Cuando el rock se vuelve solidario y la gente se suma a esa iniciativa

<
>

Escribe Laura Méndez

De la Redacción de EL TIEMPO

Como es de público conocimiento, el comedor del Club San José reabrirá sus puertas gracias a las donaciones que recibieron en el Sanjo Rock, el encuentro que se realizó los pasados días viernes y sábado en el predio de Escalada y Chaves y que aún tiene pendiente para el sábado siguiente su última jornada, la cual fue suspendida ayer por las malas condiciones del tiempo.

Esas donaciones pudieron conseguirse gracias a quienes se acercaron al festival, que en lugar de pagar una entrada -esta vez- colaboraron con un alimento no perecedero.

Pese a que el comedor reabrirá, la comisión del Club San José necesita continuar -independientemente de esta movida rockera- juntando alimentos para  fortalecer ese stock que ya se tiene. Es por eso que se está pensando en que el mes próximo o en abril este festival pueda tener una nueva edición.

No es un dato menor que los dos días en que se llevaron a cabo estas jornadas mezcla de rock con solidaridad en el ambiente podía palparse mucha calidez humana. Quizás, eso fue también un motivo de peso para que el público se conmueva con esta causa y decida aportar esas ya referidas donaciones de alimentos.

Además, a pesar de lo excesivo de las temperaturas registradas tanto el viernes como el sábado que pasaron, eso no fue un impedimento para que la gente se acercara a colaborar con esta iniciativa. De esa manera, los vecinos decidieron salir de sus casas y concurrir a este barrio alejado del radio céntrico para escuchar música. Y otro de los puntos que hay que destacar es que los mismos músicos, además de tocar ad honorem y pese a que cada uno tiene sus ocupaciones personales, colaboraron también en esta campaña, llevando un alimento e invitando a sus amigos y demás conocidos a seguir este ejemplo.

Tampoco faltaron los artesanos y expositores, quienes se mostraron agradecidos con la organización del Sanjo, ya que en este festival no les cobraron por esos puestos que instalaron.

En su cuarta edición, este festival ya ha conseguido varios objetivos. Sobre todo para quienes están atrás de su organización.

En esa conjunción de voluntades, están las actitudes de aquellos que tuvieron la feliz idea de tocar con fines solidarios en este festival. Y ese concepto fue apoyado por cada uno de los músicos que le dijeron que sí a esa propuesta. En ese mismo contexto, está también para mencionar el apoyo sumado por comerciantes y público en general sin importar su edad, quienes aportaron grandes cantidades de alimentos.

Con semejantes antecedentes, pensar en que este tipo de iniciativas puede seguir llevándose a cabo es algo totalmente positivo, dejando así en claro que las buenas acciones, a veces, son contagiosas.

DETRÁS DE UN PUESTO Y EN UN FESTIVAL PARA AYUDAR

Fiamma Silva elabora macramé y billeteras, entre otros artículos. Y dijo sentirse feliz, “ya que yo tengo familia en Azul pero vivo en Tandil y la verdad es que siempre que vengo a esta ciudad me va muy bien”.

Consultada cómo tomó conocimiento del encuentro de rock, señaló que fue “por un evento que se armó en una red social y me pareció una buena oportunidad para vender. Además, está bueno que no te cobran el puesto, algo que pasa en muy pocos lugares. Se vive constantemente mucha buena onda y buena energía. En la medida que pueda, voy a seguir viniendo a este Sanjo Rock”.    

El secretario de la comisión directiva del Club San José, Javier Natiello, tuvo a su cargo la cantidad del club en este festival.

“La verdad es que nos está yendo muy bien desde la solidaridad con que se mueve este encuentro. Mucha cantidad de gente aportó su granito de arena y en la cantina trabajamos normalmente. Digo esto porque hay que tener en cuenta que trabajamos con juventud, y se vendió muchísimo. Nos ayudó mucho el clima, incluso anoche (por el viernes) terminaron de tocar las bandas, los chicos pusieron música y se armaron grupos que no se querían ir, que se refrescaron con algo para tomar”, contó en diálogo con este diario.

Sobre eso que había sucedido el viernes último, Natiello agregó: “También tuvo que ver con que cerramos el predio y dejamos todo más cerrado, más unido como para se escuche mejor y tuvo una excelente aceptación. Estamos muy contentos”.

Por último, el dirigente del Club San José tuvo también palabras de especial agradecimiento para “todos quienes nos ayudaron. En especial a los rockeros, por lo mucho que están haciendo. La realidad es que el cincuenta por ciento de esto es todo de ellos”.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *