Constantino Rey: el valor de apoyar ideas de otros en iniciativas trascendentes

He leído con atención y grata sorpresa el artículo publicado el pasado domingo en la contratapa del Diario El Tiempo por Eduardo Agüero Mielhuerry que rescata la figura de un inmigrante olvidado por nuestra comunidad. Una figura noble como tantas otras anónimas que permitieron a Azul progresar y que en un momento (instante) de su vida tuvieron la valentía y lucidez para apoyar iniciativas “jugadas” y “locuras” tan trascendentes que han dado grandes resultados como por ejemplo que tengamos un teatro Español que orgullosamente este mes cumpla 120 años de inaugurado.

Cuando realizaba la investigación sobre la historia del Teatro Español y la Asociación Española de Azul, intenté averiguar consultando (sin resultados positivos hasta el artículo citado) a algunos vecinos de apellido Rey, si eran descendientes de aquél gallego que decididamente apoyó al presidente don Antonio Nievas para tomar la decisión crucial de la Asociación Española: la de construir un Teatro. Se dejaron así de lado las firmes posturas que había también en la colectividad para que se construyera un panteón social o un pabellón del hospital para internación de los españoles inmigrantes enfermos.

Consta en las actas de la Asociación que el decidido apoyo de don Constantino Rey a la postura de Nievas convenció a los demás dirigentes y dejó de lado aquellas otras loables iniciativas que simplemente hubiesen hecho que la institución sea una historia del pasado local y no una realidad viviente y vigente como lo sigue siendo hasta nuestros días, por ejemplo construyendo proyectos de avanzada en lo público privado como el de Ciudad Cervantina, el de fundar recientemente el Centro Creativo Casa Malharro y muchos otros más de innovación social, cultura y trabajo en red.

Me ha parecido oportuno rescatar ese instante de aquél este pionero casi olvidado cuyo apoyo a otro “idealista” nos permite por generaciones disfrutar de todo lo que ese símbolo ha dado para Azul y lo que podrá generar hacia el futuro, si la luz que ayudó a encender en 1889 don Constantino sigue iluminando por siempre frente a nuestra emblemática plaza San Martín.

Carlos Filippetti.

Ex presidente de la Asociación

Española de Socorros Mutuos de Azul.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *