CUATRO AÑOS DE PRISIÓN PARA UN HOMBRE QUE FUE CONDENADO POR VENDER DROGAS

Un juicio abreviado tramitado días atrás en un Tribunal local finalizó con la condena para un hombre a una pena de cuatro años de prisión y a otra consistente en el pago de una multa de dos mil pesos, informaron ayer voceros judiciales. En dicho proceso el acusado había sido hallado autor de una infracción a la Ley de Estupefacientes y también de la tenencia de una escopeta sin la debida autorización legal.

El arma de fuego y la droga habían sido hallados en la casa del encausado cuando personal policial llevara a cabo un allanamiento.

Ese procedimiento se realizó el 6 de noviembre de 2015 en una vivienda situada en Cabo González y 9 de Julio de esta ciudad.

El hombre condenado en este proceso abreviado fue identificado como Juan Enrique Acevedo. De 45 años, fue hallado autor penalmente responsable de los delitos tenencia ilegal de estupefacientes con fines de comercialización en dosis destinadas directamente al consumidor y tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal, en concurso real; según se mencionó en el fallo que lleva la firma del juez Gustavo Borghi, que intervino en el proceso en representación del Tribunal Oral en lo Criminal número 1.

Allanamiento y aprehensión

Según lo que quedara probado en el juicio, cuando en horas de la tarde del día ya referido policías concurrieron a la casa del encausado, durante el mencionado allanamiento encontraron que Acevedo -que después fue aprehendido- “tenía ilegalmente bajo su guarda y disposición con fines de comercialización, oculto debajo del colchón de la cama de dos plazas que se encontraba en el dormitorio, diez tizas envueltas y un resto de piedra, en ambos casos de clorhidrato de cocaína -con un peso de 127 gramos- y, a la par de los envoltorios, una suma de dinero en efectivo consistente en trescientos cincuenta pesos”.

Un teléfono celular, cuyos mensajes -pericia mediante- señalaban que el encausado se dedicaba a vender drogas en pequeñas dosis, también formó parte de lo incautado.

Además, los policías secuestraron, “de la parte superior de un ropero ubicado al costado de dicha cama”, una escopeta calibre 14 con culata de madera que, según luego se determinó, el imputado no contaba con la debida autorización legal para tenerla.

Acevedo no sólo tenía en su poder variadas dosis de estupefaciente -clorhidrato de cocaína-, ya fraccionado en pequeña cantidad y contenido en trozos de nylon de iguales características, sino que también, escondida en el mismo lugar que el estupefaciente hallado, abajo del colchón, una suma de dinero parte de la cual era de baja denominación, consistente en trescientos cincuenta pesos…, a lo que debe sumarse el envío y recepción de mensajes en el teléfono que se le secuestrara…, lo que conforma otro de los indicadores de la conducta ilícita”, escribió en el fallo el juez que intervino en este juicio abreviado.

Tras valorar para el encausado como una atenuante “la inexistencia de antecedentes condenatorios”, el mismo magistrado concluyó que por los delitos ya referidos correspondía condenar, “en virtud a lo acordado y de lo dispuesto por el  Artículo 399 del Código Procesal Penal, -que establece que no se podrá imponer una sanción superior a la solicitada por el Fiscal-, a Juan Enrique Acevedo a las respectivas penas de cuatro años de prisión y multa de dos mil pesos ($2000), accesorias legales y costas”.

En este juicio abreviado las partes estuvieron representadas por el fiscal Marcelo Fernández y por Osvaldo Bolpe, defensor Particular del encausado.

En la previa a solicitar la realización de este juicio abreviado, habían acordado para Acevedo las mismas penas que, finalmente, el juez le impuso.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *