INFORME

Consumo excesivo de la tecnología en los niños

Evangelina Di Benedetto es psicóloga. En diálogo con EL TIEMPO destacó, entre otros aspectos, que hay que revalorizar la infancia como tal sin horarios y sin tiempo.
<
>
Evangelina Di Benedetto es psicóloga. En diálogo con EL TIEMPO destacó, entre otros aspectos, que hay que revalorizar la infancia como tal sin horarios y sin tiempo.

La Licenciada en Psicología Evangelina Di Benedetto se refirió a esta problemática que ya está instalada en la sociedad desde, por lo menos, veinte años. Planteó aspectos que dificultan la salud en los más pequeños y los factores de protección.

Por Laura Méndez de la Redacción de EL TIEMPO

Las ilusiones de los niños fueron cambiando con el paso de los años. Antes, anhelaban la bicicleta, los ladrillitos para armar, las muñecas en el caso de las nenas, jugar al elástico y hasta algunos libros de cuentos para leerlos o que se los lean, entre un montón de juguetes o entretenimientos que si bien se siguen consumiendo, hoy los intereses ya no son los mismos.

Hay que tener en cuenta que antes “el mundo estaba afuera”: en el caso de los nenes ir a la cancha, al potrero, para jugar a la pelota, policías y ladrones, escondidas; las niñas saltar a la soga, las hamacas de la plaza, los patines en las veredas o calles asfaltadas. Y, por qué no, todos haciendo todo.

Ahora, la mayoría de los niños dedican su tiempo a la tecnología, ya sea el celular o los juegos electrónicos. La pantalla es el gran “chupetín” (y no sólo para niños o adolescentes).

Pero hay que saber dónde está el límite, es decir no llegar a que una nena o un nene pise la raya y se llegue a lo que la Licenciada en Psicología Evangelina Di Benedetto llama “consumo excesivo de la tecnología”. Es un traspasar de una frontera que detenta posibles daños irreversibles.

EL TIEMPO dialogó con la especialista que explicó con detalle aspectos de esta problemática y su posible solución.

Destacó, entre otras cuestiones, que “hay que revalorizar la infancia como tal y sin tiempo. Como padres los sumamos a nuestra vorágine de éxito y no les permitimos el error y el fracaso. Van de inglés a fútbol o hockey o patín y de ahí a otra actividad y en todas deben ser los menores. La tecnología les permite a los niños y niñas abstraerse de ese mundo en el que nosotros los obligamos a estar. Lo más importante es revalorizar el jugar por jugar”.

-¿Cuándo podemos hablar de adicción a la tecnología en la niñez?

-Yo no hablaría de adicción cuando hablamos de niñez sino de consumo excesivo de tecnología.

Las nuevas infancias nacen prácticamente conectadas. Ya desde bebés muchos padres les ponen videos en el celular o tablet para que se tranquilicen. Entonces después cuando tienen 3 ó 4 años queremos que no estén tanto tiempo enfrente de una pantalla, pero los primeros en ofrecerles ese objeto fuimos nosotros.

Hay padres que están todo el día con el celular y eso los chicos lo ven, y nosotros no solo educamos por lo que decimos sino también por lo que hacemos.

Les estamos dando un discurso ambivalente a nuestros hijos, les decimos “no estés tantas horas con el teléfono u tablet” pero después nosotros estamos más horas que ellos.

-¿Se puede evitar?, teniendo en cuenta que nos “bombardean” con ese estilo de vida.

-Es importante que demoremos la mayor parte del tiempo posible el acceso a las nuevas tecnologías. ¿Qué quiero decir con esto?, que el primer acceso sea dentro de lo posible después del año y la menor cantidad de tiempo es importante. Por ejemplo, si le queremos poner música, no le pongamos las imágenes.

También es muy importante controlar el tiempo que están enfrente de una pantalla, (televisor, computadora, celular o tablet), porque los chicos pasan de la compu, al celu, de ahí al tele, y mi pregunta es en ¿qué momento juegan?. Nuestras niñas y niños deben jugar, pero con la imaginación, no con un celular, como adultos debemos permitirles desordenar la casa para divertirse, debemos permitirles ensuciarse.

Plantear pautas claras distribuir el tiempo frente a una pantalla a lo largo de todo el día, con tiempos no máximos de una hora. Pero como mucho, si es menos mejor.

La edad en la que más tenemos que trabajar es con los nenes de jardín y los de la escuela primaria, que son quienes están formándose.

-¿Cuáles son los factores de protección?

-Por empezar, como ya dije anteriormente, debemos demorar la mayor parte del tiempo posible el primer acceso a las nuevas tecnologías y que estén la menor parte del tiempo posible.

Los chicos no necesitan estas cosas, ellos lo que necesitan es jugar y pasar tiempo con papá y mamá si los tienen o con el adulto que los tiene a cargo. Tiempo de juego y de disfrute, tiempo de charla de compartir, sin que haya nada que medie en este vínculo. Necesitan que les preguntemos cómo están, cómo se sienten, qué hicieron hoy. Ellos no necesitan tener cosas, somos los adultos quienes les inculcamos esto lo que ellos necesitan es ¡JUGAR!.

Sobre Evangelina Di Benedetto

Evangelina Di Benedetto se desempeña en EES y T Nº 2 como Orientadora Educacional. Es psicóloga en la “Asociación Civil Índigo”, Centro de Actividades Terapéuticas Asistidas con Animales”. ​Trabaja en consultorio Privado con niños, niñas, adolescentes y adultos. Actualmente se está capacitando en “prevención y atención de la Violencia Familiar y de Género” en la Universidad de Ciencias Sociales de UNICEN, dictado por PPEM (Programa Permanente de Estudios sobre la Mujer).

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *