FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Condenaron a un tractorista por un accidente donde había fallecido un viajante de comercio

<
>

Le impusieron una pena de dos años de prisión en suspenso y otra que lo inhabilita por cinco años para manejar. El autor de este “homicidio culposo” es un joven azuleño. En octubre de 2013, por la Ruta 60, manejaba un tractor que remolcaba dos unidades de uso agrícola, sin contar con luces la última de ellas. Eso hizo que un furgón que circulaba en su mismo sentido la chocara, situación que derivó en el deceso del hombre que guiaba ese rodado.

Dos años de prisión de cumplimiento condicional y cinco años de “inhabilitación especial para conducir toda clase de vehículos que requiera para ello autorización estatal” fueron las penas que le impusieron en un juicio abreviado a un joven que fue condenado por un accidente de tránsito donde había fallecido un viajante de comercio, hecho que en octubre de 2013 sucedió en jurisdicción del Partido de Azul.

Fuentes judiciales señalaron a EL TIEMPO que por lo que había sido ese accidente se tramitó días pasados un juicio abreviado en el Juzgado Correccional número 2 que tiene sede en los Tribunales de esta ciudad y está a cargo del Dr. Héctor Torrens.

El magistrado halló al encausado autor penalmente responsable del delito homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de vehículo automotor, lo que derivó en que le fueran impuestas las penas ya referidas.

El imputado y condenado en esta primera instancia fue identificado por voceros del Juzgado Correccional 2 como Maximiliano Ezequiel Zeberio, un tractorista oriundo de Azul que tiene 22 años.

Un choque por alcance

El hecho que fuera materia de este proceso judicial se produjo el 21 de octubre de 2013 y el hombre fallecido en el accidente de tránsito se llamaba Horacio Julio Césare, un viajante de comercio oriundo de la localidad pampeana de Vértiz que tenía 61 años y estaba radicado en Chivilcoy.

Minutos después de la hora 20 del día ya referido se produjo el accidente, cuando -escribió el juez Torrens en el fallo- “Maximiliano Ezequiel Zeberio conducía un tractor marca Zanello 540 sin patentar, color amarillo, tirando un disco hidráulico marca Cantar color rojo y una unidad de rolo hidráulico Stefoni color amarillo, la cual no llevaba en su parte posterior ningún tipo de iluminación ni elemento refractario que permitiera su visualización, por Ruta Provincial 60 en sentido direccional Rauch-Azul”.

A la altura del kilómetro 298, la maquinaria agrícola fue embestida “por alcance” por el rodado que guiaba la víctima de este accidente, un furgón Renault Master que circulaba en el mismo sentido que el tractor que conducía el joven azuleño condenado en este juicio abreviado.

Horacio Julio Césare, a causa de las graves lesiones sufridas como consecuencia del impacto, falleció “por paro cardiorrespiratorio traumático con shock hipovolémico”, mientras permanecía internado en el Hospital Pintos de esta ciudad, el centro asistencial al que había sido trasladado después del accidente.

El choque entre ambos vehículos, sobre la Ruta Provincial 60, se había registrado a aproximadamente unos diez kilómetros del cruce de esa ruta con la 3.

El furgón que guiaba el hombre que falleció, luego del impacto, quedó sobre una de las banquinas de la ruta y el conductor, atrapado en el interior del rodado, según se indicó en el fallo que declararon policías que intervinieron en lo que fue ese fatal accidente.

“Un traumatismo abdominal cerrado, con múltiples heridas hepáticas y en bazo”, según arrojó la autopsia como resultado, fueron las causas que derivaron en el deceso del conductor del furgón, ocurrido en las primeras horas del día posterior a registrado el accidente, cuando el hombre permanecía internado en el Hospital Pintos.

Con los elementos colectados en lo que fue la Instrucción Penal Preparatoria de este expediente penal, el juez Torrens sostuvo que “ha sido Maximiliano Ezequiel Zeberio quien interviniera, a título de autor, en el hecho”.

“Maximiliano Ezequiel Zeberio ha actuado -en esta ocasión- de modo imprudente y violatorio de las disposiciones de los arts. 39 -incisos a) y b)-, 40 inc e), 47 inc. c), 62 y concordantes de la Ley nacional 24.449, reguladora del tránsito vehicular en la provincia de Buenos Aires en función de lo dispuesto por la ley provincial de adhesión 13.927, al transitar en horario nocturno en un vehículo que llevaba de tiro dos unidades de uso agrícola sin contar la última con iluminación o elemento refractario que permitiera una adecuada visualización para los conductores de vehículos que circulaban por la ruta en igual sentido”.

“Así, el accionar de Zeberio se ha convertido en causal eficiente de producción del hecho en el cual el nombrado Horacio Julio Césare sufriera lesiones de tal gravedad que le ocasionaron la muerte horas más tarde, mientras se encontraba en internación hospitalaria, siendo por tanto merecedor de reproche penal a título de culpa”, concluyó el titular del Juzgado Correccional número 2 que intervino en este proceso abreviado.

Con relación a las sanciones impuestas al tractorista, el juez aclaró que por “el imperativo legal del artículo 399 del CPP -que me obliga a ajustarme a las penas requeridas en el acuerdo de juicio abreviado y a su modalidad de cumplimiento-, entiendo viable aplicar al caso los montos de dos años de prisión e inhabilitación especial para conducir toda clase de vehículos que requieran autorización estatal por el plazo de cinco años”.

El dato

“Considerando las condiciones personales del causante, su juventud, sus afianzados vínculos familiares, su condición de persona de trabajo, su carácter de primario y las demás pautas del artículo 26 del Código Penal, estimo inconveniente que la pena privativa de libertad sea de efectivo cumplimiento, debiendo el nombrado, por el plazo de dos años, fijar residencia y someterse al cuidado del Patronato de Liberados de la Provincia de Buenos Aires, ello bajo apercibimiento de revocar la condicionalidad otorgada en caso de incumplimiento de esas pautas”, escribió también el juez Torrens en el fallo. Lo hizo al fijar las pautas de conducta para el tractorista, condenado como el responsable de este accidente de tránsito donde había fallecido un hombre.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *