Consumo de alcohol y accidentes

En nuestra sociedad actual el hábito de tomar bebidas alcohólicas se encuentra incorporado y asimilado a nuestra cultura. Se ha visto que existe una gran relación entre consumo de alcohol y accidentes.

Se ha establecido que el alcohol y las drogas está relacionado con el 50% de los accidentes de tránsito, se estima que está presente de alguna manera (conductores, víctimas, etcétera) en el 50% de las muertes, y que aún muy pequeñas cantidades de alcohol (un vaso de vino o cerveza o sidra) disminuye la capacidad de conducir lentificando las respuestas y entorpeciendo las maniobras, embotando los sentidos al disminuir la capacidad de atención y generando una falsa sensación de seguridad que predispone a excesos de velocidad y todo tipo de violaciones a las normas de tránsito.

El alcohol no solamente hace más lentas las reacciones y aumenta el riesgo, sino que también oscurece el juicio, hace más lenta la toma de decisiones y genera dificultades de la visión periférica. De estos aspectos cabe mencionar que el control es una parte importante de la seguridad vial. La falta de control y de sanciones desinhibe la conducta de los conductores, los que llegan a comportarse sin la prudencia necesaria para evitar situaciones de riesgo.

Se aprecian alteraciones en el manejo del vehículo, como aparición de movimientos bruscos y perturbación en la atención, perjudicando la capacidad de elección, particularmente cuando hay que decidir si doblar o frenar. Siendo este retardo muy importante en los tiempos de la decisión crucial en los accidentes.

La ley 24.449 establece un máximo tolerable de 5 grl de alcohol en sangre. Para los conductores de colectivos disminuye a 0, la tolerancia al alcohol.

En el Concejo Deliberante de Azul en el año 2011 fue presentado, por el grupo Estrellas Amarillas, un proyecto que se centra en la idea de “conductor designado” que propone que en un grupo de amigos se designe en cada salida a uno para que no tome y sea quien maneje.

Este programa tiene como propósito la prevención y reducción de los muchos accidentes derivados del consumo de alcohol y propone la integración de esfuerzos con miras a incrementar la seguridad de los ciudadanos y usuarios a través de la concientización vial y responsabilidad en el manejo como mecanismo para prevenir y reducir la cantidad de accidentes de tránsito y de víctimas fatales.

La responsabilidad es de todos pero la elección es de cada uno. Esta iniciativa permite trabajar entre los distintos actores como ONG, empresas, personal policial y gobierno municipal, invitando a la población toda, a conducir con la más plena conciencia. También establece los controles necesarios que se tendrán que efectuar para su correcta aplicación.

Si bien el proyecto pasó a comisión y nunca se trató es importante que se lo actualice para que la ordenanza entre en vigencia en el menor tiempo posible, pero que se incluya a todo vehículo, sea de 4 o de 2 ruedas, que circule por la ciudad y/o en las rutas.

La ordenanza puede ser excelente, pero si la Municipalidad no se ocupa de realizar campañas de difusión, con el fin de que se conozcan las consecuencias perjudiciales que resulten de conducir bajo la influencia del alcohol  y tareas de control en toda la ciudad, con el tiempo la ordenanza pasará a ser una norma más que nadie la cumplirá. Eso hay que evitarlo para que Azul sea una ciudad segura.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *