FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Condenas de cinco años de prisión para los autores de un robo a una pareja de ancianos

 

En octubre de 2014, en Cacharí, dos sujetos ingresaron con fines de robo a la casa de un matrimonio, en momentos que el hombre y la mujer que resultaron víctimas de este hecho estaban durmiendo. Los considerados autores de este ilícito, un joven oriundo de la vecina localidad perteneciente al Partido de Azul y otro nacido en Las Flores, fueron condenados días atrás en un Tribunal de esta ciudad, tras la realización de un proceso abreviado.

 

Dos jóvenes cumplen actualmente en unidades carcelarias pertenecientes al ámbito del Departamento Judicial Azul condenas a respectivas penas de cinco años de prisión, después de que en un juicio abreviado tramitado en un Tribunal de esta ciudad habían sido hallados coautores de un violento robo que en Cacharí, en octubre de 2014, tuvo como víctima a un matrimonio de ancianos.

Por el caso se había sustanciado un proceso abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 que contó con la intervención del juez Gustavo Borghi, quien halló a los encausados autores del delito robo calificado por el uso de arma.

Los jóvenes condenados en ese juicio abreviado fueron identificados por voceros del TOC 1 como Alan Díaz, oriundo de Las Flores y de 23 años; y José Horacio López, nacido en Cacharí y también de 23 años.

Asaltados cuando estaban durmiendo

El ilícito por el que fueron condenados había ocurrido en la vecina localidad perteneciente al Partido de Azul en las primeras horas del 18 de octubre del año 2014.

Según lo referido en el fallo por el juez que intervino en este proceso abreviado, minutos después de la hora una de aquel día quedó probado que ambos encausados ingresaron con fines de robo a una vivienda situada en la calle Belgrano.

Las víctimas de aquel robo fueron un matrimonio de ancianos domiciliados en ese lugar, a quienes los condenados en este juicio abreviado sorprendieron en momentos que tanto el hombre como la mujer estaban durmiendo.

Para ingresar a la vivienda, la cerradura y el cobertor frontal de la puerta de entrada habían sido forzados por los autores de este ilícito.

Una vez en el interior de la casa, un hombre llamado Dasio Alberto Lahilacar y su esposa, Argelia Francisca Gallo Oruezábal, se convirtieron en las víctimas de aquel robo convertido días atrás en materia de este juicio abreviado.

“Tras un breve forcejeo e intimidación con un cuchillo de aproximadamente quince centímetros de hoja que utilizó uno de ellos” -escribió en la resolución el juez Borghi- los ladrones redujeron a ambos moradores de la vivienda.

Después, al matrimonio le sustrajeron “dos mil trescientos pesos; un cuchillo de oro y plata de veinte centímetros de largo, con vaina, con un trébol de cuatro hojas de oro, en su empuñadura y en la vaina y la inscripción de las iniciales “DL” sobre su cabo; una cartera monedero plastificada tipo cuero de leopardo, que contenía doscientos pesos, una linterna de color negro, recubierta con goma con detalles amarillos, marca “Japan”, dos botellas de “Fernet Branca” y tres de gaseosa marca “Coca Cola”, dándose a la fuga con dichos elementos propiedad de los mencionados propietarios”.

Una vez llevado a cabo el robo, ambos ladrones huyeron por un terreno baldío que da a la parte trasera de la casa a la que instantes antes habían ingresado para cometer este ilícito.

En el marco de la investigación que se inició tras la denuncia radicada por lo sucedido, las viviendas de los encausados fueron allanadas y en esos lugares se incautaron elementos relacionados con el robo.

“Abuela, dame 50 pesos y nos vamos”

Según había declarado la mujer dueña de casa, al escuchar un golpe brusco en la puerta se levantó junto a su esposo, momento en el cual ambos observaron a los jóvenes condenados en este juicio abreviado que ya estaban en uno de los dormitorios de la propiedad.

En ese lugar el marido de la mujer comenzó a forcejear con uno de los ladrones, que tenía su rostro cubierto y portaba un cuchillo.

En tanto, Argelia Francisca Gallo Oruezábal alcanzó a dialogar con el otro autor de este robo, que también tenía su rostro tapado.

“¿Por qué hacen esto, por qué hacen esto?. Mirá cómo está mi marido. Por ustedes se muere ahora”, alcanzó a decir la mujer, a lo que uno de los autores de este robo le respondió: “Abuela, dame 50 pesos y nos vamos”.

De esa manera la mujer se acercó hasta una mesa de luz, de donde tomó un sobre en cuyo interior estaba el dinero del que los delincuentes se apoderaron, llevándose también los demás elementos mencionados.

El juez Borghi valoró como agravantes para los encausados “la pluralidad de intervinientes” en el hecho, “la nocturnidad y el aprovechamiento de la elevada edad de las víctimas”, circunstancias todas “favorecedoras de la consumación del ilícito”.

Y como atenuantes, también para ambos jóvenes sometidos a este proceso abreviado, tuvo en cuenta “la carencia de antecedentes condenatorios”.

“Por todo lo expuesto corresponde condenar a Alan Díaz y a José Horacio Lopez, en virtud a lo acordado y de lo dispuesto por el artículo 399 del Código Procesal Penal -que establece que no se podrá imponer una sanción superior a la solicitada por el Fiscal- a las respectivas penas de cinco años de prisión, accesorias legales y costas, por resultar autores penalmente responsables del delito de robo calificado por el uso de arma, escribió el juez Borghi en lo dispuesto.

El dato

En representación de las partes intervinieron en este proceso la fiscal Laura Margaretic y el abogado Pedro De Luca, este último defensor Particular de los encausados. Las condenas impuestas a ambos jóvenes fueron las mismas que Fiscal y Defensor Particular habían acordado antes de que fuera solicitada la realización de este juicio abreviado.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *