CONTRA VIENTO Y MAREA

Cooperativa Sudamtex: un recuerdo para olvidar, un presente difícil y un futuro con varios proyectos

Marcelo Bruno, integrante de la Cooperativa Sudamtex, dio cuenta de un presente difícil y de un futuro que, en la teoría, permite abrigar esperanzas de progreso.
<
>
Marcelo Bruno, integrante de la Cooperativa Sudamtex, dio cuenta de un presente difícil y de un futuro que, en la teoría, permite abrigar esperanzas de progreso.

Escribe: Augusto Meyer De la redacción de EL TIEMPO

La planta textil busca sentarse en una misma mesa con las autoridades de la Cooperativa Eléctrica de Azul Limitada y el Municipio para llegar a un acuerdo de pago de la deuda que tiene por facturas con montos mensuales que rondan los 125.000 pesos. El viernes próximo, los 13 cooperativistas que hoy forman parte del emprendimiento pondrán en marcha una nueva maquinaria que les permite autoabastecerse de su principal materia prima: el pet. Con ello, los trabajadores liberan a la ciudadanía de miles de botellas plásticas que irían a empeorar el caótico panorama del basural a cielo abierto. Esta recolección de recipientes se hace con el compromiso de docentes y alumnos de escuelas donde funcionan los Puntos Verdes.

Un recuerdo para olvidar, un presente difícil y un futuro con varios proyectos. Así se podría resumir el punto bisagra en el que se encuentra la Cooperativa Sudamtex, un emprendimiento nacido del abandono que hizo un empresario y de una feroz represión policial a trabajadores que fueron a reunirse con el ex intendente José Inza. Desde hace tres años, la fábrica textil del PIDA II es un reflejo de lucha por la manutención de fuentes laborales que hacen los propios obreros en un contexto que nunca resultó fácil, y que hoy es más angustiante. A un estado delicado de la industria textil, a los 13 cooperativistas que hoy tiene Sudamtex –de casi 40 que eran inicialemente-, se suma la preocupación por la abultada deuda que les generó las facturas de electricidad impagas, con importes mensuales que rondan los 125.000 pesos. Esta situación los obliga a buscar la manera de sentarse en una misma mesa junto con las autoridades de la Cooperativa Eléctrica de Azul Limitada y el Municipio, a fin de acordar un plan de pago accesible que les permita seguir produciendo y a la vez cumplir con las deudas contraídas.

Lo positivo del caso es que esa negociación se da en una consideración, por parte de los cooperativistas, de agradecimiento tanto a la CEAL como a la gestión comunal de Hernán Bertellys, por haber apuntalado el emprendimiento en su peor momento.

El próximo viernes 14 de julio, la Cooperativa Sudamtex presentará una nueva maquinaria que les permite autoabastecerse de su principal materia prima: el pet y, junto con varias escuelas de la ciudad, contribuir con el cuidado del medio ambiente a partir de una campaña de recolección de botellas plásticas que viene teniendo un éxito importante a través de la colocación de los Puntos Verdes.

La inauguración se llevará a cabo a horas de cumplirse el tercer aniversario de la brutal represión policial que sufrieron los obreros de la cooperativa –antes HM Textil- cuando fueron a entrevistarse con el jefe comunal de ese entonces, el Dr. José Manuel Inza.

El cuadro de situación

Este diario visitó el viernes la planta de la cooperativa textil y conversó con uno de sus referentes, Marcelo Bruno, quien admitió: “Es bravo el momento; a nivel país está todo mal”.

“Nos cuesta mucho porque es una cooperativa y una fábrica muy grande, con mucho consumo de energía. Otras cooperativas han caído y sólo algunas se ponen de pie. Si bien sabemos que es difícil, le seguimos poniendo el pecho porque no hay muchas fuentes de laburo en Azul. Llevamos tres años como cooperativa, con una fábrica que nos costó mucho poner a punto. Del primero al último luchamos para tener esto y hay compañeros que se han ido porque no se ha podido aguantar el tema económico”, explicó.

Mencionó que el contexto laboral actual no alienta demasiadas esperanzas, aunque en la ciudad hay emprendimientos que han podido salir a flote. “Abrió el frigorífico y hay 390 familias laburando ahí; bienvenido sea. Ahora, ¿por qué Sudamtex no puede tener 40 personas con la seguridad laboral que todo trabajador merece? Se nos rompió una parte muy importante de la planta y estuvimos dos semanas con 13 horas de laburo cada cooperativista; llegás cansado a tu casa y no llevás un mango”, señaló.

El paso de ser empleados a empresarios conlleva un constante sacrificio, toma de riesgos y aprendizaje, indicó Bruno. “Viajamos a Buenos Aires y vamos a Texamar, una fábrica grandísima que tiene a una cuadra el puntero de la villa de San Martín y para el otro lado el destacamento policial. Nunca nos pasó nada pero no es fácil; también tenemos que llegar a Morón o Merlo. Ahora los clientes nos conocen, nos llaman y nos manejamos por mail o por teléfono. Pasamos de ser  empleados que cobrábamos y nos íbamos a casa, a tener que sentarnos con la Contadora, llevar números y hacer balances. Siempre le metimos para adelante y hoy estamos”, describió.

Agradecidos con la CEAL

En la charla con EL TIEMPO Bruno expresó el agradecimiento de los cooperativistas para la CEAL y la actual gestión comunal por el apoyo y acompañamiento a la planta textil. En ese contexto, esperan poder cerrar un acuerdo para ir poniéndose al día con las facturas impagas.

“No tenemos palabras de agradecimiento para la Cooperativa Eléctrica, que se ha portado de mil maravillas desde el momento uno. El consumo se pagó hasta que se nos puso muy difícil. Cuando cambió el Gobierno (nacional y provincial) se nos desestabilizó todo, el dólar se disparó y empezamos con una cadena que, de las cuatro semanas del mes, teníamos tres semanas que no llevábamos dinero a nuestras casas y, si bien aumentaron las tarifas, la CEAL nos ha dado una mano muy grande. Si no fuese por ellos, hoy no estaría la Cooperativa Sudamtex funcionando”, expresó y agregó: “Estamos viendo de qué manera nos podemos sentar a hablar, tanto con el presidente de la CEAL (Roberto Rusciolelli) como con el Municipio”.

El cooperativista fundamentó las razones que hacen que la planta no pueda dejar de consumir energía aun cuando no produce.

“Cuando no producís no es que bajás las perillas y dejás de consumir. Es una fábrica de proceso contínuo. Trabajés en la semana seis días o trabajés tres días, a la planta no la podés apagar porque necesitamos calor para hilar la fibra y hay motores que generan consumo sin producir. Lleva tres días calentarse –tenemos catorce resistencias grandes- y en ese proceso se puede romper algo. Por eso tenemos boletas de luz de 124.000 pesos”, señaló y advirtió que están buscando asesoramiento para reducir el consumo.

“Esperamos que puedan venir técnicos porque, además de pagar la deuda, la idea es achicar el consumo. Esta fábrica es del año 1965 y debe haber mucha pérdida de energía”, precisó.

EL APOYO AL “LABURANTE”

La máquina recientemente adquirida que será presentada formalmente el próximo viernes permite obtener la materia prima que demanda la Cooperativa Sudamtex: el PET.

Marcelo Bruno valoró el acompañamiento que tienen de la gestión municipal actual y de Hernán Bertellys en particular, incluso antes de que asumiera al frente del Ejecutivo.

“Hay una persona del Municipio que viene todas las semanas en representación del Intendente, que es Juan Arruti (director de Producción y Empleo). Él nos alienta constantemente, nos dice que le busquemos la vuelta y es muy importante que el Municipio esté al lado del laburante, y más aún cuando son cooperativa. En la cooperativa tenés que rebuscártela vos para llevar el mango a casa. A veces no lo llevás, tu señora sufre y tus chicos ven que las cosas no salen. Al día siguiente te tenés que levantar y ponerle ganas. Bertellys nos vino a visitar cuando era candidato, vio cómo la estábamos peleando y nos dijo que si ganaba las elecciones iba a estar al lado nuestro. Cuando asumió lo llamamos para que viniera, le explicamos la situación y nos dijo que iba a estar constantemente al lado nuestro. Mucha gente no lo sabe pero tuvimos y tenemos una mano muy grande del Municipio. Nos dieron muchos subsidios para nuestras familias”, manifestó.

TODO POR EL PET

Frente de la planta situada en el PIDA II. Este vellón, que fue producido por la Cooperativa Sudamtex a partir del procesamiento de botellas plásticas verdes donadas en los Puntos Verdes, es utilizado por las automotrices para forrar piezas que requieren de determinada temperatura.
<
>
Este vellón, que fue producido por la Cooperativa Sudamtex a partir del procesamiento de botellas plásticas verdes donadas en los Puntos Verdes, es utilizado por las automotrices para forrar piezas que requieren de determinada temperatura.

Desde los comienzos, los integrantes de la Cooperativa Sudamtex tenían la idea de contar con una maquinaria que les permitiera obtener la materia prima y dejar de comprar el insumo. Hoy no sólo cuentan con esa herramienta que les permite abaratar costos y no depender de terceros sino que además le dan una mano a la comunidad a partir del reciclado que hacen de botellas plásticas.

“El 99 por ciento de nuestra materia prima es el PET. Viajando a Buenos Aires dimos con una empresaria china que vende PET y además tiene máquina de PET. La mujer nos visitó en Azul y la sentamos a charlar con el Municipio. La mujer contó de un proyecto que tenía, que consistía en traer una máquina que hace 2.500kilos/hora de PET. Si hoy esa máquina está acá, es porque el Municipio hizo un esfuerzo muy grande. Esa es la realidad, como también lo es que hay que terminarla de pagar. La máquina –que no es de última generación pero fue construida en 2013- se está ensamblando para inaugurarla el viernes 14. También le tenemos que agradecer a gente de Azul que nos ha dado una mano en las cuestiones mecánica y eléctrica para instalar la máquina”, expresó.

En esto, indicó Bruno, es para resaltar el compromiso de las comunidades educativas de escuelas de Azul. “Se está acopiando PET en los ‘Puntos Verdes’. Con la máquina instalada y lo que la gente deja, podremos contar con nuestra materia prima”, explicó y pidió disculpas por problemas de logística que a menudo tienen para llevarse las botellas.

Esperan poder tener la organización necesaria para que los alumnos conocer la planta, recorrerla y aprender en qué se convierte el PET que ellos recolectan.

“La máquina nos permite autoabastecernos de nuestra materia prima que es el vellón pero a su vez podemos hacer el PET para vender afuera para los que fabrican escobas y otras cosas. Le metemos garra pero necesitamos que se vea que podemos generar nuevas fuentes laborales. Si Dios quiere, tal vez podamos tener el año que viene 40 cooperativistas”, indicó.

QUIEREN IR POR MÁS –

 

Marcelo Bruno habló con EL TIEMPO acerca del presente de la industria textil local.
<
>
Marcelo Bruno habló con EL TIEMPO acerca del presente de la industria textil local.

Los cooperativistas de Sudamtex consideran que la resolución de problemas actuales están “atados” a las posibilidades futuras.

“La empresaria china que trajo la máquina quiere traer otra línea que no es PET. Se apunta a la silla, al balde de albañil; a todo lo que tenés en tu casa que es de plástico, se rompe y va al basural. Estamos hablando de contar con otra máquina de las mismas características, pero más chica, para la cual se va a necesitar mucha mano de obra”, mencionó Marcelo Bruno.

EL DOLOROSO RECUERDO DE JULIO DE 2014 –

Una imagen difícil de olvidar. El próximo domingo se cumplen tres años de la represión policial a los trabajadores textiles en el Municipio.

El domingo 16 de julio será el tercer aniversario de la represión policial de la que fueron víctimas los trabajadores de HM Textil en el edificio de la Comuna. “Nosotros nunca hicimos política con esto. De un día para el otro el patrón se fue, nos dejó con cuentas en la calle, con chicos que se estaban haciendo su casa y pagando créditos y tuvimos que arrancar de cero. Fuimos a pedir que nos escuche el Intendente (José Inza). Era tan simple como que él tuviera una pava con agua para el mate y nos escuchara. Si eso se hubiera dado no hubiera pasado lo que pasó. ¿Por qué lo hizo?: él sabrá. Nosotros hicimos borrón y cuenta nueva”, expresó Marcelo Bruno.

El cooperativista se refirió a la toma del Municipio que realizaron integrantes del Movimiento 1° de Octubre, que finalizó con el desalojo policial y la aprehensión de cinco manifestantes. A excepción de Griselda Altamirano, la líder de la agrupación, los demás demorados recuperaron la libertad horas más tarde. La referente del movimiento fue excarcelada jornadas después.

“Nosotros no rompimos nada y teníamos una reunión con el Intendente; nos habían citado y no nos atendió. Conozco a mucha de la gente que estuvo en la toma y sé que no tienen qué comer. En su momento nosotros fuimos porque queríamos nuestra fuente de trabajo. Sufrimos, nos salen mal las cosas porque somos seres humanos y nos equivocamos, pero los 40 de aquel entonces y los 13 de ahora sabemos del sacrificio hecho y que hacemos. Por eso que no vamos a dejar caer esto”, advirtió.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *