombre que iba con su familia, hasta lograr que detenga la marcha.

En ese momento los sujetos que lo seguían comenzaron a romper a patadas y fierrazos el rodado. Y después agredieron a la víctima, situación por la que en este juicio uno de los encausados fue condenado.

Después de la agresión los sujetos se retiraron del lugar en dirección hacia la ciudad de Rauch.

Antes de que se registrara este incidente sobre la Ruta 60, los sujetos que estaban en el lugar le habían ordenado a Tufanisco que se apurara porque estaban “haciendo picadas”.

Las partes estuvieron representadas en este juicio abreviado por la fiscal Neli Rosas, el abogado Ricardo Omar Palma -como particular damnificado del hombre agredido-, el penalista Fernando Santomauro, defensor de Díaz; y la defensora Oficial Graciela Durán, que patrocinó al otro condenado por correr picadas en la Ruta 60.

Las penas para ambos encausados fueron las mismas que las partes habían acordado antes de que la fiscal Rosas solicitara la realización del juicio abreviado.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *