Cooperativa Sudamtex: esto también es Azul

Por Augusto Meyer – ameyer@diarioeltiempo.com.ar

El emprendimiento en manos de sus ex empleados desde hace cuatro años no ha podido proyectarse de acuerdo con su capacidad operativa y la visión de sus actuales gerenciadores. La inacción de las autoridades comunales y los concejales dejaron las posibilidades de crecimiento en stand by, embrollo del cual los trabajadores por sí solos no pueden salir: afrontan mensualmente boletas de electricidad de 130.000 pesos y no logran atraer a privados para que inviertan en la fábrica por la “fragilidad” de papeles de la planta del PIDA II. Marcelo Bruno y Juan Montenegro, dos de los cooperativistas, aseguran que Sudamtex puede generar fuentes laborales pero se impone hacer una inversión para elaborar en Azul el producto final de la materia prima que ellos confeccionan. Además Bruno dejó un sentido mensaje para los fabriqueros. –
Con total razón se dice que FANAZUL es una fábrica emblema de Azul. No de casualidad la planta de elaboración de pólvoras y explosivos lleva más de siete décadas funcionando a la vera de la Ruta Provincial N° 80, camino a la Boca de las Sierras. También es un ejemplo de lucha fabriquera; lamentablemente uno más en esta ciudad. Cerámica San Lorenzo, la Cooperativa Papelera “Pachi Lara”, Molino Nuevo, entre tantas, saben de momentos difíciles donde se ha puesto y se pone a prueba la entereza de todo un grupo humano. En esos casos también se inscribe la Cooperativa Sudamtex, que hasta acredita uno de los hechos más oscuros y bochornosos que se recuerden en la historia laboral local, como fue la represión policial de la que fueron víctimas los empleados de HM Textil.
Los cuatro años que la Cooperativa Sudamtex lleva en manos de sus obreros no han sido fáciles. Por el contrario. Lo curioso, si se quiere, es que ese emprendimiento parece estar en condiciones de absorber mano de obra local.
La fábrica ha sido visto con buenos ojos por privados interesados en invertir, pero cuestiones administrativas hacen que los potenciales aportantes se alejan cuando perciben la endeblez de la papelería de la cooperativa, y eso no es responsabilidad de los trabajadores. Aquí entra a tallar la falta de compromiso de actores políticos locales.

 Tratando de salir adelante –

Marcelo Bruno, uno de los trece cooperativistas que actualmente tiene Sudamtex, dijo a EL TIEMPO  que “nuestro presente es similar al de otras cooperativas de Azul: laburando todos los días, peleándola con mucho esfuerzo para tratar de salir adelante”.
“Es muy grande el sacrificio, pero no hay mucho más para elegir”, sintetizó el obrero, dando cuenta de la escasa oportunidad de empleo que hay en la ciudad.
Seguidamente describió las condiciones que la planta tiene al señalar que “se está trabajando con una máquina de prolipropileno haciendo con el PET (tereftalato de polietileno) vellón. La última máquina que se incorporó la tenemos en uno de los galpones y es la que elabora nuestra materia prima”.
Según marcó Bruno, en esta ciudad se da la paradoja de no tener un plan de separación de las botellas plásticas –el principal insumo que ellos requieren-, cosa que les dificulta el proceso de industrialización.
“El PET lo tenemos que ir a buscar fuera de la ciudad pero esa máquina (la adquirieron el año pasado) nos permite cerrar con otro número, porque antes la materia prima la teníamos que ir a comprar ya hecha a Buenos Aires. Hoy al menos la lavamos, procesamos y picamos acá”, explicó.
En ese sentido recordó de la instrumentación de “Luz Verde”, una campaña de recolección de PET que se inició por iniciativa de las ONGs La Oveja Negra y Madre Tierra, y la ex concejal Erica Torena. La “movida” tuvo gran aceptación, algo que se pudo certificar en el bolsón que se ubicaba en el hall de ingreso a la Escuela Normal.
“La gente se enganchó atento a que no queremos que el plástico llegue al basural sino que podamos aprovecharlo en nuestra planta. La logística nos quedó muy grande”, explicó y lamentó no haber tenido ayuda del área de Medio Ambiente de la comuna cuando le fueron a pedir colaboración para la colocación de canastos donde la gente pudiera dejar las botellas.
“Viajamos a Alvear, Tapalqué y Saladillo y vemos que tienen bien organizado el tema del PET. Pedimos una ayuda para poder armar los canastos y que de esa manera la gente pueda acercar sus botellas. Lo fuimos a ver hace un año y pico o dos a Gustavo Lorusso y quedó que nos iba a venir a ver para determinar en qué se podía trabajar en favor del medio ambiente”, afirmó Bruno.
La falta de interés evidenciada por el Municipio a través de uno de sus funcionarios lleva a los cooperativistas a generar ellos mismos la fabricación y colocación de un canasto que próximamente, por ejemplo, colocarán en el Hospital Municipal “Dr. Ángel Pintos”.
“Es un esfuerzo muy grande el que hacemos. El PET lo procesamos todos los días y tenemos que ir a comprar desde 5.000 a 20.000 kilos a Alvear o Tapalqué. Nosotros tenemos un proyecto lindo. Lo que pasa es que necesitamos una ayuda municipal; tengamos en cuenta que estamos hablando de trabajar en beneficio del medio ambiente”, expresó.
En igual sentido se manifestó Juan Montenegro, otro de los cooperativistas, quien aseguró que “acá se está reciclando”. “Se cuida el medio ambiente con el procesado de la fibra de botella que está tirada en la calle. No se está teniendo en cuenta que nosotros esa botella la lavamos, la picamos y la utilizamos para elaborar la materia prima de productos que hoy encontramos en muchos comercios”, agregó.

La visita del INTI

Para un emprendimiento industrial, la visita de integrantes del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) no es una más. Con mayor razón para los cooperativistas de Sudamtex, de cara a la reactivación que esperan tener de la mano de las posibilidades que les ofrecen las instalaciones del Parque Industrial II.
“El INTI hizo un relevamiento de todo lo que hacemos. Les explicamos nuestro proyecto, les dijimos que nosotros necesitamos pasar la barrera de la materia prima a lo que es el producto terminado. Les comentamos que hacemos el vellón que, en Buenos Aires, termina en guata para quitarle el ruido a los autos, para hacer filtros para aires acondicionados, para hacer almohadas, acolchados y manteles; el trapo amarillo para la cocina se hace con los productos que nosotros elaboramos”, indicó Bruno.
Detalló que lo que sacan de la máquina de polipropileno lo hilan y ese hilo se utiliza en la fabricación de cordones, sogas y cintas para mochilas. “No queremos quedarnos sólo con la bobina y el vellón. La gente que puede en Azul agrandar a la Cooperativa Sudamtex no sabe; otros, no quieren. No se trata que crezcan las 13 familias que estamos sino que crezca la cooperativa en cantidad de familias (comenzaron siendo 32). Es potable Sudamtex”, afirmó y mencionó que “necesitamos una ayuda grande del Municipio”.
“Tiene que venir alguien a ver lo que hacemos y que se invierta seriamente para poder transformar la fibra en almohada o en acolchado. Con el hilo se pueden hacer también cintos militares”, amplió.
En tren de agradecimientos que los cooperativistas podían hacer, las autoridades de la Cooperativa Eléctrica se quedaron con los créditos. “Estamos pagando boletas de 130.000 pesos. Le agradecemos a la Cooperativa por el esfuerzo que hace porque tenemos una deuda muy grande y no somos los únicos en Azul; los chicos de ‘Pachi Lara’ y Valle Viejo también. Varias empresas sufren el aumento del costo de la energía”, dijo.
“La Cooperativa tuvo que cortar la luz, pero no tenían otra opción. Nosotros –aclaró- no teníamos venta, nos pusimos a hablar y vamos pagando de a poco lo que se puede. Nos dan una gran mano pero nos cuesta mucho porque, a la corta o a la larga, hay que pagar”.

Sudamtex y el mundial de fútbol

Impensado. La Cooperativa Sudamtex hará su aporte al merchandising del mundial de fútbol Rusia 2018. Es que, según dieron cuenta los obreros en la charla con este matutino, el vellón con el que se fabrican los gorros saldrá, en parte, de la planta del PIDA II.
“Nosotros estamos hilando celeste bandera. Del vellón que hacemos nosotros pasamos a la manta, se pone arriba de una mesa y lo cosen las costureras, a razón de 200 gorritos por día. Hacemos la materia prima; desde el hilo de propileno al vellón. Lo que nos falta es unir eso con la terminación que se hace en Buenos Aires, que permitiría crear una buena cantidad de fuentes de trabajo”, indicó Bruno.
La posibilidad de que Sudamtex sea receptora de personas sin empleo no es algo dicho al pasar por los cooperativistas.
“Nosotros podemos receptar a veinte o treinta pibes de FANAZUL. Pero supongamos que FANAZUL siga –ojalá sea así- y con la misma cantidad de gente. Acá tenemos lugar para cualquier laburante de Azul que necesite trabajar para poder sacar a su familia adelante. Esto es una decisión política. No es una decisión que pase por Juan Montenegro ni por quien te habla ni por el panadero ni por el frutero. Hace falta que el Intendente diga ‘¿qué necesitan los chicos de Pachi Lara? Esos chicos son nueve; ¿no pueden ser veinte? Sudamtex ¿qué necesita para poner en esa planta veinte personas más?’ Si no tenemos la intervención de la política no podemos avanzar”, advirtió.
EL DATO
Juan Montenegro tiene en mente productos que se podrían fabricar a partir de la materia prima que ellos obtienen del procesamiento del PET. “Con el hilo de prolipropileno se puede hacer tela para tapicería. Quizás haya gente que pueda tener telares y nos pueda comprar para fabricar, por ejemplo, camperas”, indicó el cooperativista de Sudamtex.

“NO ESTAMOS USURPANDO”


La situación administrativa de la Cooperativa Sudamtex no camina sobre terreno firme. Y no es porque los obreros no quieran.
“Estamos protegiendo algo que es para la gente de Azul. El dueño no cumplió con todo lo que le dijo el Municipio; la gestión anterior le cedió a Cooperativa Sudamtex, no expropió, cambiamos de Intendente y eso quedó en la nada”, afirmó Marcelo Bruno, quien aclaró: “No estamos usurpando; no es la palabra, pero estamos en el aire; no tenemos nada”.
“Por eso –fundamentó- es difícil que un inversor venga a darnos una mano. Alguien nos va a venir a dar una mano e invertir a dos o tres años siempre y cuando la cooperativa pise sobre firme. La decisión es política y pasa porque el Intendente diga: ‘muchachos, quédense tranquilos que la expropiación se va a comenzar pero acá hay un papel firmado que dice que durante mi gestión nadie va a venir a molestarlos; y si alguien quiere venir a invertir en Sudamtex que venga al Municipio que están las puertas abiertas y vamos a hablar para darle laburo a la gente de Azul’. Si no está esa decisión…”.
Dijo que no necesitan de “parches” sino un cambio de fondo.
“El Municipio y los concejales nos dieron una mano, pero eso fue como emparchar la cámara de la bicicleta. Hay que cambiar la cámara y arrancar de nuevo. Es un parche el que nos hicieron a nosotros; es un parche el que le hacen a la Cooperativa ‘Pachi Lara’; y va a ser un parche lo que le hagan a los chicos de FANAZUL. Hay que dar una solución definitiva para que los proyectos crezcan”, indicó y agregó: “El parche que trajo Bertellys y que mucho le agradecemos es cuando se pusieron 200.000 pesos para comprar esa máquina (de trituración de PET) que valió 65.000 dólares y que nosotros estamos pagando en cuotas”.
El cuestionamiento –al decir de Bruno- pasa porque la comuna no ha propiciado un acuerdo con algún inversor que manifestó interés en aportar capital en Sudamtex y, dada la incertidumbre por la no expropiación de la planta, desistió.

EL MENSAJE A LOS FABRIQUEROS: “LO IMPORTANTE ES LA FAMILIA”

La difícil situación de los fabriqueros no podía pasar por alto en la charla que EL TIEMPO tuvo con los cooperativistas de Sudamtex. Esto dijo Marcelo Bruno cuando se le preguntó qué le diría a los obreros de FANAZUL. “Cuando lleguen a sus casas piensen que lo más preciado que tienen, que es la familia. El laburo es el laburo pero su casa, sus hijos y su esposa, es lo más preciado. Que la familia de los 250 operarios esté unida; después, para Bertellys, Macri, Vidal, somos un número. Vos llegás a tu casa y tenés a tu hijo, tu hija, tu esposa que te pregunta cómo te fue. Lo importante es cuidar eso. Lo demás…pasa”, manifestó.
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *