ENTREVISTA CON EL TIEMPO

“Cuando no hay discusión, hay riesgo de desfragmentación”

“Tenemos que lograr que el partido recupere representatividad”, afirmó el presidente del comité provincia de la UCR. NACHO CORREA
<
>
“Tenemos que lograr que el partido recupere representatividad”, afirmó el presidente del comité provincia de la UCR. NACHO CORREA

Al término del encuentro con dirigentes de la Séptima Sección, EL TIEMPO volvió a consultar a solas a Ricardo Alfonsín, quien inicialmente dejó sus impresiones respecto del cónclave del que participó antes de partir raudamente hacia Tigre.

-¿Se va conforme luego del debate que se desarrolló?

-Yo no sé si todos los partidos políticos discuten como discutimos nosotros. En este caso en Azul, con todos los dirigentes de la Séptima Sección Electoral, pero lo hacemos también en otras secciones. Somos un partido que tiene sus estatutos, sus comités, sus presidentes, su concejales; hay cuerpos diferentes a lo largo y ancho de la provincia con los que nos reunimos y generamos estas discusiones como las de hoy, con un muy buen debate, por lo cual me voy muy agradecido con el presidente de Azul, Rodolfo (Álvarez Prat), de que me haya invitado. Esto mismo lo venimos haciendo en la Primera, la Tercera, la Quinta y seguimos. De acá me voy a un debate en Tigre. Vamos a discutir en tierras de Massa con los radicales acerca de qué nos está ocurriendo a los argentinos, de lo que nos puede ocurrir; de lo que nos ocurre a los radicales, y lo que nos puede ocurrir. Tanto una como otra cosa depende de lo que hagamos los argentinos en primer caso, y los radicales en el segundo.

“Para mí fue muy interesante la intervención de la diputada (Alejandra) Lordén, que hablaba de la necesidad que el partido pueda modificar el peso relativo que tiene hacia adentro de Cambiemos para influir en las decisiones con el propósito de que a Cambiemos le vaya mejor, y eso depende de nosotros. Hay cosas que nosotros no le podemos pedir al PRO que haga por nosotros. Nosotros somos los que tenemos que lograr que el partido recupere representatividad. Eso se logra a partir de una militancia que tiene que ser masiva en lo social, con presencia en todos aquellos aspectos sociales en que creamos que debemos estar presente; con presencia en instituciones intermedias y en las ONGs, haciendo programas o diarios por internet para hablar de la política nacional o provincial, de lo cultural, de lo social, haciendo una militancia muy distinta a la que hacíamos. Eso nos permitirá ganar representatividad y, en la medida que ganemos representatividad, vamos a poder influir más en Cambiemos”, agregó.

-¿El frente está lo suficientemente maduro como para poder generar ámbitos de discusión sin que eso derive en una desfragmentación del espacio que la UCR conforma junto con otros partidos?.

-Al revés. Yo creo que, cuando no hay discusión, hay riesgo de desfragmentación. Cuando se crean los espacios para las discusiones y a partir de eso esas diferencias se salven o se sinteticen, no hay riesgo de desfragmentación. Cuando se ahoga la posibilidad de que se exprese la discrepancia, ahí sí se generan problemas. Esto no va a pasar en Cambiemos porque hay un compromiso de todos los partidos, también del Pro, de generar esos ámbitos de discusión. Sobre todo hablo a nivel nacional, porque en la provincia tenemos a nuestro vicegobernador y ahí las posibilidades de intercambiar ideas son mucho mayores.

-Es una suerte de “convivencia matrimonial” que debe evitar caer en “exabruptos políticos”, como los que suele tener “Lilita” Carrió…

-(Risas). Bueno, el asunto que esas diferencias tienen que procesarse; tienen que habilitarse de manera responsable, de manera prudunte, de manera inteligente y sin pretender sacar ventajas. Es Cambiemos el que tiene que fortalecerse a partir de las diferencias. Las diferencias de Cambiemos son un valor, cuidémosla. Si la va mal a Cambiemos le va a ir mal a los argentinos y le digo a los amigos del Frente para la Victoria que piensan que si a Cambiemos le fuera mal ellos volverían a tener chances de gobernar la argentina, para mí se equivocan. Si a Cambiemos le fuera mal, la sociedad le echaría la culpa a Cambiemos y al Frente para la Victoria. No sé quiénes serían los emergentes en este caso, pero ellos seguro que no. Por los argentinos, pensemos que nos vaya bien a todos.

-¿Qué opinión le merece la marcha de los gremios que se realizó la semana pasada?

-Algunos de los sindicatos que estuvieron presentes están representados por hombres que se tendrían que haber dado cuenta de la situación grave que se estaba generando en la Argentina y que iba a terminar perjudicando a los sectores que viven de un salario, de las jubilaciones o de los planes sociales. No creo que no se hayan dado cuenta. Me parece que hubo una disciplina mal entendida. Creían que tenían que defender al gobierno aún cuando el gobierno cometiera errores y los terminara pagando la gente. Hay algunos que están enfrentando al gobierno actual y yo creo que podrían haber tenido un poco más de paciencia…hace cuatro meses, los problemas son muy serios y no se pueden resolver de un día para el otro. Es cierto que tampoco se deberían intentar arreglar los problemas de la empresa de un día para el otro; el esfuerzo debe ser equitativo y esto es, tal vez, lo que falta. Se ha instalado por una política inteligente de comunicación del adversario político la idea de que se han tomado decisiones que benefician a los ricos y que no se han tomado decisiones a los que viven de un salario, de un plan social o de una jubilación. Las cosas no son así pero hay que hacer algo para que quede claro que no es así. Y hay que pedirle un esfuerzo a los empresarios, sobre todo a los grandes empresarios para que no abusen de los precios. No se han comportado de manera responsable y sobre todo solidaria, y se callaron bastante con el gobierno anterior para que no despidieran gente. Sería bueno un esfuerzo patriótico por parte de ellos, que aparte son los que mejor están, por lo menos hasta que se normalice la situación.

-¿Falta maduración de una democracia como la nuestra?

-No creo que nuestras sociedades sean más o menos maduras que las sociedades de Brasil, de Chile, de Uruguay o de Paraguay. Los que hacen la diferencia son los partidos políticos, la dirigencia política. Cuando nos han confundido a nosotros con la república no es porque haya un pueblo diferente del brasilero que es menos sensible frente a los atropellos de las instituciones. En Argentina la Unión Cívica Radical es uno de los pocos partidos que tiene incorporada en su identidad la idea republicana. Para nosotros las instituciones y la república no son retórica de una campaña electoral. Hicimos revolución por la república, por la Constitución, por los derechos. Así nacimos los radicales.

TRABAJAR PARA CERRAR “LA GRIETA”

“Estoy muy preocupado por lo que se llama ‘la grieta’. Esto no se hace de un día para el otro, requiere tiempo. Me parece que desde algunos medios de comunicación, o mejor dicho algunos periodistas, hacen un esfuerzo por lo contrario. A los mismos periodistas que criticaban o que se manifestaban preocupados por lo que estaba ocurriendo hace uno o dos años con este tema de ‘la grieta’ y cómo se creaban antagonismos que parecían irreversibles en Argentina, hoy los veo azuzados. Tienen que ser responsables porque los escuchan millones de personas. Hay que ser conscientes de los riesgos que implica eso. Me parece muy grave que se siga profundizando esa grieta y la política, por supuesto, tiene la principal responsabilidad. Oficialistas y opositores tenemos que trabajar para enviar señales a la sociedad que entiende que somos capaces de procesar nuestras diferencias de a poco, sin agredirnos, sin descalificar al que piensa distinto. En política, tenés que hacer lo que sea mejor para el país, y tratar de pacificar es lo mejor para el país”, enfatizó Ricardo Alfonsín en la nota con este diario.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *