ECONOMÍA Y FINANZAS, Y LEGAL Y TÉCNICA

Cuando los números y las leyes se dan la mano

“Hay que hacer un muy fuerte trabajo de fortalecimiento administrativo institucional para tener la estructura adecuada y hacer que funcione para que los procesos sean importantes”, afirmó José Gervasio González Hueso. Adriana Guedes, en tanto, subrayó: “Es una lástima que en el último período se haya decaído en lo que son procedimientos administrativos y ordenamiento; levantarlo nuevamente nos lleva un tiempo adicional”.
<
>
“Hay que hacer un muy fuerte trabajo de fortalecimiento administrativo institucional para tener la estructura adecuada y hacer que funcione para que los procesos sean importantes”, afirmó José Gervasio González Hueso. Adriana Guedes, en tanto, subrayó: “Es una lástima que en el último período se haya decaído en lo que son procedimientos administrativos y ordenamiento; levantarlo nuevamente nos lleva un tiempo adicional”.

Existen dos áreas del municipio que deben trabajar con una mirada en el pasado, el presente y el futuro del municipio. Se trata de quienes tienen la responsabilidad de administrar los recursos, y de poner el acento en cuestiones administrativas actuales y donde la anterior gestión aparentemente cometió graves irregularidades que, eventualmente, pueden derivar en denuncias penales. EL TIEMPO entrevistó a Adriana Guedes y José Gervasio González Hueso, titulares de ambos departamentos. 

Por distintas razones, todas o casi todas las áreas del municipio tienen una relevancia fuera de lo común. Llevará tiempo remontar el lastre que, en numerosas cuestiones, la gestión que tuvo a su cargo José Manuel Inza dejó en la comuna y en el Partido en general. Pero si hay dos departamentos que tienen mucho por hacer -atendiendo a situaciones pasadas, presente y del futuro- son la Secretaría de Economía y la Subsecretaría de Legal y Técnica, que en el nuevo organigrama ha pasado a depender de la primera. Deben realizar una tarea conjunta y coordinada y a sabiendas que, lo hecho –o desecho- por la administración comunal pasada, condiciona el éxito de los actuales responsables de esas áreas. EL TIEMPO conversó con la secretaria de Economía y Finanzas, Adriana Guedes, y el subsecretario de Legal y Técnica, José Gervasio González Hueso.

“Dentro del nuevo diagrama dependo de la Secretaría de Hacienda y Finanzas justamente para que sea fluida la comunicación y el trabajo. Hay que redoblar esfuerzos dentro de la percepción de ingresos públicos. Nosotros queremos mejorar las prestaciones y que paguen los que tienen que pagar de acuerdo con lo que se vota en la ordenanza”, expresó a modo de anticipo el olavarriense González Hueso. Detalló que el nuevo organigrama dispuesto por el intendente Hernán Bertellys vino a poner orden en un esquema de la anterior gestión que poco tenía de claro y efectivo. “Nosotros encontramos creadas secretarías y subsecretarías con decretos que iban y venían sin ordenanza ni nada, sin una estructura jerárquica. En mi área, por ejemplo, me encontré con una dirección, dos subdirecciones y oficinas; todo en el mismo plano. Eso hace que no se pueda funcionar adecuadamente. Más allá de la práctica y de la historia del lugar, no hay un papel escrito de qué hace cada uno. Eso se repite en todas las áreas del municipio. Hay que hacer un muy fuerte trabajo de fortalecimiento administrativo institucional para tener la estructura adecuada y hacer que funcione para que los procesos sean importantes”, agregó.

De arranque, ambos funcionarios tendrán alguna intervención, desde lo técnico, con las gestiones que se tengan que llevar adelante en el marco de las negociaciones paritarias. Sabido es que, el trato con los tres gremios que tienen representación en el municipio, no es una tarea sencilla.

“Hernán ha recibido varias veces a los tres gremios con la posibilidad de tener diálogo. Obviamente cada uno respetando su sector. El que administra es Hernán y los gremios representan a los trabajadores. Uno puede acordar con los gremios determinadas cuestiones, pero quien lleva el mando en la municipalidad es Hernán. Hay que reconocer que nosotros, por pertenencia partidaria e ideológica con el peronismo, obviamente son compañeros más allá de tener roles diferentes”, definió el titular de Legal y Técnica.

Este diario mantuvo una entrevista extensa con Guedes y González Hueso, motivo por el cual en la edición de mañana se publicará la segunda y última parte de la nota.

Dos trayectorias, un mismo compromiso 

-¿Por qué aceptaron el desafío?

Adriana Guedes: En realidad yo vengo con una historia en el municipio de 25 años de carrera y en alguna oportunidad me he desempeñado como secretaria de Economía y Finanzas. En esta situación en particular ameritaba que pudiéramos aportar los que más estamos en conocimiento de los números municipales para acompañar en esta emergencia. Es un compromiso como ciudadano, por lo que uno quiere al municipio y quiere que esto funcione operativamente como corresponde. Yo sabía en qué condiciones estaba el municipio.

José Gervasio González Hueso: En mi caso primero hay un compromiso político muy fuerte con Hernán (compartían espacio en Peronistas Sin Fronteras) y todo el equipo. Yo estaba muy al tanto de todo el proceso político de Hernán, de su crecimiento y construcción desde abajo en una candidatura, superando uno a uno los obstáculos. Ahí vi la enorme fuerza y determinación que tenía para gobernar Azul y, cuando empezamos a ver los números, me pidió un acompañamiento con algo que pudiera aportar yo. Es difícil encontrar funcionarios para cargos públicos. Primero hay una cuestión de conocimiento técnico porque es una cuestión muy compleja la gestión burocrática interna de una gran administración con un gran presupuesto como es un municipio. Segundo, una cuestión de política porque uno, al estar en un municipio gestionando, tiene relaciones políticas con superiores, con trabajadores y de cara a toda la comunidad. Cada medida que uno toma tiene un impacto en la gente y hay que dar respuesta a eso, con lo cual hay que tener cintura política o experiencia. Además estoy convencido que un cargo como estos requiere de gestión y, al mismo tiempo, política. No puede haber política sin gestión, pues hay que tener las herramientas, los funcionarios y los mecanismos necesarios para llevar adelante las determinaciones. Tampoco puede haber gestión sin política; de lo contrario sería el gobierno de los tecnócratas, como nos quisieron hacer creer en los años 90’, cuando decían que las medidas económicas venían de una especie de naturaleza económica y no de un determinado plan de gobierno. Las dos cosas son necesarias y eso es lo que tengo para ofrecerle a Hernán y equipo, así como a toda la ciudadanía: la experiencia que he ido recolectando en 15 años de haber estado en la administración de la Provincia de Buenos Aires, en cargos siempre importantes y muy parecidos a este.

-Las eventuales inconsistencias de la anterior administración condiciona el resultado de ambos. De todas maneras, ¿tratan de ver el vaso “medio lleno”?

-AG: Siempre soy de mirar para adelante, sin dejar de ver lo que pasó y de poner toda la energía en mirar hacia el futuro. De todas maneras, por supuesto están las responsabilidades que le caben a cada uno. Es una lástima que en el último período se haya decaído en lo que son procedimientos administrativos, ordenamiento, y levantarlo nuevamente nos lleva un tiempo adicional que, si todo hubiera estado funcionando de la manera que tendría que haber sido, sería más fácil poder aportar y que la energía pudiera estar puesta en la obtención de nuevos proyectos, no en reordenar.

-JGGH: En mi caso me pregunto cómo pudieron llegar a esto. Yo sabía de antemano cómo estaba, pero una cosa es saberlo y otra verlo. Y se ve hasta en lo edilicio, con paredes con humedad y gente trabajando en condiciones impropias. El edificio más importante de la municipalidad es patrimonio cultural; que esté en las condiciones que está es una muestra de cómo está todo. Lo que se ha hecho con el área de Salud (siendo José Inza médico) y el cementerio que, siendo un lugar para que lo visiten los turistas, tiene cero cuidado. Está todo totalmente descuidado y la pregunta es cómo pudieron dejar caer todo eso.

El trato con Provincia y Nación 

-¿Cómo manejan el hecho de ser herederos de una gestión del mismo signo político y la diferencia de estar gobernados, en la provincia y la nación, por otro espacio político?

-AG: Yo puedo hablar desde lo técnico porque mi relación con el Ministerio de Economía siempre fue desde lo técnico. Entiendo que las segundas o terceras líneas siguen estando las mismas personas.

-JGGH: Una de las propuestas de Cambiemos fue que no venían a hacer diferencias entre los distintos municipios. Yo fui parte del gobierno de Scioli. Daniel lo decía y no hacíamos diferencia, y atendíamos al intendente de cualquier signo político. Muchas veces no teníamos ni tiempo de fijarnos a qué partido político respondían. No había instrucción de atender a uno o a otro. Acá esperemos que cumplan con su palabra y que atiendan a todos por igual. Ahí tiene un gran trabajo el intendente y del secretario de Gobierno (Alejandro Vieyra). Yo, desde mi experiencia, voy a aportar todo lo que pueda por todos los pasillos, dependencias y programas que conozco a nivel provincial y nacional para buscar beneficios para Azul en obras, mejoras y programas. En un momento así, con un presupuesto tan acotado, con obligaciones que tenemos que pagar (en principio de alrededor de 62 millones de pesos), el intendente dijo que Inza asumió con un presupuesto cuyo 50 por ciento se pagaba en sueldo y hoy es de un 75 por ciento, incluyendo los fondos afectados y obras. Con el 25 por ciento restante, hay que pagar el teléfono, la luz, los insumos para cortar el pasto y las inversiones que son necesarias. Va a ser fundamental la relación con Nación y con Provincia para lograr mejoras para Azul.

Presupuesto sin pauta salarial

-En el Concejo Deliberante se dijo luego de la aprobación del proyecto de ordenanza que no se hizo constar en el presupuesto la partida de lo pueda ser un incremento salarial para los municipales.

-AG: El presupuesto fue armado con carácter de emergencia y justamente no contiene una pauta salarial. Se estaba a la espera de las autorizaciones de aumento de las tasas municipales y más que nada ver cuál es la ejecución real que podemos llegar a tener los primeros tres meses. A partir de ahí hacer una evaluación, ver el comportamiento de los ingresos, la racionalización de gastos y en función de eso trabajar en el convenio colectivo y con pautas salariales que permitan ser viables.

-JGGH: Obviamente que lo salarial es lo más apremiante y a veces parece que las paritarias son exclusivamente por salarios pero la voluntad del intendente es abordar la dignidad del trabajador municipal, que empieza por el salario pero que después toca todas las condiciones de trabajo. Es asombroso cómo está en muchos casos el empleado municipal en el sentido de violencia no física (sin guantes ni calzado adecuado en el relleno sanitario) que hoy no podemos cubrir porque tenemos descubierto en el banco, pero la instrucción del intendente es trabajar en la dignidad del trabajador municipal.

UN “FORZADO” INCUMPLIMIENTO

 -¿Justamente el descubierto es una operatoria que se han visto obligados a continuar?

-AG: Sí, porque no alcanza la estructura de recursos para financiar el pago de sueldos. Al momento de tener que pagar los sueldos, la única salida que hasta hoy se venía utilizando es la de los acuerdos en descubierto. El Banco Provincia no autorizó la ampliación de la prórroga en el plazo, situación que hoy (por el viernes) no hayamos podido cubrir ese descubierto.

-JGGH: El enorme compromiso político que tiene Hernán desde el primer día con la comunidad y con los trabajadores municipales lo demostró cuando fue a buscar dinero al gobierno provincial, consiguió los recursos para poder pagar los aguinaldos y ahora se puso, junto con otros 35 intendentes, a la cabeza de lograr la aprobación del presupuesto provincial. Hernán no se quedó sentado acá diciendo ‘no podemos hacer nada porque no tenemos plata’. Era necesario que nuestros legisladores entiendan la realidad de Almirante Brown, de Azul y de todos aquellos que tienen la enorme responsabilidad de gestionar en territorio los intereses de cada vecino para que pongan eso como prioridad por encima de otras cuestiones, que eran muchas justificables. Se llegó a un acuerdo y según lo que hemos leído en cuanto a la transferencia para los municipios, hay unos 70 millones de pesos que nos corresponden.

-¿Cuáles son las consecuencias de tener un descubierto sin cubrir?

-AG: Con el descubierto nos autorizan a poder girar en descubierto dentro de cinco días por un determinado monto, que es para completar la masa salarial que nos está faltando respecto de recursos propios. Eso tiene un costo y una tasa que está autorizada por ordenanza. El problema es cuando llega el vencimiento y no lo podemos cubrir. Todos los intereses que se generen por afuera de ese descubierto, llamémosle sobredescubierto, tiene una tasa del 40 por ciento mensual que se calcula en función al uso del dinero diariamente y terminan siendo cargos en forma directa en lo personal para los intendentes.

-JGGH: Eso habla del compromiso y Hernán lo dijo el otro día, sabiendo de las consecuencias que no cubrir el descubierto pueda tener. Están en juego otras cosas y tiene la voluntad política de hacerlo porque pone esos intereses por encima. Sabía perfectamente cómo estaba la situación de Azul y asumió la responsabilidad de hacerlo.
TEXTUAL DE ADRIANA GUEDES

“Sabía en qué condiciones estaba la situación financiera”

 

 

<
>

-¿Se encontró cuando tomó posesión del cargo con una idea más fina del estado de las finanzas?

-Cuando asume una nueva administración se procura que en el acta de traspaso del mando queden claramente las responsabilidades en el marco de actuaciones administrativas, imputaciones presupuestarias, compromisos de pago. Cuando me hago cargo de la Secretaría de Economía y Finanzas existen muchas actuaciones administrativas vinculadas que, en condiciones normales, debieron haber quedado definidas al momento del acto de traspaso y que ahora se están valorando y evaluando porque todo eso compromete en los registros contables al municipio y en los compromisos de pago que se iban a asumir con posterioridad, delimitando las responsabilidades de las diferentes autoridades. Yo sabía en qué condiciones estaba la situación financiera y económica. Ahora estamos reordenando desprolijidades administrativas y revisando actuaciones o expedientes vinculados con contrataciones que se están evaluando en ese marco, y de corresponder o no las certificaciones de los servicios y los devengamientos de las deudas a favor de los proveedores.

-Se la vinculó con sectores del duclosismo. ¿Eso pesó al evaluar la posibilidad de sumarse al equipo de Bertellys?

-Yo ingreso como profesional en el año 90’, en la administración del Profesor De Paula, donde me formé con grandes colegas que me enseñaron los primeros pasos en la administración municipal. A partir de ahí tomo la secretaría de Economía y Finanzas por algunos meses y después ejerzo la dirección de Ingresos Públicos. Al asumir el Doctor Duclós me pidió que lo acompañara en su primer tramo y así lo hice, pero no ya desde un compromiso político sino desde un conocimiento técnico y de una carrera administrativa que he formado. Por supuesto que han sido cargos políticos los que he ido ocupando, pero siempre con un compromiso técnico y con la ciudadanía más que nada. En el equipo de trabajo somos varios profesionales los que venimos de una carrera administrativa, que son los puestos de ley.

-Se planteó estos días el desvío de fondos de Nación que venían destinados a médicos comunitarios. ¿Qué nos puede aportar al respecto, más allá de lo conocido del plan de pago que se ha dado a publicidad en las últimas horas?

-Es una situación que nosotros se la veníamos exponiendo al ex intendente y al ex secretario de Economía y Finanzas respecto de la herramienta de uso de fondos afectados, que estaba preestablecido en la ordenanza de presupuesto, pero veíamos la dificultad en la devolución de dichos fondos al cierre del ejercicio porque teníamos un problema estructural que se profundizó muchísimo en el último año. Eso implicaba que la devolución de fondos de usos afectados no se iba a poder restituir al cierre del ejercicio para el destino para el cual había sido creado el fondo. En esto se cuenta la masa de fondos de médicos comunitarios.

-¿Es una de las cuestiones que la anterior gestión manejó mal desde el punto de vista administrativo?

-El uso está pautado dentro de la ordenanza de presupuesto pero con una devolución de cargo al cierre del ejercicio, situación que se veía que no se podía responder. El uso de los fondos afectados va a quedar demostrado al cierre del ejercicio, en el balance, que salieron para cubrir parte de la estructura municipal.

-Usted tuvo encontronazos con la gestión anterior…

-Sí. En todo momento tratamos de llegar al intendente, primero por los medios informales. Como hemos tenido comunicación con todos los intendentes más allá de la independencia de los cargos que tenemos por ley orgánica, siempre tratamos de en primera instancia mantener un contacto verbal con los funcionarios a cargo. Esa situación se rompió y de alguna manera tuvimos que empezar a presentar los informes correspondientes dirigidos al señor intendente pero después creímos conveniente hacer la presentación ante el pedido que nos había hecho el Concejo Deliberante de ponernos a su disposición para aclarar esta situación. A partir de ahí se malinterpretó la situación de los cargos de ley que ocupamos, desde donde nos debemos al respeto por la información pública.
LO DIJO JOSÉ GERVASIO GONZÁLEZ HUESO

“Las imputaciones no tienen que ser livianas”

 

“Hay cuestiones que pueden ser una falta administrativa, que pueden generar un cargo del Tribunal de Cuentas y que pueden o no ser delito; o todo al mismo tiempo”, expresó el responsable de la Subsecretaría de Legal y Técnica de la comuna.
<
>
“Hay cuestiones que pueden ser una falta administrativa, que pueden generar un cargo del Tribunal de Cuentas y que pueden o no ser delito; o todo al mismo tiempo”, expresó el responsable de la Subsecretaría de Legal y Técnica de la comuna.

 -¿Qué tanto conocía de lo que sucedía en Azul?

-Primero de lo que charlaba con Hernán mientras militábamos y después, luego de las PASO que él ganó, viendo con todo un equipo cómo estaban el presupuesto y, sobre todo, el área legal. En los dos años que fui director técnico administrativo de la Gobernación, con Felipe Solá, mi tarea era revisar la legalidad de los decretos que firmaba el gobernador, en ese momento unos 3.500 por año. Veía el funcionamiento de todos los ministerios y los distintos procedimientos (compras, personal, licitaciones públicas, permisos, subsidios, anticipos del Tesoro Nacional, modificaciones del presupuesto), lo que me dio un abanico importante de conocimiento de la administración pública que, con números de normas distintas y rangos diferentes, termina siendo más o menos lo mismo que en un municipio. Luego fui director técnico administrativo del Instituto Cultural de la Provincia donde, al igual que acá, tenía a cargo la Mesa de Entradas, despacho y registro y donde debía revisar la legalidad de los actos y registrarlos; si se quiere, debía cuidar la firma de la presidenta del Instituto, que era Cristina Álvarez Rodríguez. También pasé por la Dirección Provincial de Planificación y Control de Gestión del Ministerio de Infraestructura, que tenía como tarea principal hacer la gestión presupuestaria del Ministerio de Infraestructura, de todos los organismos descentralizados y de las empresas del Estado ABSA, BAGSA, y organismos de control de electricidad como OCEBA u OCABA. Eso me dio un amplio conocimiento presupuestario de cómo se gestiona un organismo público. Por último, las gestiones que todos conocen desde el Instituto de la Vivienda de la Provincia de Buenos Aires, por haber trabajado con el barrio Bidegain.

-¿Más allá de las cuestiones legales a las que sea llamado a intervenir por la actual gestión, está bajo su órbita todo aquello sobre lo que existan dudas respecto del desempeño de la administración anterior, haciendo las  denuncias administrativas o penales que pudieran corresponder?

-Sí, exactamente. La primera y principal tarea es poner en funcionamiento el municipio. Esto significa que estén los decretos. Ayer (por el jueves) se votaron las ordenanzas entonces que esté el nuevo organigrama, más el presupuesto. Son actos administrativos que hacen falta para que esto funcione porque de lo contrario nadie tiene firme, nadie cobra y no se puede pagar la luz. Al mismo tiempo atendemos la demanda habitual porque el ciudadano, la habilitación para vender helados, no puede esperarla tres meses. Por otro lado debemos revisar las muchas irregularidades que ya sabíamos de antes que se habían cometido, y otras que van apareciendo a medida que analizamos los expedientes. No queremos hacer denuncias para sacar rápido en el diario que se hizo una denuncia contra los funcionarios anteriores. Cuando hagamos una denuncia, vamos a llevar todos los elementos para que el fiscal no tenga que venir a pedir y, sobre todo, para que no se caiga (la denuncia) y eso pueda generar una responsabilidad patrimonial para la comuna porque algún funcionario se sintió afectado. Las imputaciones no tienen que ser livianas. Tienen que ser detalladas. Hay cuestiones que pueden ser una falta administrativa, que pueden generar un cargo del Tribunal de Cuentas y que pueden o no ser delito; o todo al mismo tiempo. Para avanzar bien hicimos consultas informales al Tribunal de Cuentas y ahora, cuando ese organismo termine con la feria, vamos a hacer las consultas por escrito. En función de eso determinaremos si pensamos que hay o no delito; si hay dudas o estamos convencidos haremos igual las denuncias y que lo determine la justicia y si no, quedará en una cuestión administrativa. Otro tema fundamental son los bienes y el estado de esos bienes. Ahí hay responsabilidades administrativas y civiles, por las enormes pérdidas que ha tenido el patrimonio municipal. Tenemos un inventario en la municipalidad de 26.000 bienes, desde este escritorio hasta la máquina más importante que seguramente no ande porque está desguazada. A través de los empleados de planta, que están trabajando muy bien en este caso, hicimos una auditoría para determinar cuál es el estado del inventario cargado en el sistema con las órdenes de compra para ver cuál es el estado real. La primer área que hemos determinado es Vialidad Rural, porque ahí tenemos quizás los elementos de mayor costo, que están desguazados y faltan hasta cigüeñales. Ya terminamos en las delegaciones de Cacharí, Chillar y 16 de Julio, seguimos por Control Urbano y Salud y después pasaremos a Servicios Públicos. Una vez que tengamos los resultados del inventario y si aparecen cuestiones importantes antes, iremos haciendo las denuncias.

“A su vez nos hemos puesto a colaboración en todas las causas judiciales por las cuales ya tenemos intimaciones de la Fiscalía Federal, amparos por el estado de salud del hospital o informes del Defensor del Pueblo por el basural y la basura que ordenaron tirar en la Escuela Agraria o en Los Frutales. Estuvimos reunidos con algún funcionario para tratar algunas cuestiones que son más fáciles explicarlas en persona. También para que tengan la certeza de que no vamos a ocultar absolutamente nada y que todo lo que pidan, lo van a tener con la mayor celeridad posible. En el caso de la Avenida Bidegain interviene la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de Nación, con quienes también nos estamos poniendo en contacto para ver qué actuaciones tienen ellos. Otro punto importante donde intervenimos fue la negociación con los anestesistas. El 30 de diciembre, a las 6 de la tarde y cuando ya habíamos dado asueto, estábamos cursándonos mails para cerrar el acuerdo. De lo contrario Azul se quedaba sin servicio de anestesistas el 31 de diciembre a las 12 de la noche. Por un lado teníamos a un grupo de profesionales que no cobraba 1.700.000 pesos desde abril de 2015 y que confiaba en la nueva gestión, pero quería tener un compromiso escrito. Mientras negociábamos con ellos estábamos viendo cómo iba el amparo. Hoy (por el viernes) se cumplen 19 o 20 días hábiles que estamos atendiendo distintas cuestiones al mismo tiempo con toda la pasión y dedicación. Otra cuestión es que hemos encontrado facturas apócrifas o duplicadas; ordenamos la instrucción de un sumario interno y, en forma paralela, haremos la denuncia pertinente. No es que vamos a investigar como hace el fiscal, pero sí juntar los elementos para hacer una denuncia que sea fundada”, agregó.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *