COMISIÓN “AMIGOS DE LA CATEDRAL”

Convocaron a la ciudadanía a seguir apoyando la restauración del templo

El Dr. Ramón Noseda, el Padre José Luis Depascuale y el arquitecto Carlos Fortunato hablaron con la prensa. El Dr. Ramón Noseda, el Padre José Luis Depascuale y el arquitecto Carlos Fortunato hablaron con la prensa. Actualmente se están reparando los vitrales de la Catedral a partir de un trabajo arduo y artesanal. Al mismo tiempo están en proceso de reparación las estaciones del Calvario de Cristo.
<
>
El Dr. Ramón Noseda, el Padre José Luis Depascuale y el arquitecto Carlos Fortunato hablaron con la prensa.

El proyecto consta de varias etapas y ahora están en la de restauración de los vitrales. Por el costo de la obra y la falta de apoyo oficial volvieron a pedir la colaboración de la comunidad. Para eso lanzaron un calendario muy especial. En conferencia de prensa pusieron el acento en que todo se ha hecho, hasta el momento, gracias a las donaciones de la ciudadanía.

EL DATO:

Cada almanaque de 2017 elaborado especialmente con fotografías de la Iglesia Catedral tendrá un costo de 100 pesos y todo lo que se recaude será destinado al proyecto de restauración del templo central de Azul. Quienes deseen adquirirlos pueden contactarse con cualquiera de los integrantes de la comisión “Amigos de la Catedral”.

——-

La comisión “Amigos de la Catedral” brindó una conferencia de prensa el pasado viernes para presentar una nueva etapa de la obra de restauración del templo central de Azul dedicada a los vitrales.

A 110 años de su inauguración, ejecutar esta obra es un desafío que emprendió este grupo hace unos tres años a partir de la colaboración de la comunidad, ya que en 2005 fue declarada Monumento Histórico Provincial y pese a eso desde esa fecha hasta hoy no se ha recibido ninguna ayuda de los organismos oficiales.

Por este motivo y para poder concluir este emprendimiento es que volvieron a convocar a la ciudadanía a sumarse colaborando para su continuidad.

Desde el inicio la forma de aportar fue a través de la compra de módulos y  ahora también se está la posibilidad de la adquisición de unos almanaques 2017 que se elaboraron especialmente.

De esta manera hicieron un llamado a fin de conseguir el apoyo solidario económico de la sociedad azuleña que permita sostener esta restauración en el tiempo y evitar el deterioro futuro de la Iglesia Catedral.

 

“Estamos empeñados en conservar la Catedral”    

El Padre José Luis Depascuale expresó en principio que “es una tarea que nos  convoca hace años. Estamos empeñados en mantener y conservar la Catedral porque nos reunimos acá y también porque es valiosa arquitectónicamente hablando”.

Hizo hincapié asimismo en el valor artístico que tienen los vitrales de este templo que ahora están en proceso de restauración. Además, entendió que el templo mayor es un símbolo de la ciudad y tiene valor histórico cultural.

“Así es que retomamos la campaña para poder cumplir esta misión de mantenerla con el esplendor que nació hace 110 años”, puntualizó el sacerdote.

Destacó de esta forma que “le pedimos a toda la comunidad un aporte para continuar esta valiosa y noble tarea que es mantener la Catedral”.

 

El detalle de lo que se está haciendo

El proyecto que comenzó en 2013 tiene como principal objetivo restaurar el deterioro provocado por los años y evitar mayores daños en la estructura de la Iglesia Catedral “Nuestra Señora del Rosario” y para su realización se dividió en etapas.

Al respecto, el arquitecto Carlos Fortunato informó que actualmente la obra se encuentra en la cuarta etapa con la restauración de los vitrales.

“Desde el año pasado y hasta ahora hemos restaurado todos los vitrales que dan hacia la calle Colón en la nave lateral baja y actualmente estamos restaurando los que dan a la medianera con el Teatro Español de la nave lateral”, explicó el profesional.

La intención es entonces continuar con todos los vitrales de la Catedral de todas las naves y, según lo anticipó, “tenemos el desafío, que es el más grande, que es toda la parte de la torre. Desafío en el sentido de lo riesgoso de la tarea. Hay que armar andamios especiales porque los vitrales se trabajan desde afuera y a una determinada altura que requiere la habilidad de quien lo hace, y aparte es un trabajo artesanal”.

Como dato del trabajo que se está concretando, Fortunato comentó que “los vitrales se siguen fabricando desde el 1100 con vidrios coloreados unidos con cintas de plomo y la misma técnica sigue, o sea, que no hay otra manera de hacerlos”.

Al mismo tiempo, hizo hincapié en que en este momento se están restaurando las estaciones del Calvario de Cristo que también estaban deterioradas.

 

Proceso de deshumidificación  

Señaló también que los vitrales envejecen y van perdiendo consistencia y se van  degradando, y por eso la necesidad de restaurarlos.

Con ese objetivo se han retirado los paños de los vitrales que estaban deteriorados y se está haciendo el trabajo de pintado y colocación.

Paralelamente se sigue trabajando en lo que es la estructura de la Catedral con el proceso de sacar la humedad de sus legendarias paredes.

Al respecto, el arquitecto explicó que “ese proceso continúa porque en su momento se instalaron los deshumidificadores. Los dos aparatos que se colocaron siguen trabajando porque tenemos muros de alrededor de 70 centímetros de espesor y teníamos una humedad muy creciente”.

 

La nueva campaña    

Por su parte, el Dr. Ramón Noseda de la comisión de Amigos de la Catedral, precisó que “la campaña este año toma un matiz distinto porque hemos querido que toda la población de Azul colabore con este esfuerzo que es reponer todos los vitrales de la Catedral”.

Sostuvo que “es una tarea muy dura y grande que la están haciendo artesanos de Tandil y ese costo lo vamos a intentar cubrir con lo que será un calendario 2017 que se elaboró especialmente”.

Sobre esta iniciativa, detalló que se trata de un calendario para el cual Martín Laborda ha donado las fotografías, Movigraf su diseño gráfico y la gente de Combessíes, la impresión.

“Es un trabajo muy lindo y muy interesante e histórico que la gente podrá adquirir y que tiene unas fotografías de la Iglesia Catedral de muy buen nivel”, consideró.

A su vez, contó que “hay empresas interesadas en adquirir una cantidad importante de almanaques, entre 50 y 100 ejemplares que le van dar a sus clientes y amigos”.

También detalló que las empresas que se sumen con esta movida solidaria serán mencionadas como colabores al pie del calendario.

Es una venta anticipada debido a que los calendarios estarán listos en el mes de noviembre.

 

“Una obra silenciosa”    

En tanto, la contadora Gabriela Pequeño de Regero resaltó que es importante que la comunidad sepa que todo se ha hecho hasta el momento con el aporte de la sociedad de Azul.

“La obra es amplia, no se ve, es silenciosa y muy costosa y todo se ha financiado con el aporte de la ciudadanía”, expresó.

En este marco, informó que además de la campaña del calendario, los módulos siguen vigentes a un costo de 2.000 pesos que se pueden pagar en cuotas.

“Con los módulos y las donaciones es con lo único que nos hemos financiado hasta el momento”, destacó.

Y con esos aportes se han reparado los techos de las naves laterales, la sacristía, de la capilla y la casa parroquial; se cambió el equipo de sonido, se trabajó

en las veredas perimetrales y en la torre del campanario.

“Por eso salimos nuevamente a agradecer y a volver a pedir ayuda a la comunidad”, destacó finalmente.

 

“MUCHAS PROMESAS Y NINGUNA CUMPLIDA”

“No hemos recibido ningún tipo de colaboración por parte de la Municipalidad de Azul ni del Gobierno de la Provincia”, dijo la contadora Gabriela Pequeño de Regero.

“No hemos recibido ningún tipo de colaboración por parte de la Municipalidad de Azul ni del Gobierno de la Provincia”, dijo la contadora Gabriela Pequeño de Regero.

Durante el desarrollo de la conferencia de prensa el Dr. Ramón Noseda aseguró que no han tenido hasta el momento aportes oficiales para la concreción de esta obra.

“Toda la obra que se hecho para restaurar la Catedral ha sido gracias al aporte de la gente de Azul”, subrayó.

El pasado 22 de mayo se cumplió el año de la apertura de la licitación para el aporte que iba a realizar el Gobierno provincial al proyecto de restauración de la Iglesia Catedral de Azul, cosa que nunca se concretó.

Las gestiones se iniciaron durante la anterior administración bonaerense. Luego asumió la gobernadora María Eugenia Vidal, y no hubo ninguna respuesta frente a la paralización de la licitación que fue adjudicada en 2015.

Fue puntualmente para el arreglo de los techos de la nave central de la Catedral y se adjudicó por la suma de 8.590.450,73 pesos.

La contadora Gabriela Pequeño de Regero manifestó al respecto que “es una asignatura pendiente, hemos tenido muchas promesas y lamentablemente ninguna cumplida. No hemos recibido ningún tipo de colaboración por parte de la Municipalidad de Azul ni del Gobierno de la provincia”.

Recordó que solamente en 2014 la diputada Gloria Bidegain realizó un aporte y posteriormente no hubo ninguna colaboración económica desde ámbito oficial.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *