POR DAÑOS Y PERJUICIOS

Condenan a Miguel Mugueta a pagar 50.000 pesos a un escribano de Azul 

En las últimas horas se conoció la resolución de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial Departamental que condenó al antropólogo y docente universitario a pagar esa suma a Nicolás Duba por “daños y perjuicios”. La justicia probó que en 2012, utilizando diferentes usuarios de Facebook, Mugueta fue el autor de “comentarios, expresiones, juicios de valor de alto contenido ofensivo, que lesionan el honor y reputación” del escribano.

La Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial ratificó el fallo condenatorio contra Miguel Mugueta (derecha) quien deberá pagarle 50.000 pesos más intereses y costas a Nicolás Duba (izquierda). ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
La Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial ratificó el fallo condenatorio contra Miguel Mugueta (derecha) quien deberá pagarle 50.000 pesos más intereses y costas a Nicolás Duba (izquierda). ARCHIVO/EL TIEMPO

“El escribano radical que hace curros en Pinamar con las casas sociales junto al Intendente de dicha ciudad… el que estaba cuando mataron al reportero Cabezas. Devolvé la bolsa Duba!!!”. Ese fue uno de los mensajes en Facebook que la justicia dio por probado que escribió el antropólogo Miguel “Chule” Mugueta contra el escribano Nicolás Duba y por el que lo condenó a pagarle 50.000 pesos, más intereses y costas.

La resolución condenatoria está firmada por los jueces integrantes de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial Departamental, Sala II, quienes confirmaron un fallo de primera instancias al entender que Mugueta vertió “comentarios, expresiones, opiniones o juicios de valor de alto contenido ofensivo, que lesionan el honor y reputación”, de Duba.

Las publicaciones fueron realizadas en 2012, luego de que el diario Perfil lazara una denuncia periodística contra el intendente de Pinamar por adjudicar viviendas sociales a funcionarios, familiares y gente conocida. Entre ellos figuraba Nicolás Duba.

Pese a que Mugueta negó ser el autor de los comentarios -que aparecían con el nombre de diferentes usuarios, entre ellos “La Patada”- la justicia probó que efectivamente fue el autor y entendió que hubo “una grave lesión” al “honor personal y profesional” de Duba.

El fallo de primera instancia    

En septiembre de 2013 Duba demandó a Mugueta por daños y perjuicios, por el  mensaje aparecido en el muro de Facebook de La Patada, y los comentarios posteriores. La demanda presentada por el escribano fue por “daño moral” y reclamó en ese entonces 80.000 pesos más intereses. Según adujo Duba, “la pretensión resarcitoria se sustenta en la afección a su honor producida por expresiones injuriosas y difamatorias vertidas por el demandado en el muro de Facebook de “La Patada”… las que provocaron una grave lesión a su honor personal y profesional, máxime que es escribano”.

La causa se tramitó en el Juzgado Civil y Comercial Nº 4 de esta ciudad y el eje estuvo puesto en determinar, entonces, si Mugueta había sido el autor -y, por consiguiente, responsable- de la publicación y los posteriores comentarios.

La defensa del antropólogo argumentó que no estaba probada la autoría del hecho y que el demandado no fue el autor intelectual de ninguno de los comentarios o publicaciones hechos en Facebook “al que tenían acceso terceras personas y los miembros de la banda”.

Sin embargo, luego de casi cuatro años -en abril de 2017-, el juez de primera instancia Jorge Raúl Cataldi dio por acreditada la autoría de Mugueta en base la prueba documental y testimonial recolectada durante la instrucción de la causa.

Entre los testimonios que tomó en cuenta, está el de Evaristo César Martínez quien, según consta en el fallo “manifestó que Marcial Luna le dijo que Mugueta era quien escribía sobre Duba; que era apodado “el Chule” y que usaba el chat de “La Patada””.

También Luna testimonió y lo hizo en ese mismo sentido. Aseguró que “el demandado es apodado “el Chule”, que solamente Mugueta utilizaba el chat de “La Patada”, que ninguna otra persona escribía en él ni tenía acceso a dicha página de Facebook y que ni el testigo ni los restantes integrantes de la banda musical “La Patada” tenían acceso a la clave de dicha página”.

El juez hizo hincapié en averiguar sobre el apodo de Mugueta porque, de acuerdo a lo consta en el fallo, “él niega” que lo denominen así.

Luego de casi cuatro años, en abril de 2017, el juez Cataldi tuvo por acreditado que el antropólogo “era quien escribía en el muro de Facebook de “La Patada” y el autor de los comentarios y publicaciones”, por lo que condenó a Mugueta a pagar 50.000 pesos.

Textualmente la resolución del magistrado de primera instancia indica que “se ha afectado el honor y se ha cometido injuria constituyendo una humillación y una ofensa al actor (Duba) porque se lo ha deshonrado y desacreditado”.

Asimismo, teniendo en cuenta “que el actor es un conocido escribano de Azul y que “La Patada” tenía veintiocho mil amigos en su Facebook”, Cataldi juzgó razonable “fijar en concepto de daño moral la suma de 50.000 pesos, con más sus intereses y costas”.

El antropólogo apeló el fallo y en mayo de este año la causa fue elevada entonces a la Cámara Civil y Comercial Departamental Azul, Sala II.

La sentencia de la Cámara

Los jueces que integran dicha Cámara –Víctor Mario Peralta Reyes, Jorge Mario Galdós y María Inés Longobardi– ratificaron lo actuado por Cataldi y confirmaron la  sentencia.

“Pese al esfuerzo argumental de la parte demandada, su recurso de apelación no es procedente”, señalaron los jueces para luego apuntar que fue el autor “material” de los comentarios subidos “como “usuario” con el nombre de “La Patada”, Chule, o Mugueta” y mencionan numerosas actas notariales de comprobación.

Antes de emitir la sentencia, los magistrados advirtieron que “no está en juego ni la libertad de expresión ni el derecho de crítica a un funcionario público -no olvidemos que el actor es escribano- sino que se trata lisa y llanamente de verter comentarios, expresiones, opiniones o juicios de valor de alto contenido ofensivo, que lesionan su honor y reputación”.

Y transcribió otros comentarios en los que “Mugueta dijo: “Ahí está Duba el que se robó junto al Intendente de Pinamar las casas para planes sociales”; que Duba estaba por ser procesado; que se quedó con casas destinadas a ciudadanos; el “Nico” Duba se quedó con medio Azul; “Pídale a Duba que le de un terrenito estatal de los que escrituró con…”.

Esas expresiones “superan altamente la mera discrepancia o crítica, y constituyen manifestaciones que lesionan los derechos personalísimos del honor y honra”.

Resolvieron entonces “confirmar -en lo sustancial- la sentencia recurrida”, esto es 50.000 pesos más los intereses desde abril de 2012 “que es la de la producción del ilícito”, concluye el fallo.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

3 Comments

  1. Yoli

    octubre 31, 2017 at 1:42 pm

    Abriste mucho la boca seudo comunista..

  2. Doña Rosa

    octubre 31, 2017 at 4:36 pm

    En mi barrio se llama “hacete cargo”término la era K.ahora no hay impunidad.

  3. Car10

    octubre 31, 2017 at 5:14 pm

    Muy caradura q hdp no tiene verguenza hay dios q pais generoso a a proposito a paso con el barrio de farmaceuticos donde 300 personas pagamos dinero por eso te acordas?¿

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *