LO INFORMARON AYER A EL TIEMPO FUENTES JUDICIALES

Confirmaron la prisión preventiva para el único detenido por una frustrada y violenta entradera

 

En abril de este año un abogado, su esposa y su hija se convirtieron en víctimas de un intento de robo en una vivienda de esta ciudad que está situada sobre la Ruta 51. Durante el hecho, el abogado se defendió utilizando un arma de fuego con la que hirió a uno de los delincuentes, el único que actualmente está preso, ya que los demás coautores de este ilícito lograron darse a la fuga. Días atrás, la Cámara Penal confirmó la prisión preventiva que le fuera dictada en primera instancia por lo sucedido a uno de los acusados. El abogado se  había tiroteado con los asaltantes y resultó herido de un disparo en el muslo por uno de los tres autores que tuvo este episodio delictivo.

 

 

Una imagen captada por las cámaras de seguridad en la casa del abogado sobre lo que había sido el hecho. En la misma se observa en primer plano, de espaldas, a uno de los delincuentes que después se dio a la fuga. En segundo plano aparece el sujeto que resultaría herido de un balazo y ahora está preso, cuando en ese momento tenía tomada de rehén a la esposa de Arla.
IMAGEN DE VIDEO
<
>
Una imagen captada por las cámaras de seguridad en la casa del abogado sobre lo que había sido el hecho. En la misma se observa en primer plano, de espaldas, a uno de los delincuentes que después se dio a la fuga. En segundo plano aparece el sujeto que resultaría herido de un balazo y ahora está preso, cuando en ese momento tenía tomada de rehén a la esposa de Arla. IMAGEN DE VIDEO

La Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Azul confirmó la prisión preventiva del único detenido hasta el momento por una violenta y frustrada entradera que en abril pasado tuvo como víctimas en una casa de esta ciudad a un abogado, su esposa y su hija, informaron ayer a EL TIEMPO fuentes judiciales.

Durante el hecho, el encausado había resultado herido de un disparo por el dueño de la propiedad, en medio de un intenso tiroteo donde el abogado al que tres sujetos intentaron asaltar también fue alcanzado por un balazo.

La causa penal que se continúa instruyendo por el caso está relacionada con el intento de asalto que en horas de la noche del sábado 23 de abril de este año tuvo como víctimas al abogado Andrés Arla, a su esposa y a su hija, hecho que sucedió en una vivienda situada sobre la Ruta Provincial 51 y la calle De los Eucaliptus, frente al Barrio Parque Pinasco.

Después de que al único detenido por el caso le dictaran en primera instancia la prisión preventiva como uno de los coautores de los delitos que se están investigando, entre los que se incluyen el intento de robo y también las lesiones que sufriera el abogado durante lo que fue el tiroteo que mantuvo con los asaltantes para defenderse, los voceros judiciales consultados ayer indicaron que la Cámara Penal había confirmado días atrás la medida cautelar para el encausado “en todos sus términos”, al aludir a la calificación legal que tiene el expediente que se está instruyendo por lo sucedido.

Ese sumario se sustancia a través de la UFI 13, fiscalía que actualmente en forma interina está a cargo del Dr. Javier Barda.

La prisión preventiva para el único detenido por esta violenta y frustrada entradera, en primera instancia y a pedido de la fiscalía interviniente, había sido dictada por el Dr. Federico Barberena, el titular del Juzgado de Garantías número 2 departamental.

El considerado coautor de este hecho había sido identificado por voceros policiales y judiciales como Ariel Damián Barrios, un hombre de 30 años con último domicilio en el conurbano bonaerense, el mismo que actualmente -según señalaron ayer voceros allegados al sumario judicial- está preso en una unidad penal del Complejo Penitenciario La Plata.

Barrios había sido aprehendido en cercanías de la casa del abogado azuleño en las primeras horas del día siguiente a registrada esa violenta y frustrada entradera.

Cuando personal policial que investigaba el hecho lo encontró, el hombre presentaba en ese entonces una grave herida en su región abdominal, a causa de un disparo que le efectuara el abogado dueño de la propiedad cuando se defendió del intento de robo.

Eso hizo que en principio el único detenido que tiene este caso, ahora con prisión preventiva confirmada, permaneciera internado en el Hospital Municipal “Dr. Ángel Pintos” de esta ciudad durante varios días, hasta que luego le dieron de alta y lo trasladaron a la Estación de Policía Comunal de Tapalqué.

Para ese entonces el ahora acusado de cometer el hecho -en compañía de dos sujetos más que esa noche de registrada la frustrada entradera lograron darse a la fuga- ya había sido indagado en Tribunales desde la fiscalía donde se inició un sumario penal por el caso, audiencia durante la cual se negó a declarar.

Un intento de robo y un intenso tiroteo

Las cámaras de seguridad que el abogado víctima de este hecho junto a su esposa e hija posee en su propiedad se convirtieron en un elemento de prueba que ha sido incluido en ese sumario penal que se está instruyendo.

A través de esas filmaciones puede observarse la manera en que tres delincuentes llevaron a cabo el hecho, los cuales en principio, cuando habían pasado unos minutos de la hora 23 de aquel sábado 23 de abril ya referido, aguardaron la llegada de la esposa del abogado a la propiedad para tomarla de rehén.

Mientras que Arla y su hija de 18 años, que aquel fin de semana había venido a visitar a sus padres desde la ciudad donde está cursando estudios universitarios, se encontraban en el interior de la casa, la mujer del abogado fue interceptada por uno de los delincuentes en momentos que regresaba a su domicilio en una camioneta.

Ni bien descendió del rodado, las cámaras de seguridad registraron el momento en que uno de los tres sujetos autores del hecho -que después resultó ser Barrios- portando un arma de fuego de puño se acercó hasta ella e intentó inmovilizarla, con intenciones de obligar al abogado a que abriera la puerta de la casa y dejara ingresar a todos los delincuentes.

Lejos de asustarse ante el accionar de los asaltantes, la mujer forcejeó con ese sujeto que la había tomado por la fuerza y le apuntaba con el arma de fuego que portaba, aunque finalmente logró ser inmovilizada.

Lo más grave sucedió instantes después, cuando ese delincuente llevó hasta una de las puertas de ingreso de la casa a la mujer y, mientras le seguía apuntando con el arma de fuego, hizo que Arla abriera la puerta.

La reacción del abogado no se hizo esperar, ya que ni bien abrió le efectuó un disparo desde muy corta distancia con un arma de fuego que portaba, una pistola calibre 45.

Eso hizo que el ladrón resultara herido y se diera a la fuga, logrando durante ese instante que su esposa pudiera ingresar a la casa sin que resultara herida.

Ese sujeto que tenía inmovilizada a la mujer de Arla logró también dispararle, lo que se tradujo en que el abogado dueño de la casa resultara herido de un disparo en un muslo, lo que obligó a que instantes más tarde tuviera que ser llevado al hospital para ser atendido, sin que la lesión –afortunadamente para él- fuera de gravedad.

Al mismo tiempo, otro de los autores de esta violenta y frustrada entradera le efectuó varios disparos al abogado desde afuera de la casa.

Sin llegar a alcanzarlo mientras Arla estaba adentro y había tomado la pistola para defenderse del ataque, varios de esos impactos de bala quedaron marcados en un vidrio de una de las ventanas de la vivienda, de la misma manera que en la pared y en otros sectores externos e internos de la casa.

“Me pasó a mí como le podría haber pasado a cualquier vecino”, había dicho tres días después a ocurrido el hecho el abogado Andrés Arla, cuando mantuvo una entrevista con este diario para dar cuenta de ese grave episodio de inseguridad que los tuvo como víctimas a su esposa, a su hija y a él.

“Que ellas dos no tengan nada, para mí es una tranquilidad enorme. De lo contrario, otra hubiese sido la historia. Y hoy me estaría cuestionando si es bueno o malo tener armas en la casa”, declaró también en esa oportunidad quien años atrás se desempeñara como juez en la provincia de Neuquén.

Según Arla, esa frustrada entradera donde se había tiroteado con los delincuentes no estuvo relacionada con su actividad profesional.

Desde su punto de vista, lo que en la noche del pasado sábado 23 de abril ocurrió en su casa fue “un robo común, al ‘boleo’”, aunque no descartó que en el hecho haya existido por parte de los tres delincuentes que lo llevaron a cabo “un mínimo plan, de logística y armamento”, ya que “acá hubo alguien que direccionó o armó el grupo”.

El dato

Según fuentes judiciales señalaron, el propio abogado Andrés Arla está presentado en la causa penal que se está instruyendo como Particular Damnificado en representación de su esposa e hija, quienes -al igual que él-  también resultaron víctimas de lo sucedido.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *